Rumba Caliente: Adaptarse o morir

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 14 (EL UNIVERSAL).- Lucio Zárate, como muchos de los sonidos en México, empezó su labor desde "las cabinas" (conformado principalmente por laptop, monitor y mezcladora) y aunque esta forma de trabajar fue muy criticada años atrás por el movimiento, fue el "motor" para que muchos exponentes pudieran continuar con su labor.

Así lo señala Rumba Caliente quien, orgulloso menciona que en estos últimos años su ritmo de trabajo aumentó considerablemente.

Él sabe dar su espectáculo con un gran equipo o con los elementos mínimos, aunque refiere, a algunos ambientadores de jerarquía sí se les complicó llevar "lo menos".

"El público estuvo conmigo cuando era cabinero y me apoyó ahora que pude lograr mi audio, yo ya vi cómo son las dos caras de la moneda. Ahora nos tuvimos que adaptar a los tiempos, los precios y la forma en que trabajamos. Nadie pensó que locutores de jerarquía volverían a cabinear, pero a mí esa experiencia me ayudó".

Lucio manifiesta que las personas le confiesan que es agradable trabajar con él, porque adapta rápido su equipo de trabajo. "No soy de dar problemas y además, hay que cuidar el equipo de quien nos invita a una tocada", señala el locutor.

A días de que se lleve a cabo la Peregrinación Sonidera, este 20 de octubre, Rumba Caliente espera sea el banderazo de salida para los eventos masivos, aunque la comunidad espera el visto final de las autoridades sanitarias.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.