Rusia cometió 46.000 crímenes de guerra en Ucrania en 8 meses de invasión

Leópolis (Ucrania), 14 nov (EFE).- Desde que se inició la invasión rusa de Ucrania, el 24 de febrero, Rusia ha cometido en el territorio invadido un total de 46.432 crímenes de guerra registrados como tal por los fiscales ucranianos, informó este lunes la agencia local Ukrinform.

Según la oficina de la Fiscalía General de Ucrania, estos crímenes pueden ser clasificados en varias categorías: violación de las leyes y convenios internacionales de guerra, planificación, preparación y lanzamiento de un conflicto de agresión y propaganda de guerra, entre otros.

Además, se documentaron 18.864 delitos contra la seguridad nacional de Ucrania que incluyen vulneración de la integridad territorial y la inviolabilidad de Ucrania, traición, actividad de colaboración con el enemigo, ayuda al estado agresor o sabotaje, entre otros, según la fiscalía.

La oficina de la Fiscalía General señala que 627 funcionarios militares y estatales rusos (ministros, legisladores, comandantes, agentes del orden y propagandistas) son considerados sospechosos en las principales investigaciones sobre la agresión rusa contra Ucrania.

Estos datos se han hecho públicos apenas unas horas después de que el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, denunciara que el ejército ruso causó "las mismas atrocidades" en Jersón que en otras regiones del país durante su ocupación, y afirmó que ya se han documentado "más de 400 crímenes de guerra rusos" en esa zona.

Tras la salida del ejército ruso de Jersón el pasado viernes, se va a garantizar y restablecer la ley y el orden en 226 asentamientos en la región, "esto es más de 100.000 residentes locales a partir de este momento", dijo el presidente ucraniano en su habitual discurso nocturno.

En la región de Jersón, el ejército ruso "dejó atrás las mismas atrocidades que en otras regiones de nuestro país donde pudo ingresar", agregó. "Encontraremos y llevaremos ante la justicia a todos los asesinos. Sin duda", sentenció.

(c) Agencia EFE