Rumania: manifestantes intentaron tomar por asalto el Parlamento rumano en una protesta contra el pase sanitario

·2  min de lectura
La policía antidisturbios contiene a los manifestantes
Alexandru Dobre

BUCAREST.- Cientos de manifestantes de extrema derecha manifestaron este martes contra un proyecto que exige pases sanitarios en los lugares de trabajo, con el cual las autoridades esperan limitar la propagación del coronavirus y evitar otro colapso del sistema de salud del país.

Los manifestantes, que convergieron frente al edificio del Parlamento ondeando las banderas nacionales, bloquearon el tránsito coreando “¡Libertad!” y decenas entraron a la fuerza en el patio del edificio. Algunos intentaron avanzar al interior pero fueron detenidos por la policía.

Rumania, un país de la Unión Europea de 19 millones de habitantes, enfrentó su aumento más letal de infecciones y muertes por coronavirus durante octubre y noviembre, cuando las unidades de cuidados intensivos en todo el país se vieron abrumadas por pacientes con Covid-19 y las morgues de los hospitales se quedaron sin espacio.

Las autoridades endurecieron las restricciones a fines de octubre y los casos comenzaron a descender. Pero ahora buscan nuevamente cómo evitar otro sombrío brote del virus, sobre todo luego de que Rumania confirmó más de una docena de casos de la expansiva variante ómicron.

Algunos manifestantes religiosos rezan contra el pase sanitario en el marco de la protesta frente al Parlamento
DANIEL MIHAILESCU


Algunos manifestantes religiosos rezan contra el pase sanitario en el marco de la protesta frente al Parlamento (DANIEL MIHAILESCU/)

El proyecto en discusión requiere que quienes vayan a sus lugares de trabajo presenten certificados verdes. Estos pases se darán con la vacunación completa, demostrando que se cursó la enfermedad, o presentando una prueba negativa. Se introducirían después de tres semanas consecutivas de una tasa de infección por Covid-19 en aumento y una vez que se supere una cierta tasa de incidencia.

A la protesta asistieron varios grupos de derecha, incluidos seguidores del partido nacionalista AUR. El copresidente de AUR, George Simion, instó en un video a la gente a “apoyarnos hoy para bloquear el certificado verde” y calificó el proyecto de ley como “inconstitucional”.

“Del lado de AUR, del lado de las personas que tienen la cabeza derecha, que quieren justicia”, dijo en su llamado a la población a acompañar la protesta.

Solo el 40% de la población de Rumania, o 7,7 millones de personas, recibieron dos dosis de vacunas. Unos dos millones también recibieron la dosis de refuerzo que se considera necesaria para combatir la variante ómicron.

El Ministerio de Salud de Rumania dijo el lunes que la adopción de la ley sobre el certificado digital “debe tener en cuenta el interés de la salud pública”, pero también debe atender al “correcto funcionamiento de la economía”.

Durante las vacaciones de invierno, se espera que cientos de miles de rumanos que viven en el extranjero regresen a casa, lo que llevó a las autoridades a implementar formularios de ubicación de pasajeros para mejorar la trazabilidad de las infecciones.

Agencias AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.