Rusia y Estonia expulsan a sus embajadores

En esta imagen tomada de un video publicado por el servicio de prensa del Ministerio de Exteriores de Rusia, el embajador estonio ante la Federación Rusa, Margus Laidre, sale del edificio de la cancillería rusa el 23 de enero de 2023. (Servicio de prensa de la cancillería rusa vía AP) (ASSOCIATED PRESS)

MOSCÚ (AP) — Rusia y Estonia expulsaron cada uno al embajador del otro país el lunes en una sucesión de represalias y anunciaron que sus delegaciones diplomáticas quedarían en manos de un encargado de asuntos.

En una muestra de solidaridad con su vecino báltico, Letonia anunció que también reduciría las relaciones diplomáticas con Moscú a partir del 24 de febrero.

El Ministerio de Exteriores de Rusia convocó al embajador estonio, Margus Laidre, y le ordenó abandonar el país para el 7 de febrero.

En su comunicado, la cancillería rusa indicó que la representación diplomática de Estonia sería reducida a solo un encargado de asuntos.

La decisión se tomó en represalia por la “nueva medida hostil de reducir de forma drástica la embajada rusa en Tallin”, indicó el ministerio.

Como respuesta, el canciller estonio, Urmas Reinsalu, dijo que el embajador ruso se marcharía también para el 7 de febrero de acuerdo con el “principio de paridad”.

Letonia hizo lo mismo más tarde el lunes. El canciller letón, Edgars Rinkevics, dijo en Twitter que “en solidaridad con Estonia, Letonia reducirá el nivel de las relaciones diplomáticas con Rusia a partir del 24 de febrero, exigiendo que Rusia actúe en consecuencia”.

El Ministerio de Exteriores de Estonia ordenó este mes a Rusia reducir el número de empleados de su embajada a ocho diplomáticos y 15 trabajadores administrativos, técnicos y de servicios para “alcanzar una paridad de personal de embajada” para el 1 de febrero.

Estonia —miembro de la Unión Europea— ha reducido sus relaciones bilaterales con Moscú al “absoluto mínimo” desde que el Kremlin envió tropas a Ucrania, dijo Reinsalu en un comunicado el 11 de enero. “Ahora fijamos un límite en el número de diplomáticos rusos trabajando en Estonia para alanzar una paridad. La medida de hoy corresponde al bajo nivel de nuestras relaciones en general”, añadió.

La cancillería rusa señaló el lunes que “el gobierno estonio ha destruido de forma deliberada toda la gama de relaciones con Rusia”.

“Una rusofobia total, el fomento de la hostilidad hacia nuestro país han sido elevados por Tallin al rango de política estatal”, afirmó el comunicado.