Rusia advirtió que no habrá “ninguna piedad” con los asesinos de Dugina y temen una fuerte venganza contra Ucrania

Alexander Dugin, junto al ataúd de su hija
Alexander Dugin, junto al ataúd de su hija - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

MOSCÚ.— Los políticos rusos despidieron hoy en un servicio religioso a Daria Dugina, la hija de uno de los más destacados ideólogos nacionalistas rusos, y la aclamaron como una mártir cuya muerte debe inspirar a las fuerzas rusas que luchan en Ucrania.

Mañana se cumplen seis meses de lo que Rusia llama su “operación militar especial” en Ucrania, y la muerte de Dugina suscitó llamados a la venganza entre la elite política de Moscú. La embajada de Estados Unidos en Kiev advirtió de la posibilidad de que aumenten los ataques militares rusos.

El jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, advirtió que no habrá “ninguna piedad” para los asesinos de la hija de Alexander Dugin que murió en un atentado y cuyos funerales reunieron hoy a cientos de personas en Moscú.

“Fue un crimen bárbaro para el que no puede haber perdón (...) No puede haber piedad para los organizadores, los patrocinadores y los ejecutores”, dijo Lavrov en una conferencia de prensa.

El funeral de Daria Dugina
El funeral de Daria Dugina - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

Los servicios de seguridad rusos acusan al servicio secreto ucraniano de estar detrás del atentado, pero Ucrania niega cualquier implicación en la muerte de Dugina.

Dugin, un defensor de la invasión de Ucrania que dice ser cercano al presidente ruso Vladimir Putin, podría haber sido el blanco intencional del ataque que mató a su hija de 29 años, según versiones de prensa.

El funeral

El centro de televisión de Moscú fue el escenario de una gran muestra de luto nacional, ya que políticos de alto nivel, compañeros nacionalistas y amigos pasaron junto al oscuro ataúd de madera de Dugina para despedirse, depositar flores y transmitir sus condolencias a sus padres, sentados cerca.

Los asistentes al funeral, muchos de ellos con flores, ofrecieron sus respetos a Dugina en un salón del centro Ostankino TV de Moscú, donde un retrato suyo en blanco y negro se colocó sobre su féretro abierto.

Dugin habla con un sacerdote durante la ceremonia
Dugin habla con un sacerdote durante la ceremonia - Créditos: @Dmitry Serebryakov

Dugin y su esposa, ambos vestidos de negro, se sentaron junto al ataúd de su hija. “Ella murió por el pueblo, por Rusia, en el frente. El frente es aquí”, expresó Dugin al inicio de la ceremonia.

“Entre las primeras palabras que le enseñamos de niño estaban, obviamente, ‘Rusia’, ‘nuestro poder’, ‘nuestro pueblo’, ‘nuestro imperio’”, dijo Dugin, conteniendo las lágrimas.

Dugin y su esposa, en el funeral
Dugin y su esposa, en el funeral - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

Konstantin Malofeyev, amigo íntimo de la familia y rico magnate empresarial ultranacionalista, marcó el tono de muchos de los homenajes que se sucedieron por parte de los políticos rusos, aclamando a la mujer asesinada como una mártir cuya muerte hacía más importante que Rusia se imponga a Ucrania.

“La gente que lucha contra nosotros no entiende que el pueblo ruso no está formado sólo por los que están vivos ahora. Sino que está formado por los que vivieron antes que nosotros y los que vivirán después. Y nos haremos más fuertes con la sangre de nuestros mártires, señaló.

Dugin compartió lo que dijo fueron las últimas palabras de su hija, durante una feria nacionalista a la que ambos asistieron antes del atentado: “Padre, me siento como una guerrera, como una heroína. Eso es lo que quiero ser, no quiero otro destino. Quiero estar con mi pueblo, con mi país”.

La teoría del FSB

Dugina murió el sábado al estallar una bomba instalada en su vehículo mientras conducía en una autopista en las afueras de Moscú.

La poderosa agencia de seguridad del FSB de Rusia dijo ayer que había resuelto el crimen —solo dos días después de que ocurrió— y señaló a una mujer ucraniana como la atacante de Dugina.

Un asistente al funeral con la letra "Z", símbolo del apoyo a la guerra de Putin
Un asistente al funeral con la letra "Z", símbolo del apoyo a la guerra de Putin - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

De acuerdo con el FSB, entre otras cosas, esa mujer había alquilado un apartamento en el edificio donde vivía Dugina y había ido el sábado a un festival cultural en el que también estaba presente la periodista y politóloga.

“No tengo ninguna duda de que los rusos investigarán esto. Tampoco tengo ninguna duda de que los rusos presentarán ciertas conclusiones”, dijo el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price.

La respuesta de Kiev

Según Kiev, el asesinato fue obra de los servicios secretos rusos y no de Ucrania, según afirmó hoy una alta fuente del gobierno.

“No estuvimos involucrados en la explosión que mató a esta mujer: es obra de los servicios secretos rusos”, dijo Oleksii Danilov, secretario del Consejo de Seguridad y de Defensa Nacional de Ucrania, al diario Ukrainska Pravda.

El funeral de Daria Dugina
El funeral de Daria Dugina - Créditos: @KIRILL KUDRYAVTSEV

“El FSB hizo esto y está diciendo que fue alguno de nosotros quien lo hizo. No trabajamos así. Nuestros hombres y mujeres tienen tareas más importantes”, agregó Danilov.

Para el funcionario ucraniano, “el apoyo a la guerra está cayendo en Rusia y el Kremlin necesita una movilización social. Por eso, el FSB está planificando una serie de atentados terroristas en las ciudades rusas, con tantas víctimas civiles”.

“Dugina fue solo la primera. Ucrania, a diferencia de Rusia, no está en guerra con los civiles”, concluyó el secretario del Consejo de Seguridad y defensa nacional ucraniano.

Quién es Dugin

Duguin, de 60 años, se dio a conocer en los años 1990 en el caos intelectual que surgió tras la disolución de la Unión Soviética. Había sido un disidente anticomunista en los últimos años de la Unión Soviética (URSS).

El intelectual de frondosa barba y aires de profeta asegura tener influencia ideológica sobre Putin.

Dugin, durante el funeral de su hija
Dugin, durante el funeral de su hija - Créditos: @Dmitry Serebryakov

El gobernante ruso se ha vuelto cada vez más hostil hacia Occidente y algunos consideran que Dugin tiene algo de responsabilidad en esto, llamándolo el “Rasputín de Putin o “el cerebro de Putin”.

Putin nunca lo apoyó públicamente, pero el lunes el Kremlin divulgó un mensaje de pésame del presidente, en el cual denunció el “vil crimen” que mató a Dugina.

Dugina también era una figura mediática en televisiones pro-Kremlin, como Russia Today y Tsargrad.

Agencias AFP, AP y Reuters