Rumbo a cuarto informe realizan análisis sobre economía mexicana

·7  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 1 (EL UNIVERSAL).- En el marco del Cuarto Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la organización México, ¿Cómo Vamos?, realizó un recuento sobre la situación del desempeño socioeconómico en el país e hizo un análisis sobre qué tanto se ha logrado en la presente administración morenista.

¿Hubo reducción en la desigualdad de ingresos en México? Uno de los temas centrales en el Informe de López Obrador será la reducción de la desigualdad de ingresos, pese a la falta de crecimiento económico.

Este análisis tiene como finalidad saber si la reducción es consecuencia de políticas públicas implementadas por la actual administración o si es una consecuencia más del impacto de la pandemia.

López Obrador señaló que "De acuerdo a información del INEGI, los más ricos, en promedio, llegaban a ganar, cuando llegamos, 18 veces más que los pobres, en una encuesta, dada a conocer el año pasado, ya no eran 18 veces, eran 16 veces. Quiere decir que la brecha se está reduciendo, porque antes pocos tenían mucho y muchos tenían poco", explica el análisis.

El análisis resalta que la reducción no es sinónimo de una disminución de la desigualdad social ya que en las encuestas de ingresos en los hogares como la ENIGH tienen como limitante que los hogares de mayores ingresos tienden a subreportar (bajar) sus ingresos de capital y la posibilidad de que el diseño muestral de las encuestas no contemplaría a los hogares de mayor riqueza, el 1% de los hogares más ricos del país, por ejemplo.

El Consejo de Evaluación de la Ciudad de México, ajustó la distribución de ingresos a partir del Sistema de Cuentas Nacionales del INEGI.

Como resultado se menciona que si bien existe una reducción en el coeficiente de Gini (detector de la desigualdad salarial) entre 2018 y 2020, esta se explica por una caída generalizada de los ingresos en los distintos deciles de ingresos (serie de particiones que se llevan a cabo en los datos de una muestra o población).

Sesenta y tres de 100 de los hogares más pobres en el país se encuentran en situación de alto riesgo, menciona el análisis, así como un incremento generalizado de los precios en 2022 en la canasta básica.

Observan que en 2020, únicamente 37% de los hogares más pobres (decil I de ingresos) eran beneficiarios de programas sociales, una disminución considerable a lo observado en 2018 donde el alcance era del 56%.

De acuerdo con la investigación de la organización, la política social implementada por la presente administración no tiene un principio redistributivo, pues en 2020, el 10% de hogares más pobres se quedó con un 10% del monto total de transferencias redistribuido (en 2018 era el 18%), mientras que el 10% más rico se queda con 8% del total de programas sociales (en 2018 era el 4%).

En ese sentido, las transferencias gubernamentales (tipo de ingresos más importantes que forman parte de la estructura financiera de los municipios) tienen un carácter menos progresivo (más regresivo) que lo observado en administraciones anteriores.

Se observa que la política social de transferencias directas durante 2020 aumentó mucho más en los hogares más ricos que en los más pobres, con una variación mayor en los hogares más ricos de la población.

Transferencias gubernamentales crecieron más para los hogares de mayores ingresos. México, ¿Cómo Vamos? muestra una gráfica en que se observa que, de los diez principales programas sociales de la actual administración, cinco de ellos son regresivos; es decir, el dinero público no está focalizado hacia las poblaciones que más lo necesitan.

"Al analizar el programa de Pensión para personas adultas mayores encontramos que el programa en 2018 tenía un coeficiente de concentración de -0.212, mientras que en 2020 presenta un coeficiente de -0.049, lo que significa que ha perdido su poder progresivo y tiende a ser neutral (0)".

Inflación, el golpe más alto. La inflación de la primera quincena de agosto fue lo más alto visto desde diciembre del 2000.

Con una inflación en los alimentos del 14.54% en la primera quincena de agosto de 2022 (y que continúa a la alza), el incremento en el precio de la comida en general y la canasta básica, la situación se torna alarmante ante un México con una población del 38.3% en pobreza laboral.

