Rusigate: Trump se defiende y acusa a Facebook, Twitter y Google de favorecer a los demócratas

LA NACION

WASHINGTON.- En medio de la polémica que generó el informe que se dio a conocer anteayer por la prensa sobre la magnitud de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016, y cómo ésta fue mayor de lo que se pensó, el presidente estadounidense Donald Trump acusó hoy a los gigantes de internet de dar muestra de parcialidad a favor de sus adversarios demócratas.

"Facebook, Twitter y Google son tan favorables a los demócratas, que es ridículo!", tuiteó una semana después del testimonio ante el Congreso del CEO de Google, Sundar Pichai, que negó vigorosamente esas acusaciones.

El mandatario arremetió especialmente contra Twitter, que, según él, ha hecho que sea más difícil abonarse a su cuenta @realDonaldTrump, con unos 56 millones de seguidores. "Han retirado muchos nombres y han ralentizado considerablemente el nivel y la velocidad de crecimiento". Y agregó: ¡No han reconocido ni hecho nada!".

Estos últimos meses los gigantes de internet se han encontrado en varias ocasiones bajo fuertes críticas del presidente y de algunos legisladores republicanos que denuncian, sin pruebas, su "parcialidad". Si bien es verdad que los dirigentes de esos grupos tecnológicos han manifestado históricamente simpatías demócratas, hay pocos indicios que sugieran que Google adultera los resultados de las búsquedas por razones políticas, según expertos en tecnologías.

Interrogado por la comisión judicial de la Cámara de representantes, Pichai se ha erigido repetidamente contra la idea de que su grupo pueda estar "políticamente sesgado", insistiendo en numerosas ocasiones en que Google "no antepone informaciones" que favorecen un grupo o a una idea.

El informe

Es inevitable relacionar las declaraciones de Donald Trump con el reciente informe, dado a conocer ayer por la prensa, sobre la magnitud de la injerencia Rusa en las elecciones de norteamericanas en 2016. Según el reporte el país utilizó "todas las grandes redes sociales" para beneficiar a Trump y continuó con sus tácticas para favorecerlo incluso después de que asumió como presidente.

Según un documento del Senado estadounidense citado por el Washington Post, Rusia realizó un vasto operativo de "desinformación", a través de las redes sociales, para respaldar a Trump en su carrera a la Casa Blanca y después de las elecciones del 2016.

Para el reporte fueron estudiados millones de mensajes posteados en las redes sociales provistos por Facebook, Twitter y Google al Comité de Inteligencia del Senada, que llegan hasta a mediados del 2017 cuando esas empresas cerraron las cuentas rusas.

La investigación, conducida por la Oxford University's Computational Propaganda Project and Graphika, según el Post, provee nuevos detalles sobre cómo los rusos trabajaban en la web para influir en la votación estadounidense, dividiendo a los norteamericanos en grupos de intereses claves por mensajes dirigidos y alcanzando el pico de propaganda en los momentos más calientes de la campaña, como los debates y las convenciones partidarias.

Agencias AFP y ANSA