La rutina de Biden en la Casa Blanca: Desde el café en la mañana hasta leer cartas de ciudadanos antes de dormir

Joe Sommerlad
·3  min de lectura
<p>Biden es conocido por ser un hombre que tiene gusto por la rutina</p> (AP)

Biden es conocido por ser un hombre que tiene gusto por la rutina

(AP)

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es bien conocido por ser una persona de hábitos.

Durante décadas, su apodo en el Senado fue Amtrak Joe, otorgado en honor a su compromiso de viajar a Washington, DC, en tren todas las mañanas desde su casa en Wilmington, Delaware, y regresar cada noche por los mismos medios para asegurarse de que pasó tiempo con sus hijos pequeños después de que su madre muriera en un trágico accidente automovilístico.

El hombre de 78 años ha establecido rápidamente una rutina ordenada similar en la Casa Blanca durante sus primeras semanas en el cargo, según CNN.

Se dice que Biden comienza su mañana tomando un café con su esposa, la doctora Jill Biden, antes de ponerse a trabajar a las 09:00 am, atendiendo llamadas y reuniones desde la Oficina Oval, donde a menudo se enciende un fuego para evitar el frío invernal y crear un ambiente acogedor para que disfruten sus perros Champ y Major.

El presidente, que se postuló para el cargo dos veces antes y no es ajeno a las trampas del poder, después de haber sido vicepresidente de Barack Obama durante ocho años, también restableció la sesión informativa diaria del presidente, en la que se le informa un reporte de inteligencia y seguridad nacional, una costumbre que se perdió bajo Donald Trump.

Para mantener el distanciamiento social en un momento en que su agenda primaria está poniendo bajo control la pandemia del coronavirus, habiendo heredado una crisis de Trump que ha matado a 486,000 estadounidenses, Biden habla con frecuencia a los miembros del gabinete a través de equipos de teleconferencia, recientemente en una pantalla grande, por lo que podía hablar con el nuevo secretario de transporte, Pete Buttigieg, mientras se aislaba.

Luego, el presidente comienza su corta caminata a casa a las 07:00 pm, pasando por Colonnade llevando una pila de carpetas y un maletín de piel marrón, como si todavía fuera un pasajero que pasea por el andén de una estación.

A diferencia de Obama y Trump, que se sentaron hasta altas horas de la noche leyendo documentos informativos y viendo las cadenas de noticias de la derecha, respectivamente, Biden tiende a irse a la cama temprano, según CNN, y a menudo se toma el tiempo para leer cartas de estadounidenses comunes y corrientes, que son puestas en sus carpetas informativas por el personal para darle una idea del estado de ánimo nacional sobre temas clave como la pandemia o las condiciones laborales.

Los fines de semana, Biden, un devoto católico irlandés, continúa haciendo tiempo para su religión, asistiendo a misas públicas en Washington en la Iglesia Católica de la Santísima Trinidad en Georgetown y en su parroquia natal en Wilmington.

En su primer Día del Presidente en el cargo, se quedó en la cabaña del comandante en jefe Camp David en Catoctin Mountain Park en el condado de Frederick, Maryland, aparentemente relajándose jugando a Mario Kart con su nieta Naomi (eligió a Luigi y ganó por poco, Naomi informó en las redes sociales).

En general, Biden y la nueva primera dama han buscado establecer un tono más gentil y amable en la Casa Blanca después de cuatro años de tuits enojados y retórica divisiva del expresidente Trump, la administración se apresuró a suspender al subsecretario de prensa TJ Ducklow cuando amenazó a una periodista la semana pasada, antes de finalmente renunciar.

Como parte de este espíritu renovado de armonía, Jill Biden presentó una exhibición de tableros de mensajes en forma de corazón en el césped de la Casa Blanca el viernes, para celebrar el Día de San Valentín, que ella y su esposo salieron a inspeccionar con sus perros antes de conversar con los reporteros.

Más tarde, visitó una tienda de dulces local y tuiteó "Shhh, ¡no se lo digas a Joe!", un gesto afectuoso tras la reiterada negativa de Melania Trump a tomar la mano de su esposo en público y su aparente renuencia a participar en deberes oficiales de la Casa Blanca, provocando notablemente un horror fingido en respuesta a su inquietante gusto por las decoraciones navideñas.

Relacionados

Conoce a la doctora Jill Biden, la nueva primera dama de Estados Unidos

Biden ve las decoraciones del Día de San Valentín en el césped de la Casa Blanca

Joe Biden: Estados Unidos trabajará “hombro a hombro” con sus aliados y socios