Rusia cierra el paso a las elecciones a la oposición de Navalni

·4  min de lectura

Moscú, 26 may (EFE).- Rusia cerró hoy el paso a las elecciones a la oposición liderada por el encarcelado Alexéi Navalni, al aprobar una ley que impedirá a los miembros de organizaciones considerados extremistas presentar sus candidaturas a comicios municipales o federales.

"Es importante proteger el poder de estas personas (...) ¿Qué trajo eso en los años 30 en Europa? ¿Qué ha traído en aquellos países que se abren a las fuerzas extremistas?", dijo Viacheslav Volodin, presidente de la Duma o Cámara Baja.

La Duma aprobó la ley justo cuando la intención de voto del partido del Kremlin, Rusia Unida, está por debajo del 30 % en Rusia y del 15 % en Moscú, donde Navalni cuenta con muchos partidarios, a poco más de tres meses de las elecciones legislativas de septiembre.

APARTAR A NAVALNI

El voto del miedo elegido por las autoridades ha sido una draconiana ley que podría afectar en un futuro, según los colaboradores de Navalni, a más de 200.000 personas que trabajaron o colaboraron con sus organizaciones.

Los fundadores y responsables de esas organizaciones no podrán ser elegidos durante cinco años desde la entrada en vigor del fallo judicial sobre la liquidación o prohibición de esas estructuras, plazo que en el caso de los empleados y miembros será de tres años.

Además, la medida es retroactiva, motivo por lo que fue rechazada por 38 diputados, en su gran mayoría comunistas e incluso uno oficialista. Serán vetados los que ejercieron un cargo de responsabilidad en organizaciones declaradas extremistas por un juez tres años antes del fallo y los miembros, un año antes.

También pueden ser vetados aquellos que apoyen esas organizaciones, ya sea mediante donaciones, asesoramientos o declaraciones de respaldo en Internet. Un simple "me gusta" en las redes sociales puede ser motivo de rechazo de la candidatura.

"Esta ley tiene efecto retroactivo, por lo que es absolutamente anticonstitucional", denunció el Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK) de Navalni.

El 9 de junio comienza el juicio que podría declarar extremistas las organizaciones sin ánimo de lucro fundadas por Navalni: FBK, Fondo para la Protección de los Derechos de los Ciudadanos (FZPG) y la red de oficinas del movimiento político del líder opositor.

Según la agencia TASS, sin embargo, la norma no se aplicará a las elecciones que ya hayan sido convocadas antes de su entrada en vigor. Es decir, no afectará a las legislativas de septiembre.

EL KREMLIN CONTRA EL "VOTO INTELIGENTE"

Otro de los objetivos de la ley es combatir el "Voto inteligente", campaña ideada por Navalni que consiste en apoyar al candidato que tenga más opciones de derrotar al representante del oficialista Rusia Unida, lo que preocupa mucho al Kremlin.

Las autoridades consideran que esa campaña, que ha permitido desbancar a los oficialistas de varias asambleas parlamentarias regionales, es "un instrumento de injerencia extranjera en las elecciones rusas".

Aunque Navalni cumple dos años y medio de cárcel, sus aliados quieren seguir adelante con ese voto contra Rusia Unida, que cuenta con la mayoría constitucional en la Duma.

De hecho, los aliados del opositor respondieron a la ley animando a sus partidarios a registrarse en la página de "Voto inteligente" para "unir el voto de protesta" contra el partido que monopolizó el poder como el Partido Comunista de la Unión Soviética.

"Y en 2021 todos juntos echaremos al partido de ladrones y sinvergüenzas de la Duma", señala.

En un intento de contrarrestar el apoyo de Navalni a los candidatos comunistas, el Kremlin apadrinó a principios de año la creación de un nuevo partido entre los socialdemócratas de Rusia Justa, una formación en caída libre, y dos organizaciones nacionalistas.

En caso de protestas opositoras, las autoridades tienen la excusa de la pandemia del coronavirus. Los ayuntamientos de las principales ciudades del país han rechazado todas las solicitudes de manifestación de la oposición.

DENUNCIAS Y VOTO RUSO EN EL DONBÁS

Los últimos dos foros de diputados municipales independientes fueron interrumpidos por la policía en marzo y en mayo, en un caso por motivos sanitarios y en otro porque el organizador era un grupo indeseable para el Estado ruso.

Además, la comisión electoral anunció que en septiembre también podrán votar los habitantes del Donbás ucraniano que han recibido últimamente el pasaporte ruso -más de 600.000-, lo que garantiza su incondicional apoyo a Rusia Unida.

En los últimos días se han sucedido las denuncias de que el partido del Kremlin está presionando a funcionarios, profesores y personal sanitario para que participen en las primarias, en algunos casos bajo amenaza de despido.

Esas denuncias se suman a la expulsión de estudiantes universitarios y al despido de trabajadores del metro de Moscú por expresar su apoyo a las protestas antigubernamentales en favor de Navalni.

Ignacio Ortega

(c) Agencia EFE