Ryanair ‘hackeará’ las alas de sus 737 para ahorrar combustible

Ryanair aircraft Boeing 737-8AS lands at Riga International Airport, Latvia July 21, 2022. REUTERS/Ints Kalnins
un Boeing 737-8AS de Ryanair aterrizando en el aeropuerto de Riga - REUTERS/Ints Kalnins

Si algo ha tenido claro desde sus inicios, Michael O’Leary ha sido siempre que Ryanair era una empresa que quería ganar dinero. La etiqueta de ‘aerolínea’ le encasillaba en un ente monolítico, lejos del espíritu capitalista de este emprendedor tan peculiar.

Y tal vez por eso no nos sorprenda que Ryanair haya sido capaz de capear todos los temporales y crisis habidos, pese a que para ello haya tenido que incluso “maltratar a sus clientes”. ¿Su último desafío? Corregir el diseño de los aviones al mismísimo Boeing.

Como lo lees, la aerolínea británica modificará el diseño de las alas de toda su flota de 737 con el objetivo de ahorrar combustible, y no hablamos de algo menor: se espera reducir la factura en combustible en 65 millones de euros al año.

Hemos conocido este atrevido y alocado plan en la propia memoria financiera de la compañía, en la que se anuncia, además, en recorte récord en la emisión de dióxido de carbono en su flota.

Puntas de las alas en forma de cimitarra

Con una inversión de cerca de 200 millones de euros, Ryanair modificará las puntas de las alas de toda la flota de sus 737, sustituyendo el extremo —en forma vertical, en la actualidad— por una curva en forma de cimitarra. Este ‘simple’ cambio sería el responsable del cuantioso ahorro que hemos comentado.

¿Cómo se produce esta reducción del consumo? La aerolínea indica que se mejora la aerodinámica de la nave y con ella, se reduce el consumo de combustible, al requerir los motores menos queroseno para propulsar el avión.

En concreto, la reducción del consumo se estima en un 1,5 %, y dado lo numeroso de la flota de la aerolínea y la frecuencia de sus vuelos, no nos sorprende que el impacto en la cuenta de resultados sea tan voluminoso.

Con todo, no pienses que se trata de una idea surgida al grupo de “¡aleluya!” en el departamento de I+D de la compañía: este diseño de cimitarra lo lleva ya de fábrica el 737 Max, su hermano mayor, con lo que Ryanair simplemente lo adaptaría a los 737.

La compañía deberá adaptar un total de 409 Boeing 737 de su flota y la modificación no puede llegar con mejores perspectivas: Ryanair ha declarado unas cifras récord en tráfico en el segundo trimestre del año, disparando sus beneficios por encima de la era prepandemia.

Soplan buenos vientos para O’Leary y sus huestes, que ahora están a la expectativa de los plazos de suministro de Boeing, que debe completar la entrega de 51 737 Max con la que Ryanair renovará y ampliará su flota.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Claves para protegerte de los códigos QR maliciosos