Rusia y Ucrania están interesados en una zona segura en Zaporiyia, asegura el OIEA

·4  min de lectura

Viena, 12 sep (EFE).- Rusia y Ucrania parecen estar "interesados" en la creación de un perímetro de seguridad y protección en torno a la planta nuclear ucraniana de Zaporiyia, ocupada por el ejército ruso, aseguró este lunes el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Para ello no se requiere una zona desmilitarizada, sino solo el cese de las hostilidades en la región, dijo ante la prensa en Viena el director general del organismo, Rafael Grossi.

"Necesitamos un compromiso de que no haya acciones militares dirigidas contra la planta y sus entornos que pueden afectar su funcionamiento", señaló el responsable de la agencia nuclear de la ONU.

"Debemos mantener las cosas simples, por lo que nuestra propuesta es realista. Necesitamos que se pongan de acuerdo de no atacar o bombardear la planta. Necesitamos eso lo antes posible", agregó.

SEÑALES DE INTERÉS

Los inspectores de la agencia podrían verificar el cumplimiento de un acuerdo de este tipo, prosiguió el responsable del OIEA, quien había exigido la semana pasada ante el Consejo de Seguridad de la ONU una zona de seguridad, sin explicar los detalles de la misma.

"He visto señales de que (Ucrania y Rusia) están interesados en un acuerdo", aseguró Grossi hoy sobre la creación de esa zona protegida de ataques para impedir un accidente nuclear.

"Los bombardeos continúan. Un impacto directo, por ejemplo, de una zona de combustible (nuclear) usado podría tener consecuencias muy serias", advirtió el argentino al margen de la reunión de otoño de la Junta de Gobernadores del OIEA que comenzó este lunes en Viena.

Tras una serie de bombardeos en las últimas semanas, fueron interrumpidas varias líneas eléctricas exteriores que suministran energía a la planta.

MODO ISLA

"El principal problema es que la planta ha perdido la conexión eléctrica exterior. Luego, la central fue colocada en 'modo isla', lo que no es una situación sostenible", explicó Grossi.

En el "modo isla", una parte de la energía generada en la planta es usada para el propio funcionamiento de la central cuando está desconectada de la red eléctrica.

Para evitar eventuales problemas técnicos, el único reactor en funcionamiento fue finalmente apagado de forma controlada el fin de semana pasado, lo que ha estabilizado la situación, confirmó Grossi la información emitida el domingo por Ucrania.

Aun así, aseguró el director general, es más seguro que la planta esté conectada a una red eléctrica en funcionamiento, lo que los técnicos de la planta lograron hacer durante el fin de semana.

Según la empresa estatal ucraniana "Energoatom", la decisión de apagar el reactor y cambiarlo al modo más seguro, de "parada en frío", se tomó después de que la planta funcionara durante tres días en el "modo isla".

El sábado por la noche, después de que una de las líneas de alto voltaje fuera restaurada, la planta comenzó a recibir electricidad de la red eléctrica ucraniana, lo que permitió apagar el último de los seis reactores en funcionamiento en la planta.

KIEV SIGUE DECIDIENDO

Pese a la ocupación rusa de la central, las decisiones técnicas sobre su funcionamiento las sigue tomando el regulador nuclear ucraniano, situado en Kiev, situación que el director general del OIEA describió como "muy singular".

Dos inspectores del OIEA se encuentran desde comienzos de septiembre en Zaporiyia e informan de forma regular a la agencia nuclear de la ONU sobre la situación en la planta.

Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de bombardear la central y sus entornos, al sur de la ciudad ucraniana de Zaporiyia.

RESOLUCIÓN EN LA JUNTA

Grossi destacó hoy que el OIEA está vigilando también la situación en las otras tres plantas nucleares de Ucrania, todas bajo pleno control ucraniano y por ahora sin riesgos.

En todo caso, advirtió, la central situada cerca de la ciudad portuaria de Odesa "no está lejos" de las zonas de combate.

La Junta de Gobernadores del OIEA, el órgano ejecutivo de la agencia nuclear de la ONU, tiene previsto tomar esta semana una resolución en la que se insta a Rusia a abandonar la planta de Zaporiyia.

Una resolución similar fue adoptada antes del verano y entonces solo Rusia y China votaron en contra, mientras que otros países, como la India y Pakistán, se abstuvieron.

Jordi Kuhs

(c) Agencia EFE