Rusia amenaza con una amplia ofensiva en Ucrania mientras EEUU presiona a China

·4  min de lectura
Ceremonia fúnebre en Kiev.

Por Pavel Polityuk

KIEV, 9 jul (Reuters) - Los defensores ucranianos luchaban el sábado para contener a las fuerzas rusas en varios frentes, según las autoridades, mientras Estados Unidos instaba a China a alinearse con Occidente para oponerse a la invasión tras una incómoda reunión del G20.

Un ataque con misiles contra la ciudad nororiental de Járkov hirió a tres civiles, según su gobernador, aunque los principales bombardeos de Rusia parecían centrarse en el sureste, en Luhansk y Donetsk.

Las dos provincias, que estaban en manos de los separatistas prorrusos antes del inicio del conflicto en febrero, forman parte de la región industrial oriental del Dombás.

Las autoridades ucranianas informaron de ataques en ambas el sábado, mientras que el Ministerio de Defensa británico dijo que Moscú estaba reuniendo fuerzas de reserva de toda Rusia cerca de Ucrania.

El gobernador de la región de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, dijo en el servicio de mensajería Telegram que un misil ruso había impactado en Druzhkivka, una ciudad situada detrás de la línea del frente, y denunció el bombardeo de otros núcleos de población.

El gobernador de Luhansk, Serhi Gaidai, dijo en Telegram que los militares rusos estaban "disparando en toda la línea del frente", aunque un posterior contraataque ucraniano que afectó a depósitos de armas y municiones había obligado a Moscú a detener su ofensiva.

Rusia, que reclamó el control de toda la provincia de Luhansk el pasado fin de semana, niega haber atacado a los civiles.

Ucrania había pedido el viernes a Occidente más armas de alta gama que, según Kiev, le han permitido frenar el avance de Rusia.

Horas más tarde, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó un paquete de armas para Ucrania por valor de hasta 400 millones de dólares, que incluye cuatro sistemas más de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS).

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo que el armamento era una necesidad prioritaria. "Es lo que nos ayuda a presionar al enemigo", dijo en Twitter.

En reacción, la embajada rusa en Washington dijo que Estados Unidos quería "prolongar el conflicto a toda costa"

FRICCIÓN ENTRE CHINA Y EEUU

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, instó el sábado a la comunidad internacional a unir fuerzas para condenar la agresión rusa y dijo a los periodistas que había planteado a su colega chino, Wang Yi, su preocupación por el alineamiento de Pekín con Moscú.

Ambos conversaron más de cinco horas en el marco de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G20 en la isla indonesia de Bali. El canciller ruso Sergei Lavrov había abandonado el viernes la reunión, denunciando a Occidente por sus "críticas frenéticas".

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino dijo, sin dar detalles, que Wang y Blinken habían intercambiado opiniones sobre "la cuestión de Ucrania".

También citó a Wang diciendo que las relaciones sino-estadounidenses corrían el peligro de seguir "desviándose", y que mucha gente creía que "Estados Unidos está sufriendo un ataque cada vez más grave de 'chinafobia'".

Poco antes de la invasión rusa, Pekín y Moscú anunciaron una asociación "sin límites", pero los funcionarios estadounidenses han afirmado que no han visto que China haya eludido las sanciones impuestas por Estados Unidos a Rusia ni proporcionarle equipo militar.

El gobernador de Járkov, Oleh Synehubov, dijo en Telegram que, además del ataque con misiles, los cazas habían repelido dos ataques rusos cerca de Dementiivka, una localidad situada entre la ciudad y la frontera con Rusia.

El Ministerio de Defensa ruso afirmó que sus fuerzas atacaron dos "bases de mercenarios extranjeros desplegadas cerca de Jarkov".

El portavoz del Ministerio, Igor Konashenkov, dijo también que dos aviones Su-25 ucranianos habían sido derribados en la región meridional de Mikoláiv, y que había destruido depósitos de municiones allí y en las regiones orientales de Dnipropetrovsk y Donetsk.

Las fuerzas respaldadas por Rusia en el territorio de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD) dijeron que tres personas murieron y 17 resultaron heridas allí en las últimas 24 horas por los bombardeos ucranianos a 10 localidades

Reuters no pudo verificar de forma independiente los relatos del campo de batalla.

RISTRA DE SANCIONES

Tras los tensos intercambios del viernes en el G20, el presidente Vladimir Putin también señaló que el Kremlin no estaba de humor para compromisos, diciendo que las sanciones contra Rusia corrían el riesgo de causar subidas "catastróficas" de los precios de la energía.

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, afirmó el sábado que las sanciones estaban funcionando, y se hizo eco de las peticiones de más entregas de armas occidentales de alta precisión.

"Los rusos intentan desesperadamente levantar esas sanciones, lo que demuestra que les perjudican. Por lo tanto, hay que intensificar las sanciones hasta que Putin abandone sus planes agresivos", dijo Kuleba en un foro en Dubrovnik por videoconferencia.

El embajador de Rusia en Gran Bretaña, Andrei Kelin, ofreció el viernes pocas perspectivas de una retirada de las partes de Ucrania bajo control ruso y dijo que las tropas rusas capturarían el resto de el Dombás.

(Reporte de las oficinas de Reuters; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.