Rusia admite el retroceso en Járkov, pero lo llama "reagrupamiento"

·1  min de lectura

Las fuerzas ucranianas están llevando a cabo la mayor contra ofensiva contra los rusos desde el inicio de la guerra. El presidente Volodomir Zelenski denuncia que Moscú bombardeó este domingo centrales eléctricas como represalia por la pérdida de terreno.

Con Xavier Colàs, corresponsal de RFI en Moscú

El ejército ruso insiste en que ha infligido graves daños a las fuerzas ucranianas, pero reconoce indirectamente que la guerra no va según lo planeado. Así se ve en los propios mapas del campo de batalla que va difundiendo Rusia.

Al presidente ruso, Vladimir Putin, le cuesta reconocer esa derrota. Ahora Rusia trata de no perder territorio en Dombás. Algunas fuentes informan de que las fuerzas rusas han recibido la orden de evacuar toda la región.

Primero el Ministerio de Defensa de Rusia recurrió a suavizar el lenguaje: no es retirada sino “reagrupamiento”. Pero el sector más radical del putinismo, que había jaleado desde febrero el avance ruso, ahora ha puesto el grito en el cielo con el fiasco que hay en el frente.

En su canal Telegram, uno de los principales propagandistas del Kremlin, Vladimir Soloviev, ha pedido la ejecución de los comandantes rusos que permitieron la contraofensiva de las Fuerzas Armadas de Ucrania en la región de Jarkov.


Leer más sobre RFI

Leer tambien:
Putin dice que Rusia es más autosuficiente desde que atacó Ucrania
Fuerzas ucranianas dicen haber reconquistado ciudad clave de Kupiansk
Ucrania: El OIEA exige una 'zona de seguridad' en torno a la central nuclear de Zaporiyia