Rusia inicia la "batalla del Donbás" en el frente oriental

·4  min de lectura
Una residente local está sentada en una banca en el patio de edificios dañados durante el conflicto entre Rusia y Ucrania en la sureña ciudad portuaria de Mariúpol

Por Maria Starkova y Pavel Polityuk

KIEV/JÁRKOV, 19 abr (Reuters) - Rusia lanzó el martes su tan esperado asalto total en el este de Ucrania, desplegando a miles de tropas en lo que Ucrania describió como la "Batalla de Donbás", una campaña para apoderarse de dos provincias y salvar una victoria en el campo de batalla.

Los funcionarios ucranianos insistieron en que sus tropas resistirían el nuevo asalto, que dijeron que comenzó durante la madrugada con enormes bombardeos de artillería y cohetes rusos e intentos de avanzar en casi todo el tramo del frente oriental.

En el primer éxito informado del nuevo ataque de Rusia, Ucrania dijo que los rusos habían tomado Kreminna, una ciudad de 18.000 habitantes en Lugansk, una de las dos provincias de Donbás.

"Kreminna está bajo el control de los 'Orcos'. Han entrado en la ciudad", dijo el gobernador ucraniano de la provincia, Sergiy Gaidai, en una sesión informativa, citando a las criaturas que aparecen en los libros de fantasía de J.R.R. Tolkien.

Las fuerzas rusas están atacando "por todos lados", las autoridades están tratando de evacuar a los civiles y es imposible contar los muertos civiles, dijo Gaidai.

Moscú dio pocos detalles sobre su nueva campaña, pero el canciller Sergei Lavrov confirmó que "está comenzando otra etapa de esta operación". El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, dijo que el objetivo era "liberar" Donetsk y Lugansk, provincias que Moscú exige que Kiev ceda por completo a los separatistas respaldados por Rusia.

En las ruinas de Mariúpol, un puerto del sureste que soporta casi ocho semanas de asedio, Rusia dio a los últimos defensores ucranianos escondidos en una fábrica de acero gigante un ultimátum para rendirse antes del mediodía (0900 GMT) o morir.

"Todos los que depongan las armas tienen la garantía de seguir con vida", dijo el Ministerio de Defensa. El líder pro-Kremlin de Chechenia, cuyas fuerzas han estado luchando en Mariúpol, predijo que las tropas capturarían la planta el martes.

El presidente Volodímir Zelenski dijo a los ucranianos en un discurso en video durante la noche que resistirían el nuevo avance.

"No importa cuántas tropas rusas envíen allí, lucharemos. Nos defenderemos", dijo.

Luego de que sus tropas fueron repelidas durante un asalto a Kiev en marzo, Rusia ha enviado tropas al este para reagruparse para una ofensiva terrestre en el Donbás. También ha estado lanzando ataques de larga distancia a otros objetivos, incluida la capital.

EXPLOSIONES

Los medios ucranianos informaron sobre explosiones, algunas poderosas, a lo largo de la línea del frente en la región de Donetsk, con bombardeos en Marinka, Sloviansk y Kramatorsk.

En Járkov, la principal ciudad del este de Ucrania, bombardeos golpearon el distrito de Nemyshlianskyi durante la tarde temprano, demoliendo un edificio de departamentos y dañando otros.

También se escucharon explosiones en Mykolaiv en el sur y Zaporizhzhia en el sureste, mientras que las sirenas de ataque aéreo también sonaban en los principales centros cerca de la línea del frente, dijeron funcionarios y medios.

El gobernador de la provincia rusa de Belgorod dijo que las fuerzas ucranianas atacaron una aldea fronteriza e hirieron a tres residentes.

El principal funcionario de seguridad de Ucrania, Oleksiy Danilov, dijo que las fuerzas rusas intentaron romper las defensas ucranianas "a lo largo de casi toda la línea del frente de las regiones de Donetsk, Lugansk y Járkov".

Los países occidentales y Ucrania acusan al presidente ruso Vladimir Putin de agresión no provocada.

La Casa Blanca dijo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien calificó las acciones de Rusia como "genocidio", mantendría una llamada con los aliados el martes para discutir la crisis, incluida la forma de responsabilizar a Rusia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que su diálogo con Putin se había estancado después de que se descubrieran asesinatos en masa en Ucrania.

Rusia niega haber atacado a civiles en lo que llama una operación especial para desmilitarizar Ucrania. Ha bombardeado ciudades hasta reducirlas a escombros y se han encontrado cientos de cadáveres de civiles en las localidades donde se retiraron sus fuerzas. Dice, sin pruebas, que esas y otras muestras de atrocidades fueron escenificadas.

Rusia ha estado tratando de tomar el control total de la ciudad portuaria de Mariúpol, en el sureste del país, que ha estado sitiada desde los primeros días de la guerra, lugar de los combates más intensos y de la peor catástrofe humanitaria de la guerra.

Decenas de miles de residentes han quedado atrapados sin acceso a comida o agua y con cuerpos tirados en las calles. Ucrania cree que más de 20.000 civiles han muerto allí. Capturarlo vincularía el territorio separatista prorruso con la región de Crimea que Moscú anexó en 2014.

En los distritos controlados por Rusia alcanzados por Reuters, los residentes conmocionados cocinaban en fogatas fuera de sus casas dañadas.

(Información de los periodistas de Reuters en Kiev y Leópolis; información adicional de Lidia Kelly en Melbourne, Ronald Popeski en Winnipeg y las redacciones de Reuters en todo el mundo; escrito por Lincoln Feast, Robert Birsely Peter Graff; edición de Himani Sarkar y Gareth Jones; traducido por Benjamín Mejías Valencia, Darío Fernández y Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.