Algunos rusos obtienen inyecciones adicionales de COVID-19, desarrolladores de Sputnik V dicen que no es necesario

Polina Ivanova y Polina Nikolskaya
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Imagen de ilustración de viales con la etiqueta "Vacuna Sputnik V Coronavirus COVID-19"

Por Polina Ivanova y Polina Nikolskaya

MOSCÚ, 27 abr (Reuters) - Algunos rusos que se hicieron pruebas de anticuerpos COVID-19 y descubrieron que sus anticuerpos bajaron recibieron una tercera y cuarta inyección de la vacuna Sputnik V, pero los investigadores del país sugieren que son innecesarias.

En efecto, la revacunación simula contraer la enfermedad para que el cuerpo desarrolle más anticuerpos para combatirla. Los investigadores han dicho que un aumento inmediato en los anticuerpos observado por quienes recibieron una tercera o cuarta inyección sugiere que no necesitaban revacunación.

Sputnik V fue una de las primeras vacunas usadas a gran escala en poblaciones, por lo que otros países estarán pendientes de los hallazgos de Rusia sobre la revacunación.

Desde su lanzamiento en enero, Rusia ha estado administrando a sus ciudadanos dos inyecciones de Sputnik V, y el refuerzo se aplica 21 días después de la dosis inicial. Las pruebas de anticuerpos están disponibles en clínicas de grandes ciudades.

Los científicos del Instituto Gamaleya de Moscú, que desarrolló la vacuna, dicen que una caída en los niveles de anticuerpos no indica una disminución de la inmunidad o que se necesita una revacunación.

La cantidad de anticuerpos en la sangre no es el único indicador de protección, afirman, y las células de memoria continúan defendiendo al cuerpo contra el COVID-19 durante mucho más tiempo.

La cantidad de personas que se sabe que han recibido una tercera o cuarta vacunación es pequeña, ya que muchas eluden la política del gobierno para recibir inyecciones adicionales. La investigación sobre su impacto es limitada.

Pero Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, sostuvo que los resultados de los experimentos iniciales ad hoc mostraron que las células de memoria estaban funcionando y los científicos de Gamaleya esperan que la inmunidad proporcionada por el Sputnik V dure al menos dos años.

Gintsburg le dijo al periódico Izvestia que algunos miembros del personal del Instituto Gamaleya fueron revacunados alrededor de 12 meses después de sus primeras dosis, y sus niveles de anticuerpos se dispararon en unos días.

Esto, declaró, confirmaba que las células de memoria estaban funcionando.

"No era necesario que se volvieran a vacunar", dijo Gintsburg a Izvestia.

La vacuna Sputnik V se ofrecen sin cargo e independientemente de la edad en Rusia, incluso de forma directa en los centros de vacunación establecidos en los centros comerciales.

Se mantiene una base de datos, pero algunas personas han logrado eludir las pautas al tener más de dos inyecciones.

El Ministerio de Salud, que también supervisa el Instituto Gamaleya, no hizo comentarios.

(Reporte adicional de Tatiana Voronova y Olesya Astakhova; escrito por Polina Ivanova; Editado en español por Janisse Huambachano)