Rusia empieza la desescalada en varias regiones pese al aumento de los casos

Moscú, 12 may (EFE).- Rusia comenzó hoy a aliviar en varias regiones las restricciones impuestas para luchar contra el coronavirus en sus territorios después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, decidiera flexibilizar el confinamiento pese al aumento diario por encima de 10.000 casos que registra aún el país.

"Hoy es el día en el que una serie de regiones puede pasar a un diferente nivel de relajación de las restricciones (...)", señaló en rueda de prensa la jefa sanitaria rusa, Anna Popova.

11 REGIONES LISTAS PARA LA DESESCALADA

Las autoridades no revelaron cuántas regiones comenzaron hoy el alivio del confinamiento, pero el lunes la vicepresidenta primera Tatiana Gólikova dijo que en total 11 regiones estaban listas para la primera e incluso segunda fase del plan de desescalada.

En la primera fase se permitirán paseos con los niños, el ejercicio al aire libre y la apertura de algunos comercios y servicios, en tanto que en la segunda se podrán hacer paseos en familia, se abrirán comercios con una superficie mayor y se reanudarán las clases en centros educativos.

Otras 22 regiones podrán sumarse al alivio de las restricciones si cumplen próximamente todos los requisitos exigidos por Popova para la desescalada: el coeficiente de propagación debe ser inferior a 1, al menos un 50 % de camas hospitalarias debe estar vacío y se deben hacer al menos 70 test por cada 100.000 habitantes al día.

Ello quiere decir que 52 regiones aún no están preparadas para aplicar una flexibilización al confinamiento, después de que Putin pusiera el lunes fin a seis semanas de vacaciones obligatorias retribuidas para frenar la propagación de la COVID-19.

Ello no significa que todos los rusos podían volver al trabajo este martes, dado que el presidente dejó en manos de cada región decidir hasta qué punto pueden aliviar las restricciones conforme a la situación epidemiológica en sus territorios y el grado de cumplimiento de los requisitos impuestos por Popova, además de la obligatoriedad de llevar mascarillas en lugares públicos.

Lo único que pidió Putin ante la caída de un 33 % de la actividad económica en el país debido al coronavirus y ante un desempleo que se ha duplicado en el último mes hasta 1,4 millones de personas, es que se restauran las actividades de la construcción, la industria, la agricultura, las comunicaciones, la energía y la minería.

También exhortó a los mayores de 65 años y enfermos crónicos a permanecer aún en casa y prohibió todos los actos masivos.

MOSCÚ MANTIENE LA MANO DURA PERO ABRE LAS OBRAS Y LA INDUSTRIA

La situación epidemiológica es desigual en el país: 35 regiones de 85 tienen más de 1.000 casos.

En Moscú, epicentro de la epidemia en Rusia con 121.301 contagios confirmados y 1.179 decesos, su alcalde, Serguéi Sobianin, decidió mantener hasta el 31 de mayo el confinamiento para la población, pero medio millón de empleados ha podido volver este martes al trabajo en la construcción y la industria.

La región septentrional de Murmansk sí levantó hoy el régimen de cuarentena y las tiendas de no más de 50 metros cuadrados podrán reanudar su trabajo. También el deporte al aire libre está permitido.

En en el enclave báltico de Kaliningrado también se abolió el confinamiento y los centros comerciales vuelven a funcionar con horarios limitados, los salones de belleza y las peluquerías también han abierto, y en la región de Leningrado el gobernador decidió dar a los habitantes "la máxima oportunidad para ir al trabajo y moverse más libremente.

En esta región abrirán los centros comerciales, los dentistas, las actividades al aire libre como la pesca y excursiones podrán retomarse, y los museos podrán acoger a grupos reducidos de visitantes. También los salones de belleza reabrirán sus puertas.

Y lo mismo ocurre en varias regiones más a partir de este martes, pese a que autoridades como Popova admiten que la situación epidemiológica en el país "permanece bastante tensa", porque "todos los días se suman casos" aún al registro de casos.

Gólikova reprochó a algunas regiones que no cumplieran las restricciones de aislamiento decretadas durante los días festivos de mayo que terminaron este lunes, por lo que ahora "la tasa de propagación de la enfermedad puede fluctuar al alza" en ciertos territorios, recalcó la viceprimera ministra.

En este sentido aseguró que las autoridades vigilarán "activamente" la evolución epidemiológica en las regiones para detectar cualquier posible rebrote y poder reaccionar a tiempo, incluso si ello significa dar un paso atrás en el relajamiento, tal y como recalcó el lunes el presidente de Rusia.

DUDAS SOBRE LAS CIFRAS REALES DE MUERTES

Y es que en Rusia la curva de los casos de la COVID-19 aún no ha comenzado a aplanarse y este martes el país alcanzó los 232.243 contagios confirmados tras sumar otros 10.899 en la última jornada.

Las autoridades atribuyen estas cifras al gran número de test que efectúan a la población, hasta el momento 5,8 millones.

Los últimos datos sitúan a Rusia como segundo país del mundo en números de casos -por encima del Reino Unido y España- según el mapa interactivo la Universidad Johns Hopkins, si bien Rusia tiene, con 146 millones de habitantes, una población más de 2 y 3 veces mayor, respectivamente.

La jefa sanitaria destaco que la tasa de incidencia en Rusia es de 158,3 casos por 100.000 habitantes, lo que sitúa al país "entre los 50 primeros países" en proporción de contagios.

Insistió en que "es completamente imposible comparar el número de casos en un país con una población de más de 100 millones de personas con uno que no tiene más de 10 millones".

En cuanto al número de fallecidos, que es muy inferior al de otros países y que asciende oficialmente a 2.116 decesos, el Gobierno ha refutado cualquier acusación de manipulaciones.

"Nosotros nunca hemos manipulado la estadística oficial", dijo en la rueda de prensa Gólikova, quien sostuvo que, diga lo que diga la prensa occidental, los índices de mortalidad en este país son 7,6 veces menores que la media mundial.

Popova adelantó a su vez que la próxima semana Rusia comenzará a efectuar una encuesta de anticuerpos en una serie de regiones para determinar "exactamente qué parte de nuestra sociedad, de nuestra población, es inmune ante el nuevo coronavirus".

Según dijo, el 41 % de las personas infectadas en Rusia es asintomática.

(c) Agencia EFE