La estricta rutina para que tu melasma no empeore en verano

·5  min de lectura
Las manchas del melasma son benignas aunque muy antiestéticas, porque surgen en zonas muy visibles, como las mejillas, la frente, el labio superior, el cuello y, a veces, los brazos y el tórax. (Foto: Getty)
Las manchas del melasma son benignas aunque muy antiestéticas, porque surgen en zonas muy visibles, como las mejillas, la frente, el labio superior, el cuello y, a veces, los brazos y el tórax. (Foto: Getty)

Con el paso del tiempo y debido, sobre todo, a la exposición al sol suelen aparecer manchas oscuras en la piel de la cara. Un trastorno de la piel conocido como ‘hiperpigmentación’ muy corriente en mujeres, especialmente durante y después del embarazo, conocido también como melasma o cloasma.

Aparece en forma de áreas grandes y oscuras en la cara (placas), aunque también puede afectar a otras partes del cuerpo. Si salen en el durante el embarazo se denominan XXX o ‘máscara del embarazo’, también pueden ser una consecuencia de la toma de anticonceptivos orales (u otros suplementos hormonales) o aparecer con la menopausia, ya que tiene influencia hormonal, y en personas de piel oscura.

La exposición al sol juega un papel importante en el empeoramiento del melasma. Los rayos ultravioleta (UV) del sol estimulan los melanocitos de la piel para aumentar aún más su producción de melanina. Esto, a su vez, puede provocar que aparezcan más parches o incluso que vuelvan a aparecer después de que se hayan desvanecido. El aumento de la exposición al sol es la razón principal por la que la mayoría de las personas se ven más afectadas en los meses de verano.

Pero existen ciertos factores de riesgo que pueden favorecen su desarrollo como los trastornos tiroideos autoinmunitarios y algunos fármacos que provocan que algunas pieles sean más sensibles a los efectos de la luz solar. Otro factor importante es la predisposición genética, ya que entre el 55 - 64 por ciento de las personas con melasma tienen antecedentes en la familia.

El melasma se presenta con mayor frecuencia en el centro de la cara y en las mejillas, la frente, las sienes, el labio superior y la nariz. Algunas veces las placas aparecen solo en los lados de la cara. Pero no causan picor ni duelen, y solo son un problema estético.

Los médicos suelen establecer el diagnóstico basándose en la exploración cutánea, y el tratamiento incluye la protección contra el sol y cremas para blanquear la piel.

Existen multitud de agentes despigmentantes que pueden mejorar el aspecto de las manchas y que deben individualizarse en función del problema y el tipo de piel. "Entre otras, podemos destacar la hidroquinona y sus derivados, el ácido retinoico, el retinol, el ácido kójico, ácido azelaico, vitamina C, etc. En muchos casos necesitaremos complementar el tratamiento con peelings o fuentes de luz (luz pulsada o laser)", explica el doctor Vicente Alonso Usero, dermatólogo de Valencia y miembro de la Sociedad Española de Dermatología y Venearología (AEDV).

El tratamiento tiene que ser continuado y prolongado todo el año. Y es que aunque mucha gente piensa que el melasma solo debe ser tratado con foto-protección en verano, puede agravarse también con exposiciones solares en otra época del año. Además la exposición prolongada al sol no sólo produce manchas sino también envejecimiento prematuro de la piel, que se llena de arrugas y irregularidades, y lo que es más grave, inducir al cáncer de piel.

Aunque es posible blanquear las zonas afectadas con el tratamiento indicado por el especialista, la hiperpigmentación puede volver a reaparecer sobre todo si hay una sensibilidad extrema al sol.

"Hay pacientes con melasma muy recalcitrantes en los que no llega a aclararse la pigmentación. Son personas a las que se les debe aplicar todo tipo de tratamientos y en las que, aunque a veces no se corrige del todo, mejoran. Pero hay que ser muy constante", señala la doctora Carmen Carranza, especialista del servicio de Dermatología del Hospital Fundación Jiménez Díaz, el Hospital Madrid Norte Sanchinarro y miembro de la AEDV.

"Debe hacerse un combinación de fotoprotección todo el año. El tratamiento se compone de la fotoprotección despigmentante, uso del peeling y el láser. Los agentes despigmentantes son el tratamiento estándar, con la hidroxiquinona por la noche y agentes queratolíticos retinoideos y alfahidroxiáceos", añade.

Por eso es tan importante no saltarse ningún paso de esta rutina:

  • Evitar el sol durante las horas centrales del día y acostumbrarse a utilizar el fotoprotector todo el año, gorros y gafas de sol.

  • Elegir un protector solar con alto SPF y protección UVA/UVB y aplicarlo todos los días. Los productos que contienen óxido de hierro en particular han demostrado ser particularmente útiles.

  • Reaplicar cada dos horas el protector solar recomendado.

  • Los medicamentos tópicos pueden ayudar a aclarar estas manchas oscuras de la piel e incluyen hidroquinona, acido tranexamico, tretinoína y corticosteroides. Como sus mecanismo de acción son distintos, dan muy buenos resultados cuando se combinan.

  • Es importante tener en cuenta que la hidroquinona y los corticoides no son considerados productos cosméticos, por lo que deben ser prescritos y controlados por un médico. Además, aunque la hidroquinona todavía están considerado como el agente tópico más eficaz para reducir la hiperpigmentación, solo puede usarse durante períodos limitados de tiempo porque, como otras formas de peeling químico y tratamiento láser, puede irritar la piel y causar hiperpigmentación post-inflamatoria, especialmente en personas con piel más oscura. Así que deja que sea el especialista quien te indique cual es la mejor combinación en tu caso y el tiempo correcto de uso.

  • El ácido ascórbico (vitamina C pura) tiene el beneficio adicional de tener acción antioxidante y proteger frente al daño que produce la radiación UV. De todas formas, es importante tener en cuenta que no es per-sé un protector solar. Es decir, no actúa como un filtro solar.

  • Entre los peelings que suelen estar indicados para melasma, los más comunes son con ácido glicólico, ácido salicílico, TCA (ácido tricloroacético) y tretinoína. También son muy útiles los que contienen ácido mandélico. No obstante, los peelings son efectivos -sobre todo- en melasma epidérmico o superficial. Por lo general no se recomiendan en verano, porque requieren extremar los cuidados del sol.

  • También es importante proteger a la piel de la luz azul emitida por las pantallas electrónicas, ya que puede provocar un aumento de la producción de melanina causando manchas e hiperpigmentación.

Si estás pensado en someterte a alguno de los procedimientos estéticos indicados para las manchas oscuras (terapia con láser, luz pulsada intensa, exfoliaciones químicas o microdermoabrasión) debes consultar a un dermatólogo para analizar el proceso y evitar los posibles efectos secundarios.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Esta chica con acné quístico es un verdadero ejemplo en redes

La piel refleja si tu cuerpo metaboliza bien o mal el azúcar

El síntoma de la dermatitis que impacta en el sueño preocupa a los dermatólogos

Las manchas en la piel que pueden estar anunciando un mal funcionamiento del hígado

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.