Rutte admite errores de comunicación y gestión de la pandemia en Países Bajos

·3  min de lectura

La Haya, 24 dic (EFE).- El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, admitió este viernes "errores" de gestión y comunicación durante la pandemia, como el lento inicio de la campaña de dosis de refuerzo o haber puesto "énfasis" en la responsabilidad individual" en lugar de imponer medidas sanitarias básicas.

"Al principio puse demasiado énfasis en la propia responsabilidad de las personas y muy poco en las medidas obligatorias. Y luego es que no logré convencer lo suficiente a la gente de (cumplir) las medidas básicas (higiene, distancia, aislamiento en caso de síntomas y ventilación", explicó Rutte en una entrevista con el diario De Telegraaf.

El primer ministro en funciones, que está formando su cuarto gobierno consecutivo desde 2010, consideró "demasiado conveniente" culpar al hartazgo social de las restricciones de la actual pérdida de confianza de los ciudadanos en el gobierno neerlandés -según se refleja en las encuestas- pero confesó haber "cometido errores en la comunicación" en la pandemia.

También consideró un error no haber empezado antes la campaña de vacunación de refuerzo (se han administrado 2 de las casi 12 millones de dosis necesarias) y aceptó las críticas recibidas en los últimos meses porque, cree, tampoco tomó medidas más estrictas al principio en noviembre, cuando se dispararon los contagios y subió la presión hospitalaria.

Países Bajos introdujo el pasado día 19 un confinamiento por el que busca limitar el contacto social a través del teletrabajo, el cierre de los colegios y la actividad no esencial, por lo que solo se mantienen abiertas las tiendas esenciales (como supermercados, carnicerías, panaderías y farmacias) y se limita a dos los invitados a casa, cuatro en Navidad, Nochevieja y Nochebuena.

No se ha limitado la libre movilidad, algo que nunca se ha hecho en pandemia en Países Bajos, aunque la principal recomendación del gobierno es "quedarse en casa todo lo posible" y limitar el contacto social, incluido al aire, donde se limitan a dos personas los grupos.

Estas restricciones se introdujeron por precaución debido a la rápida propagación de la variante ómicron, que ya es la dominante en ciudades como Ámsterdam, y el desconocimiento sobre cuánto de patógeno es encendió las alarmas por temores a que suba la presión hospitalaria y las infecciones, que ya eran altos en noviembre con la variante delta.

Rutte también habló en la entrevista sobre el proceso de negociación del futuro gobierno, que se alargó nueve meses, batiendo todos los récord, y lamentó que el rey Guillermo Alejandro ya no esté involucrado en ese diálogo, puesto que el papel que desempeñaba el jefe de Estado durante la formación del gabinete se traspasó en 2012 al Parlamento.

"No creo que haya ayudado que se haya dejado al rey fuera del proceso de formación (...), no es que hubiera hecho que la formación de repente tardara tres meses menos, pero hubiera ayudado", defendió Rutte.

El retraso en el diálogo estaba causado por la desconfianza entre los cuatro partidos que formarán el futuro gobierno y por una serie de escándalos registrados este año. En enero, el gobierno tuvo que presentar su dimisión en bloque por un escándalo de ayudas a las familias, y en abril Rutte fue objeto de una moción de reprobación por haber presuntamente mentido al Parlamento.

Preguntado por cómo recuperará la confianza pública en la política, y si cambiará su forma de hacer política en los próximos cuatro años, Rutte contestó: "Es imposible reinventarse, como una especie de serpiente que muda de piel. No creo en eso, en absoluto", dijo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.