Los fuertes combates entre Armenia y Azerbaiján preocupan a Rusia

·4  min de lectura
Militares de Azerbaiyán en Nagorno Karabaj en 2021
Militares de Azerbaiyán en Nagorno Karabaj en 2021

EREVÁN.- Armenia anunció este martes la muerte de por menos 49 de sus soldados en enfrentamientos fronterizos con Azerbaiyán, que a su vez reportó la baja de 50 soldados, en los peores combates entre ambos países rivales desde su guerra de 2020 por la disputada región de Nagorno-Karabaj.

Rusia, que se proclama árbitro en el Cáucaso y que tiene desplegadas en la región tropas de mantenimiento de la paz, afirmó que había negociado un alto el fuego entre ambos países, que entró en vigor a las 6.00 GMT, pero esto no ha sido confirmado por el momento ni por Bakú ni por Ereván.

“Por el momento, tenemos 49 [militares] muertos y, lamentablemente, no es la cifra definitiva”, declaró el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, ante el Parlamento.

Armenia y Azerbaiyán, dos exrepúblicas soviéticas rivales del Cáucaso, han librado dos guerras en las últimas tres décadas por el control de la región de Nagorno-Karabaj, la última de las cuales tuvo lugar en 2020.

Una vista de Stepanakert, la principal ciudad de Nagorno- Karabaj
Una vista de Stepanakert, la principal ciudad de Nagorno- Karabaj

Los nuevos combates, que estallaron el lunes por la noche, ilustran lo volátil que sigue siendo la situación y amenazan con hacer descarrilar un frágil proceso de paz mediado por Europa.

Azerbaiyán reconoció que hubo “bajas” en los enfrentamientos, pero no dijo exactamente cuántas por el momento.

Denuncia de Armenia

Pashinián denunció una “agresión” de Azerbaiyán y, en conversaciones telefónicas durante la noche, pidió una reacción al presidente ruso Vladimir Putin, al francés Emmanuel Macron o al jefe de la diplomacia estadounidense Antony Blinken.

En estas llamadas, Pashinián dijo que espera “una respuesta apropiada de la comunidad internacional”, según indicaron comunicados del gobierno armenio.

Nikol Pashinián, primer ministro de Armenia, habló hoy ante el Parlamento
Nikol Pashinián, primer ministro de Armenia, habló hoy ante el Parlamento - Créditos: @HANDOUT

“Con esta escalada, Azerbaiyán está socavando el proceso de paz” en curso entre Ereván y Bakú con la mediación de la Unión Europea, dijo el primer ministro armenio.

Añadió que la intensidad de las hostilidades, que estallaron poco después de la medianoche, “disminuyó” por la mañana.

Poco antes del anuncio de la muerte de sus soldados, el Ministerio de Defensa armenio dijo que el ejército de Azerbaiyán, apoyado por la artillería y drones, estaba intentando incursionar en su territorio.

Una imagen de video difundida por Armenia muestra tropas de Azerbaiyán cruzando la frontera
Una imagen de video difundida por Armenia muestra tropas de Azerbaiyán cruzando la frontera

“Las fuerzas azerbaiyanas continúan usando artillería, morteros de trinchera, drones y fusiles de gran calibre”, señaló el ministerio, acusando a Azerbaiyán de atacar “infraestructuras militares y civiles”.

Azerbaiyán acusó en la noche a Armenia de “actos subversivos a gran escala” y agregó que el fuego de las tropas de Ereván había causado “bajas” en sus filas.

Preocupación internacional

La cancillería rusa afirmó el martes que un alto el fuego estaba en vigor desde las 6.00 GMT, y pidió a ambas partes que lo “respetaran”. Rusia está “extremadamente preocupada” por el repunte de los combates, añadió.

“Es difícil sobreestimar el papel de la Federación Rusa, el papel de Putin personalmente”, dijo el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, a los periodistas.

“El presidente, naturalmente, está haciendo todo lo posible para ayudar a desescalar las tensiones en la frontera”, agregó.

Por su lado, Armenia denunció un “bombardeo intensivo” de sus posiciones poco después de medianoche en varias localidades como Goris o Sotk.

Estados Unidos declaró durante la noche que estaba “extremadamente preocupado” por la situación y pidió el cese inmediato de los enfrentamientos.

Francia dijo que llevará el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán al Consejo de Seguridad de la ONU.

Las raíces del conflicto

Azerbaiyán y Armenia llevan décadas enfrentadas por la región de Nagorno-Karabaj, que forma parte de Azerbaiyán pero está controlada por fuerzas étnicas armenias desde una guerra de independencia que terminó en 1994. Azerbaiyán recuperó el control de gran parte del territorio en 2020, durante una guerra de seis semanas que dejó más de 6600 muertos y terminó con un acuerdo de paz negociado por Rusia.

Bajo el acuerdo, Armenia cedió partes del territorio que ha controlado durante décadas y Moscú envió a unos 2000 soldados para supervisar la frágil tregua.

Armenia, un país cristiano desde el siglo IV, ha tenido una historia turbulenta desde su independencia, en 1991. Este Estado empobrecido y enclavado ha sido escenario de varias revueltas, represiones violentas y elecciones controvertidas en un contexto de clientelismo y autoritarismo por parte de los diferentes mandatarios que se han sucedido en el poder.

En la primavera de 2018, una revolución pacífica aupó al poder al actual primer ministro, Nikol Pashinián. Este último tomó medidas anticorrupción e introdujo reformas judiciales bastante populares, pero se enfrentó a peticiones de dimisión por el acuerdo de 2020 para devolver partes de Nagorno Karabaj, que desencadenó protestas masivas.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, hoy, con su alto mando militar
El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, hoy, con su alto mando militar - Créditos: @HANDOUT

Azerbaiyán, una tierra chiita a orillas del mar Caspio, está gobernada por una misma familia desde 1993. Heydar Aliev, un exgeneral del KGB soviético, dirigió el país con puño de hierro hasta octubre de 2003, y le pasó el poder a su hijo, Ilham, unas semanas antes de morir.

Como su padre, Ilham Aliev no ha dejado que emerja ninguna oposición, pero la victoria de Azerbaiyán sobre Armenia en la guerra de Karabaj de 2020 impulsó su popularidad.

Agencias AFP, AP y Reuters