Muchos rusos estudian cómo huir mientras llegan las órdenes de incorporarse a filas

·3  min de lectura
Pedestrians cross a street near a board with a portrait of a Russian service member in Saint Petersburg

Por Caleb Davis

GDANSK, Polonia, 21 sep (Reuters) - Momentos después de que el presidente Vladimir Putin convocara el miércoles a 300.000 reservistas en la primera movilización de este tipo en Rusia desde la Segunda Guerra Mundial, un abogado especializado en derechos humanos afirmó que los ciudadanos ya habían empezado a recibir órdenes de alistamiento.

En San Petersburgo, Pavel Chikov dijo que las oficinas de reclutamiento habían revelado paquetes de papeles de reclutamiento a las asociaciones de vecinos.

El ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, dijo que el ejército estaba llamando a personas con experiencia de servicio y a "especialistas" militares para luchar en Ucrania. Pero no estaba claro quiénes serían.

El Kremlin dijo que algunas partes del decreto no se habían publicado deliberadamente. Margarita Simonyan, redactora jefe del medio estatal RT y firme partidaria de Putin, dijo en un post que la lista de especialistas reclutados era clasificada, pero se ofreció a recoger las preguntas del público y a transmitirlas al Ministerio de Defensa.

Sin embargo, aquellos que tengan conocimientos médicos parecen estar en demanda, ya que Chikov, que ha asesorado a objetores que buscan evitar el reclutamiento, dijo que los médicos en Moscú estaban "recibiendo citaciones de las oficinas de reclutamiento en masa para venir a recibir órdenes de movilización".

Al parecer, algunas empresas pidieron a sus empleados que facilitaran urgentemente los detalles de su servicio militar.

"Ya tenemos empleados que han recibido citaciones para mañana. Todos deben ser conscientes de que es posible que sean convocados por la mañana y no puedan trabajar al día siguiente", dijo una importante empresa a sus empleados, en una nota a la que tuvo acceso Reuters.

"Mantengan informados a los gerentes para controlar la situación".

En el metro de Moscú se podía ver a hombres estudiando los papeles de convocatoria, y en las calles, algunos residentes estaban preocupados por la mayor escalada del conflicto desde que Rusia invadió Ucrania hace casi 7 meses.

"NO NOS DEJAN SALIR"

"Siempre te sientes preocupado en momentos como éste. Porque tienes esposa e hijos y piensas en ello", dijo un residente a Reuters.

Los vuelos de ida desde Rusia se dispararon en precio y se agotaron rápidamente tras el anuncio, entre los temores de que no se permitiera salir a los hombres en edad de combatir.

Pero para algunos ya era demasiado tarde.

En la ciudad de Kursk, una mujer casada con un soldado dijo: "No dejan salir a la gente de Kursk. Hay cordones policiales por todas partes, controlando cada coche. Si conduce un hombre, lo inspeccionan; si es una mujer, le piden que abra el maletero. Si el hombre es de Kursk, lo mandan de vuelta".

Un canal en el servicio de mensajería Telegram creado el miércoles para compartir los lugares en los que se había visto a los agentes de alistamiento acumuló rápidamente más de 13.000 suscriptores.

En él se publicaron fotos que parecían mostrar a los oficiales en varios espacios públicos portando papeles. Reuters no pudo verificar inmediatamente estas informaciones.

"Probablemente no sea elegible para la movilización, pero prefiero ir a la cárcel", dijo un miembro del personal de una empresa de inversiones que declinó ser nombrado.

Es posible que Moscú cuente con su capacidad para atajar cualquier disturbio provocado por la movilización, ya sea limitando el número de personas convocadas en las principales ciudades o reprimiendo las protestas, al igual que ha reprimido casi toda la oposición política nacional.

La coalición antiguerra Vesna convocó protestas callejeras en decenas de ciudades importantes, pero a primera hora de la tarde, hora de Moscú, más de 100 manifestantes habían sido detenidos, según el grupo de seguimiento independiente OVD-Info.

Por el momento, Shoigu dijo que Rusia no convocaría una movilización general, ni reclutaría estudiantes ni enviaría a los actuales reclutas a luchar en Ucrania.

(Reporte de Caleb Davis. Editado en español por José Muñoz en la redacción de Gdansk)