En otro desafío a Occidente, Rusia impulsa referéndums para anexar los territorios ocupados en Ucrania

·6  min de lectura
Las tropas rusas vigilan una entrada de la central hidroeléctrica de Kakhovka, una planta de energía a filo de agua en el río Dniéper en la región de Kherson, en el sur de Ucrania.
Las tropas rusas vigilan una entrada de la central hidroeléctrica de Kakhovka, una planta de energía a filo de agua en el río Dniéper en la región de Kherson, en el sur de Ucrania. - Créditos: @Ap news

KIEV.- Rusia apoyó hoy los planes de los separatistas que respalda en Ucrania para celebrar referéndums que allanen el camino para la anexión de franjas de territorio adicionales, un desafío directo a Occidente que podría agravar el conflicto.

Tras casi siete meses de guerra, incluida una derrota en el campo de batalla en el noreste de Ucrania, el mandatario ruso Vladimir Putin está reflexionando sobre sus próximos pasos.

En lo que parecían ser peticiones coreografiadas, los funcionarios apoyados por Moscú en el 15% del territorio ucraniano ”un área del tamaño de Hungría o Portugal” se alinearon para solicitar consultas sobre la adhesión a Rusia.

Los territorios separatistas prorrusos de Lugansk y Donetsk de la región del Donbass, en el este de Ucrania, así como las regiones de Kherson y Zaporiyia, organizarán referéndums del 23 al 27 de septiembre próximos para unirse a Rusia.

Un vehículo en llamas tras un bombardeo en Donetsk, zona controlada por las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia, en el este de Ucrania, el sábado 17 de septiembre de 2022
Un vehículo en llamas tras un bombardeo en Donetsk, zona controlada por las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia, en el este de Ucrania, el sábado 17 de septiembre de 2022 - Créditos: @Alexei Alexandrov

Putin reconoció la independencia de Donetsk y Lugansk poco antes de lanzar su ofensiva en Ucrania el 24 de febrero. La región de Kherson, a su vez, fue ocupada por las tropas rusas poco después de la invasión de Moscú, y es hasta ahora la única ciudad tomada tras el intento fallido de las fuerzas rusas de dominar Kiev en los primeros días de la guerra.

Es casi seguro que esos referéndums arrojarán el resultado deseado por Rusia y también que no serán reconocidos por los gobiernos occidentales. Las consultas podrían allanar el camino para que Moscú intensifique el conflicto en momentos en que las fuerzas ucranianas están recuperando territorio gradualmente.

El primer anuncio fue realizado por el presidente del parlamento de Lugansk, Denis Miroshnichenko, horas después de que los miembros de la Cámara Pública aprobaran por unanimidad una ley instando a la celebración del referéndum.

Su integración a Rusia supondría una escalada en el conflicto en curso, ya que, de anexarse, cualquier enfrentamiento en el territorio supondría agredir a la propia Rusia que, según su propia ley, tendría derecho a responder en defensa propia.

“Invadir el territorio de Rusia es un crimen y si se comete, te permite utilizar todas las fuerzas de legítima defensa”, dijo el expresidente ruso Dmitry Medvédev, que afirmó que los referendos “son de gran importancia no solo para la protección sistémica de los habitantes, sino también para el restablecimiento de la justicia histórica.

Una mujer camina frente a un edificio destruido en Kramatorsk, en la región de Donetsk, el 18 de septiembre de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania
Una mujer camina frente a un edificio destruido en Kramatorsk, en la región de Donetsk, el 18 de septiembre de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania - Créditos: @JUAN BARRETO

Según Medvedev, que fue presidente de 2008 a 2012 y luego primer ministro de 2012 a 2020, “la transformación geopolítica del mundo será irreversible” después de la “integración de nuevos territorios” a Rusia.

La declaración del exmandatario marca un endurecimiento de la retórica rusa sobre Ucrania y es la señal más fuerte hasta ahora de que el Kremlin está considerando seguir adelante con un plan que Ucrania y Occidente han dicho que sería ilegal.

El representante en Moscú de la región separatista de Lugansk, Rodion Miroshnike, confirmó que los dos territorios separatistas “se coordinan” en la organización de dicha votación.

