Por qué la ruptura de Zayn Malik y Gigi Hadid afecta de forma diferente a los fans musulmanes

·6  min de lectura
Zayn describe la crianza de su hija y la de Gigi Hadid (Getty Images)
Zayn describe la crianza de su hija y la de Gigi Hadid (Getty Images)

Los fans de Gigi Hadid y Zayn Malik (más conocido como Zayn) se despertaron con una noticia impactante esta mañana: Que la pareja había terminado, según reportan sitios web como TMZ, y que Zayn supuestamente había agredido de manera física a la madre de Gigi, Yolanda Hadid. La ruptura causó más dolor que una ruptura de “Brangelina” o “Bennifer”, al menos para los musulmanes millennials que han sido ardientes partidarios de la relación de Gigi y Zayn, por muy poco convencional que haya sido según los estándares musulmanes tradicionales.

Desde que One Direction apareció en la escena musical a través de X Factor hace más de una década, yo era fan de Zayn (aunque confieso que no he escuchado mucha de su música reciente). En una industria en gran medida vacía de representación musulmana, aquí había un músico de piel morena con raíces en Bradford que fue criado como musulmán (aunque le dijo a British Vogue en 2018 que ya no se identificaba como miembro practicante de la religión). Tenía un nombre árabe, deseaba a sus fans “Eid Mubarak” y ocasionalmente cantaba en urdu. Basta con decir que se ganó al instante el corazón de las chicas musulmanas de todo el mundo. Recuerdo que me quedé a dormir en casa de mi prima poco después de que One Direction saltara a la fama, y ambas nos quedamos enamoradas mirando el póster de Zayn en la puerta de su armario.

Cuando en 2015 se reportó que Zayn estaba saliendo con la supermodelo mitad palestina Gigi Hadid, la pareja no podía ser más perfecta para los fans musulmanes de las dos celebridades. De hecho, el mero hecho de que tuvieran orígenes musulmanes es lo que atrajo a muchos de sus fans musulmanes en primer lugar. Las imágenes de la pareja celebrando el Eid con ropas culturales y afirmaciones como que “él ha leído el Corán tres veces” (como dijo la madre de Zayn, Trisha Malik, a la BBC) fueron suficientes para ganar fans musulmanes en todo el mundo.

Cada uno en la cima de sus respectivas industrias (la música y el modelaje) y cada uno con antecedentes culturales musulmanes (pakistaní y palestino), hicieron una pareja sin precedentes. No importaba que Gigi fuera modelo y desnudara su piel para la cámara, o que el cuerpo de Zayn estuviera cubierto de tatuajes, o incluso que ambos tuvieran un hijo fuera del matrimonio. De hecho, su propia rebelión contra las normas de las tradiciones musulmanas puede haberles hecho ganar más fans musulmanes millennials, que a menudo se encuentran atrapados entre su cultura y las normas sociales contemporáneas, y buscan modelos de conducta diversos y afines.

A lo largo de los años, algunos musulmanes se han entregado obsesivamente a su fascinación de “Zigi” (el apodo que muchos usan para la pareja); numerosos blogs y foros islámicos digieren los comportamientos y actividades de las dos celebridades en un intento de demostrar su “musulmanidad”.

Un artículo de Elle de 2020 titulado “Para los musulmanes de la Generación Z, Gigi y Zayn son algo más que una pareja poderosa de Hollywood” describía con acierto por qué los musulmanes de todo el mundo se identifican con Gigi y Zayn, que quizá no parezcan los musulmanes practicantes estereotipados pero que, sin embargo, hacen suya su identidad pakistaní y palestina y hablan con orgullo de su herencia y su educación musulmana. En una época en la que los medios de comunicación suelen reivindicar injustamente el islam, Zayn y Gigi se convirtieron en un símbolo juvenil y refrescante de cómo pueden ser los musulmanes modernos, milenarios y de la tercera cultura, y se convirtieron, sin saberlo, en iconos populares que combaten la islamofobia generalizada en Occidente. Han sido un icono unido de la diversidad en una industria que ha sido típicamente blanqueada e ignorante de los matices musulmanes.

En marzo de 2017, Gigi protagonizó la primera portada de Vogue Arabia adornada con un escandaloso velo facial. Compartió la foto en Instagram y declaró: “Ser medio palestina significa el mundo para mí”. Junto con su hermana Bella Hadid, Gigi ha sido una firme defensora de la causa palestina, al igual que Zayn. Sus posturas políticas sobre Palestina les valieron una nueva oleada de apoyo por parte de los fans musulmanes. Su relación de carácter privado y su decisión de proteger a su hija de la mirada pública también fueron muy comprendidas y aplaudidas por sus seguidores.

Muchos percibían que la vida de la pareja era perfecta. Sin embargo, esa burbuja se rompió ayer, con la noticia de su aparente ruptura abrupta y las acusaciones de agresión. Los fans de todo el mundo están desolados, pero los que son musulmanes están aún más afectados, ya que su visión de esta pareja musulmana ideal y glamurosa se ha roto.

Las acusaciones de agresión contra Zayn (que él ha negado “categóricamente”) son en especial descorazonadoras, ya que los musulmanes suelen tratar de desmentir el estereotipo extremista, tan difundido, de que sus hombres son opresivos y violentos. Que se le acuse de golpear a una mujer es una pastilla difícil de tragar para sus millones de fans musulmanes.

Mientras escribo esto, las investigaciones periodísticas revelan que Zayn fue acusado de cuatro cargos de acoso, a los que se declaró “no contest” (esto no admite la culpabilidad, sino que acepta el castigo, que en este caso asciende a 360 días de libertad condicional, la realización de un curso de control de la ira y la selección para un programa de supervisión de la violencia doméstica).

Sin embargo, muchos de los fans de Zayn lo defienden con ardor en Twitter, y numerosos memes circulan por la red, describiendo a Zayn como un padre protector y a Yolanda como una suegra entrometida, destructora del hogar y ávida de fama. Puede que los fans se sientan desconsolados por la noticia de la ruptura, pero trolear no es la respuesta, y menos desde una perspectiva islámica que fomenta la compasión y la empatía.

Como musulmana que anhela ver más representación de mi clase en los medios de comunicación, admito que a menudo he sentido una sensación cálida y difusa al ver las imágenes de Instagram de Gigi y Zayn (a veces acompañados por el bebé Khai, cuyo rostro siempre está oculto). Y aunque se les perciba como una “pareja de poder musulmana”, creo que los musulmanes nos apresuramos demasiado a asignar pedestales a los famosos que no piden la responsabilidad de ser vistos como modelos de la fe de sus padres.

Puede que su reinado como “pareja de poder” haya terminado -al menos por ahora-, pero quizá los fans podrían aprovechar este tiempo para revisar sus propias intenciones, prioridades y pasiones. Deberíamos pensárnoslo dos veces antes de idolatrar a los famosos, insistir en su inocencia en casos de supuesta violencia y perdernos en el frenesí del fandom, y, solo tal vez, concederles la privacidad que han pedido todo el tiempo.

Relacionados

Zayn Malik es acusado agredir verbal y físicamente a Yolanda Hadid, madre de Gigi Hadid, durante un altercado

Zayn Malik no contesta a cargos de acoso a Hadid y su madre

Bella Hadid sintió “enorme presión” para proyectar imagen de “sexbot” a los 17 años

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.