Ryanair deja en tierra tres aviones que volaban con grietas en las alas y el fuselaje

La crisis de las grietas en algunos Boeing 737 ha tocado también a Ryanair pese a que la compañía irlandesa lo había negado en un primer momento. Una exclusiva de The Guardian ha desvelado que en las comprobaciones realizadas por la aerolínea siguiendo las directrices de la Autoridad Federal de Aviación de los EEUU los técnicos descubrieron que tres de sus aeronaves tenían grietas en las alas y en el fuselaje. Desde ese momento han sido apartadas de la circulación.

El problema de las grietas detectadas en algunos Boeing 737 también ha salpicado a Ryanair. (Foto: AP Photo/Martin Meissner, File)

No es la única aerolínea afectada, pero sí la última de la que se ha tenido noticia. En total son tres los aviones con grietas dentro de la flota de Ryanair, pese a que hace solo unos días, en declaraciones a Irish Time recogidas por The Guardian, aseguraba que “no esperaba” verse afectada por los fallos en el ‘pickle fork’, término en inglés que en castellano se traduce literalmente como ‘tenedor de pepinillos’, se usa para referirse a una pieza que contribuye a reforzar la conexión entre el ala y el resto del fuselaje del avión.

The Guardian ha podido comprobar que tres de los aviones de la compañía irlandesa han sido sacados de su flota y en su rastreo con ayuda del sitio especializado Flight Aware ha localizado dos de ellos en el Aeropuerto de Logística del Sur de California en Victorville, lugar al que suelen llevarse los aparatos que necesitan reparación. El tercero estaría aparcado en el aeropuerto londinense de Stansted. Los tres tendrían más de 15 años y habrían superado los 30.000 ciclos -un ciclo equivale a un aterrizaje y un despegue- que había marcado la FAA.

A preguntas del citado diario británico a principios de esta semana, la aerolínea no dio explicación alguna y un portavoz aseguró “no esperaba ningún impacto en sus operaciones o disponibilidad de flota” y que continuaban con las labores de revisión. Un día después, hecho público el hallazgo de grietas en tres aviones, señalaron que al ser tan pocos los casos no supondría “ningún impacto en nuestras operaciones o la disponibilidad de nuestra flota”.

No hay evidencias de que haya más aviones afectados y el doctor Garth Pearce, experto en la materia y profesor en la Universidad de Nueva Gales del Sur, ha explicado a The Guardian que estas grietas no son una amenaza para la seguridad. “Estas partes, además, están diseñadas para ser muy tolerantes a las grietas pequeñas. El hecho de que este incidente haya ocurrido no es un escándalo, muestra que la industria está funcionando como se esperaba. Todo este proceso muestra que la regulación realmente funciona en la industria aeroespacial”, ha aclarado.

Los primeros fallos en forma de grietas se descubrieron hace algo más de un mes y desencadenaron la activación de una petición de las autoridades para que todas las compañías revisasen sus Boing 737 para comprobar su perfecto estado. Desde el 3 de octubre, un total de 50 aviones han sido dejados en tierra por estas grietas que bajo control no suponen un peligro.

En cuanto al nombre de los afectados, Qantas de Australia detectó el falló en tres de sus aviones. En términos globales, hay más de 7.000 aviones del modelo 737-NG en el mundo. De los 1.000 que Boing ha revisado, 50 tienen grietas. Además de la aerolínea australiana también se han visto afectadas de alguna manera Southwest Airlines en los Estados Unidos y la brasileña Gol.