“Creo que ahora se iniciarán consultas serias entre los dos (territorios separatistas) y Rusia”, declaró en la televisión rusa.

Por su parte, uno de los principales representantes pro-Moscú en Donbass, Denis Pushiline, afirmó que las “repúblicas” separatistas prorrusas en Donetsk y Lugansk “trabajan activamente” desde la noche del lunes en la organización del referéndum.

Esta fotografía tomada el 19 de septiembre de 2022 muestra la bandera nacional de Ucrania ondeando en un parque de Kramatorsk, en la región de Donetsk, en medio de la invasión rusa de Ucrania.
Esta fotografía tomada el 19 de septiembre de 2022 muestra la bandera nacional de Ucrania ondeando en un parque de Kramatorsk, en la región de Donetsk, en medio de la invasión rusa de Ucrania. - Créditos: @JUAN BARRETO

No está claro cómo se celebrarían los referendos, dado que las fuerzas rusas y las respaldadas por Rusia sólo controlan alrededor del 60% de la región de Donetsk, mientras que las fuerzas ucranianas intentan retomar Lugansk.

Funcionarios prorrusos han dicho anteriormente que los referendos podrían celebrarse por vía electrónica y que todo estaba técnicamente preparado para que se celebraran.

Los anuncios llegan en medio de una contraofensiva relámpago de las fuerzas de Kiev en el noreste y el sur de Ucrania que ha desplazado a las tropas rusas y ha obligado a varias zonas bajo control ruso a aplazar las votaciones.

Las tropas ucranianas indicaron que habían retomado la aldea de Bilohorivka en la región de Lugansk y se preparaban para reconquistar toda la provincia, que hasta ahora estaba totalmente ocupada por las fuerzas rusas, luego de recuperar a la provincia de Kharkiv, en el noreste, este mes.

“Los ocupantes están claramente en pánico”, dijo el presidente ucraniano Volodimir Zelensky en un discurso televisado a última hora del lunes, añadiendo que ahora estaba centrado en la “velocidad” en las zonas liberadas.

 Volodimir Zelensky, presidente de Ucrania
Volodimir Zelensky, presidente de Ucrania

“La velocidad con la que se mueven nuestras tropas. La velocidad en el restablecimiento de la vida normal”, dijo Zelensky, quien días atrás prometió que el ejército ucraniano recuperará todo el territorio ocupado, inclusive Crimea.

“Todo ataque sobre territorio ruso recibirá una respuesta apropiada”, aseguró el domingo el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, al recordar que la península de Crimea, anexada en 2014, forma “parte integrante del territorio de Rusia”.

Ucrania respondió de inmediato a los anuncios de celebración de los referendos y prometió este martes “liquidar” la “amenaza” rusa.

Ucrania va a solucionar la cuestión rusa. La amenaza sólo puede liquidarse por la fuerza”, escribió en Telegram el jefe de la administración presidencial ucraniana, Andrii Yermak, quien denunció un “chantaje” por parte de Moscú motivado por “el miedo a la derrota”.

Un soldado ruso patrulla una zona de la central hidroeléctrica de Kakhovka, una central eléctrica de pasada en el río Dniéper, en la región de Kherson, al sur de Ucrania, el 20 de mayo de 2022.
Un soldado ruso patrulla una zona de la central hidroeléctrica de Kakhovka, una central eléctrica de pasada en el río Dniéper, en la región de Kherson, al sur de Ucrania, el 20 de mayo de 2022.

Los separatistas prorrusos ya se hicieron con el control de Donetsk y Lugansk en 2014, con el apoyo de Moscú. Rusia anexionó ese mismo año la península ucraniana de Crimea, operación que fue confirmada por un referendum precedido por una intervención militar, y que es denunciado como ilegal por Kiev y por los occidentales.

Además de las regiones de Donetsk y Lugansk, y Kherson, las autoridades pro- Moscú de varias zonas ocupadas por los rusos desde el lanzamiento de la ofensiva contra Ucrania han anunciado también su intención de organizar referendos de anexión.

Agencias Reuters, AFP y AP