Se sabe también del alza de diversos alimentos de la dieta de los mexicanos que continúan al alza como: la tortilla de maíz, que presentó "una variación anual de 13% en la primera quincena de agosto y fue el tercer genérico con mayor incidencia quincenal".

En un seguimiento quincenal realizado por México, ¿Cómo Vamos?, de 24 productos de primera necesidad considerados en el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic), presentado por el presidente López Obrador, la organización considera que para que este sea exitoso debería observarse una contención en la evolución del nivel o alza de precios de estos artículos.

El estudio señala que, en términos presupuestales, los recursos destinados al PACIC se concentraron principalmente en el subsidio a las gasolinas (eso beneficia más a los hogares de mayores ingresos).

Pandemia golpeó a la economía mexicana. La economía mexicana ya mostraba debilidad antes de la pandemia. Después de alcanzar un pico en el tercer trimestre de 2018, la actividad económica inició una trayectoria descendente, con tasas trimestrales menores al 0.2% o negativas entre finales de 2018 e inicios de 2020.

En una gráfica se muestra el PIB al segundo trimestre de 2022 (2T2022) se encuentra al 98.9% del PIB observado en el cuarto trimestre de 2019 (4T2019).

El aumento al salario mínimo y un nivel histórico en la población en pobreza laboral. Actualmente, el salario mínimo equivale a $172.87 diarios en el país y $260.34 en la zona fronteriza. Las personas que perciben este ingreso tienen la posibilidad de costear 1.7 y 2.5 veces el valor de la canasta alimentaria urbana. Sin embargo, esto es únicamente si se asume que son hogares unipersonales.

A pesar del incremento en el poder adquisitivo en términos reales observado en las y los trabajadores más pobres del país, sigue siendo un reto el nivel de pobreza laboral presente en el país. Después del 36.6% de personas en pobreza laboral, a raíz de la pandemia se registró un nivel histórico en la población en pobreza laboral 46%.

Estancamiento del mercado laboral mexicano. Desde enero de 2022, los puestos de trabajo registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ya habían rebasado el nivel observado previo a la pandemia. Sin embargo, desde marzo de 2022 se observó un estancamiento:

En el segundo trimestre de 2022 solo se agregaron 62 mil 856 puestos de trabajo, de la meta de al menos 100 mil por mes que nuestro país requiere: en abril únicamente se registraron 5 mil 490, en mayo se observó una pérdida de casi 3 mil puestos de trabajo y en junio se presentó un incremento de 60 mil 221.

En el último mes que se tiene registro (julio) se observó un incremento de 10 mil 726 puestos de trabajo: 4 mil 436 puestos más de hombres y 6 mil 290 más de mujeres.

Inversión en México. De acuerdo al informe de la Secretaría de Economía sobre cifras preliminares de Inversión Extranjera Directa (IED) del primer semestre del año, se observa un incremento significativo, y este estudio señala que sería en una buena parte por la fusión de Televisa con Univisión y por la reestructuración de Aeroméxico.

"No obstante, al quitar el efecto de estos dos eventos se sigue observando una cifra 12% mayor a la observada en el mismo periodo de un año antes, cifra positiva para nuestro país dada la gran importancia de la inversión para detonar crecimiento económico".

Remesas. El incremento en la recepción de remesas es un buen indicador. En mayo de 2022 se alcanzó el máximo histórico en el flujo mensual de entrada de remesas a México, no obstante, la organización menciona que no se debe contemplar a este indicador como señal de un buen desempeño de la economía mexicana, sino todo lo contrario, pues revela que el mercado laboral mexicano no ha sido lo suficientemente robusto históricamente para incorporar a todas aquellas personas que decidieron migrar en búsqueda de mejores oportunidades laborales.

De acuerdo con la información reportada en ENIGH 2020, no existe evidencia de que los incrementos en entradas de remesas en el país estén permeando en los hogares de menores ingresos.