Ryder Allen busca cambiar ideas con su actuación en "Palmer"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 28 (EL UNIVERSAL).- "Las muñecas son para las mujeres, los niños usan azul y las niñas rosa…", ese tipo de ideas que todavía hoy existen no tienen espacio en la mente del pequeño actor Ryder Allen.

Tampoco encuentran sentido en la de su personaje, Sam, de la cinta "Palmer" que protagoniza junto a Justin Timberlake.

"Creo que todos deberíamos ser libres con nuestras personalidades y si alguien piensa en ese tipo de ideas me gustaría cambiarlo con esta película y de cierta forma inspirarlos a no hacerlo porque siento que está realmente mal", dice a EL UNIVERSAL.

"Quiero que este filme les enseñe que está mal juzgar a la gente por las cosas que les gustan y por cuál es su personalidad".

La historia, que este viernes llega a Apple TV+, sigue a una exestrella de futbol americano llamada Eddie Palmer (Timberlake), que después de pagar una condena de 12 años en una penitenciaría estatal, regresa a Louisiana con la abuela que lo crió (Vivian, interpretada por June Squibb).

Ahí conoce a Sam, su vecino de 7 años que se queda a su cargo cuando su mamá (Shelly, interpretada por Juno Temple), desaparece. El pequeño sufre de bullying y acoso por ser diferente pues le gustan las hadas, las muñecas, jugar al té y vestirse de colores como rosa.

"Estoy muy feliz de que Sam pudo aceptar su personalidad porque la amo y espero que todas las personas lo hagan", comenta Allen.

"Él tenía la idea correcta de que debía usar un disfraz de princesa porque inspiraría a otros a hacer lo mismo. Si quieren vestirse así sólo deberían hacerlo", señala.

La cinta fue dirigida por Fisher Stevens con guión de Cheryl Guerriero.

Para el pequeño actor este es el primer trabajo de esta magnitud y espera desarrollar una carrera en la actuación pero a la vez convertirse en cantante. Además, a su joven edad considera que el público se llevará varias reflexiones con este trabajo y con un personaje que rompe con estereotipos.

"Siento que en estos días todos simplemente siguen al líder, es como que si una persona dice alto la otra sólo la va a seguir pero eso no me gusta", comenta.

"Creo que las personalidades y opiniones son diferentes y si no te gusta la opinión de los demás no tienes que pelearte por ello con el otro, sólo tiene una personalidad diferente a la tuya, puedes irte si quieres".