Rusia la lía en el espacio y pone en peligro a los astronautas de la Estación Espacial Internacional

·4  min de lectura

Este lunes, los siete astronautas que actualmente se encuentran en la Estación Espacial Internacional (EEI) se pasaron dos horas encerrados y listos para ser evacuados durante dos horas después de una prueba de misiles realizada por Rusia. Una maniobra que ha sido calificada por el Departamento de Estado estadounidense como “peligrosa e irresponsable” y para la que tanto el gobierno estadounidense como sus socios están preparando una respuesta.

Rusia lanzó un misil sobre uno de sus satélites averiados activando el protocolo de seguridad en la Estación Espacial Internacional. (Foto: NASA)
Rusia lanzó un misil sobre uno de sus satélites averiados activando el protocolo de seguridad en la Estación Espacial Internacional. (Foto: NASA)

Según han publicado medios como Science Alert, lo que sucedió fue que Rusia lanzó un misil con el objetivo de destruir un antiguo satélite suyo en desuso. En concreto se trató del Kosmos-1408, lanzado en 1982, averiado desde hace años y de un peso superior a una tonelada. Esta acción obligó a los astronautas de la EEI, situada a 420 kilómetros de altitud y que actualmente cuenta con siete ocupantes (cuatro estadounidenses, dos rusos y un alemán), a activar los protocolos de seguridad por si fuese necesario una evacuación.

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, informaba después de que “hoy mismo [por el lunes], la Federación Rusa ha llevado a cabo, de forma imprudente, una prueba destructiva de un misil antisatélite de ascenso directo contra uno de sus propios satélites”. Eso provocó, según su declaración, la creación de “hasta ahora más de 1.500 piezas de desechos orbitales rastreables y cientos de miles de piezas de desechos orbitales más pequeñas que ahora amenazan los intereses de todas las naciones”.

Por su parte, la agencia espacial rusa, Roscosmos, quitó importancia lo ocurrido asegurando que “la órbita del objeto, que obligó a la tripulación a trasladarse a la nave espacial según los procedimientos habituales, se ha alejado de la órbita de la EEI. La estación está en la zona verde”.

Sin embargo, desde Estados Unidos no están dispuestos a dejar pasar el incidente sin más, y Price ha incidido en que "esta prueba aumentará significativamente el riesgo para los astronautas y cosmonautas de la Estación Espacial Internacional, así como para otras actividades de vuelo espacial humano”. Además, ha tachado el comportamiento de Rusia de “peligroso e irresponsable” añadiendo que “pone en peligro la sostenibilidad a largo plazo del espacio exterior y demuestra claramente que las afirmaciones de ese país de oponerse al armamento del espacio son poco sinceras e hipócritas”.

Por su parte, la NASA ha emitido un comunicado a raíz de lo sucedido en el que explica que el lunes “se notificó al equipo de control de vuelo de la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) sobre indicios de una ruptura del satélite que puede crear suficientes escombros para representar una amenaza conjunta para la estación”. Tras el hecho, el administrador de la NASA, Bill Nelson, ha declarado estar “indignado por esta acción irresponsable y desestabilizadora”. 

En el texto publicado en la web de la agencia espacial estadounidense Nelson añade que “con su larga e histórica historia en vuelos espaciales tripulados, es impensable que Rusia ponga en peligro no solo a los astronautas estadounidenses e internacionales asociados en la EEI, sino también a sus propios cosmonautas. Sus acciones son imprudentes y peligrosas, y también amenazan a la estación espacial china y a los taikonautas a bordo”.

Además, ha recordado a Rusia que “todas las naciones tienen la responsabilidad de prevenir la creación intencionada de desechos espaciales a partir de ASAT y de fomentar un entorno espacial seguro y sostenible”. Durante los próximo días la NASA hará un seguimiento de los escombros generados “para garantizar la seguridad de nuestra tripulación en órbita”.

En cuanto a lo ocurrido en la Estación tras la destrucción del satélite ruso, la Agencia ha explicado que se despertó a la tripulación y es les ordenó que “cerraran las escotillas de los módulos radiales en la estación” y “se ejecutó una medida de precaución adicional para resguardar a la tripulación durante dos pasadas a través o cerca de la nube de escombros”. 

Adicionalmente, se les pidió a los miembros de la tripulación que se dirigiesen a su “nave espacial poco antes de las 2 a.m. EST y permanecieron allí hasta aproximadamente las 4 a.m. La estación espacial pasa a través o cerca de la nube cada 90 minutos, pero la necesidad de refugiarse solo durante el segundo y tercer paso del evento se basó en una evaluación de riesgos realizada por la oficina de escombros y los especialistas en balística del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston”.

EN VÍDEO | La NASA se lanza a buscar vida en exoplanetas habitables

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.