Rusia no da alivio a Ucrania y recrudece sus bombardeos en 14 zonas

·5  min de lectura

Rusia afirma que destruyó 14 puestos de mando ucranianos en las regiones de Mikolaiv y Zaporizhia, en el sur, y en la autoproclamada república popular de Donetsk, en el este. Entretanto, las milicias prorrusas de Lugansk dicen tener el control de la localidad de Siversk. Sin señales de alivio con los bombardeos, Ucrania fortalece sus propias filas y Putin acepta que tiene un "volumen colosal de dificultades" debido a las sanciones de Occidente.

Sin señales de un respiro, Ucrania sigue siendo bombardeada. En el parte bélico matutino, el Ministerio de Defensa de Rusia aseguró este lunes 18 de julio que las fuerzas aéreas y del Ejército destruyeron 14 puestos de mando ucranianos entre los que están:

-El de la 28ª brigada mecanizada en la región de Mikolaiv, en el sur de Ucrania.

-El de la 60ª brigada de infantería en la región de Novooleksandrivka, en Zaporizhia, en el sur. También fue destruido un depósito de combustible.

-Y el de la 58ª brigada de infantería motorizada de las Fuerzas Armadas de Ucrania en Pokrovsk, en la región oriental de la autoproclamada república popular de Donetsk (RPD), en el este. Además, destruyeron, según las fuerzas rusas, un lanzador autopropulsado Buk-M1 cerca de Kramatorsk en la misma región de Donetsk.

El gobernador de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, dijo que el bombardeo ruso en la madrugada del lunes fue incesante sobre todo en las plantas industriales de Kramatorsk donde no hay acceso a la prensa. “Cuatro ataques se han llevado a cabo en la ciudad de Kramatorsk”, expresó e instó a los civiles a evacuar la zona.

El portavoz castrense ruso, teniente general Ígor Konashénkov, sugirió, sin mayores pruebas, que los misiles alcanzaron soldados y equipo militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania en 286 distritos y que en el ataque fallecieron 250 combatientes extranjeros que luchan en el lado de Ucrania.

Kiev había denunciado un aumento de los ataques rusos en varios puntos de la región de Donetsk con víctimas y destrucciones de la infraestructura. Funcionarios ucranianos han dicho este lunes que los bombardeos están diseñados para intimidar a la población civil y sembrar pánico entre ellos.

El mayor número de víctimas civiles, según Ucrania, se registró en la región oriental de Donetsk, donde se concentran los combates más intensos en este momento. Dos personas murieron allí y otras 10 resultaron heridas, un balance de víctimas muy diferente al entregado por Rusia.

"El bombardeo se intensifica o se apaga, pero el Ejército ruso no detiene el fuego en la región de Járkiv y mantiene a los civiles en constante tensión", dijo el gobernador de Járkiv, Oleh Syniehubov, a la televisión ucraniana, también afectado por los recientes ataques.

Con estos bombardeos en todo el país y sin señales de alivio, los líderes de Ucrania buscan este lunes fortalecer sus propias filas después de que el presidente, Volodímir Zelenski, destituyó de su cargo a algunos de sus funcionarios más prominentes debido al presunto "mal desempeño" sobre limpiar sus agencias de "colaboradores y traidores".

Las investigaciones internas y los controles se iniciaron después de la sustitución este domingo del jefe de la agencia de seguridad interna y el fiscal general de la Nación.

El control de Siversk lo tienen ahora los prorrusos de Lugansk

Los combates entre las fuerzas rusas y ucranianas por la localidad de Siversk, ubicada a unos 30 kilómetros de Lisichansk, comenzaron a principios de mes y este lunes, las milicias prorrusas de la república autoproclamada de Lugansk dicen haber tomado el control de la localidad.

Por el momento, Ucrania no se ha pronunciado sobre la posible caída de Siversk. Esta localidad es un importante nudo ferroviario en Donetsk, considerado clave por los rusos para el avance de la ofensiva en el Donbass.

"Siversk está bajo nuestro control", dijo en declaraciones a la televisión pública rusa Vitali Kiseliov, asesor del ministro del Interior de la separatista Lugansk.

Putin: "Rusia no retrocederá decenios como auguran sus oponentes"

Mientras el Ejército ruso avanza en su ofensiva, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) prometieron este lunes otros 500 millones de euros en ayuda militar a Ucrania y hablaron sobre no vacilar con las sanciones a Rusia.

En efecto, en respuesta a la presión por las sanciones, el presidente Vladímir Putin afirmó este lunes que estas no harán retroceder a su país decenios en su desarrollo, como vaticinan sus oponentes, y recalcó que es imposible aislar el país.

"Está claro que no podemos desarrollarnos al margen de todo el mundo. Pero no será así. En el mundo actual es imposible levantar un enorme muro con un compás. Es simplemente imposible", expresó Putin.

El mandatario subrayó que contra Rusia "se emplean hoy de manera intencionada no simplemente restricciones, sino prácticamente el cierre total al acceso a productos extranjeros de alta tecnología".

Y explicó que “es ahí precisamente donde intentan ponernos obstáculos para contener el desarrollo de nuestro país, pero nosotros no vamos a bajar los brazos ni vamos a desorientarnos o, como auguran algunos 'bien intencionados', retroceder decenios. Desde luego que no", enfatizó Putin, después de explicar que se trata de tecnologías que tienen carácter global y que en el mundo de hoy son la base del desarrollo de cualquier país.

Su estrategia para amortiguar lo que él considera el "volumen colosal de dificultades" es buscar nuevas soluciones, "avances tecnológicos soberanos" y los productos innovadores de las compañías nacionales.

Con AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.