Rubí Ibarra, de la pesadilla de sus XV años a un posible futuro en la TV

·8  min de lectura
Alejandra Wiessner y Rubí Ibarra, exparticipantes de 'La Academia', el 'reality show' de TV Azteca. (Foto: Pedro Mera/Getty Images).
Alejandra Wiessner y Rubí Ibarra, exparticipantes de 'La Academia', el 'reality show' de TV Azteca. (Foto: Pedro Mera/Getty Images).

Rubí Ibarra dio un salto inesperado y pesadillesco a la fama cuando un video en el que su padre invitaba a todo el mundo -literalmente- a su fiesta de XV años se convirtió en la comidilla de la prensa de México y el resto del mundo en el 2016 y la celebración acabó saliéndose de control. Ahora, tras su reciente y muy cuestionada participación en La Academia, la aspirante a cantante parece haber encontrado una oportunidad en el mundo del espectáculo con una posible incursión en la conducción.

Todo comenzó con un video publicado en Facebook. Rubí, ataviada con un vestido de quinceañera, posaba con sus padres anunciando la celebración para la última semana de diciembre de 2016 (en realidad, el cumpleaños de la joven es en agosto) en la pequeña comunidad de La Joya, en el estado de San Luis Potosí, ubicado justo en el centro del territorio mexicano.

Credencio Ibarra, su padre, invitaba públicamente al agasajo para todo el que quisiera asistir porque, además de festejar a la cumpleañera, entre los atractivos habría una chiva —carrera de caballos— con un premio mayor de 10 mil pesos mexicanos (unos 488 dólares en ese año), además de la presentación de varios grupos de música norteña.

Pero según Anaelda García, madre de Rubí, la invitación solo era para las regiones vecinas, "luego no sé qué medio lo copió, lo subió a Internet y se hizo como, no sé, una invitación a todo el mundo". La prensa mexicana reprodujo el video hasta el empacho y de ser un evento local y regional muy pronto la noticia ocupó espacios en la prensa internacional como la BBC y CNN. Casi todos los medios, sin importar cuán respetado o tradicional, se sumaron al festejo. Incluso la revista TV y Novelas le dedicó una edición completa a la fiesta.

En la página oficial —¡sí, página oficial!— de Facebook creada para el evento, unas 1.3 millones aseguraban su asistencia. El secretario general del Ayuntamiento de Villa Guadalupe, San Luis Potosí –al que pertenece La Joya–, Jorge Antonio Belmares Hernández, aseguró que estaban preparados para recibir a 10 mil visitantes. Algunos medios informaron que esa cifra no se alcanzó, que llegaron unas cuatro mil personas, pero la mayoría manejó cifras muy superiores entre 30 mil y 60 mil personas.

Una vez superada la pesadilla —una persona murió durante la fiesta— y tratando de rescatar algo de la celebridad alcanzada, en el 2017 la disquera Video Visa Récords, de Dallas, Texas, le ofreció a Rubí un contrato para grabar su primer disco en el género pop grupero. Sin embargo, su primer sencillo fue en el género urbano, 'No quiero nada', que, según dijo, nació inspirado por J Balvin, Nikki Minaj, Ariana Grande y Thalía. "Lo que no me llama mucho la atención es el arte histriónico, me gusta más la música, es a lo que quiero dedicarme completamente".

Con algunas campañas de por medio, alguna que otra presentación, parecía que Rubí lograría el éxito que deseaba, pero la inexperiencia le pasó factura y una mala decisión la enfrentó con el lado oscuro de la fama.

Rubí Ibarra en los Premios MTV MIAW del 2017 en el Palacio de Los Deportes.  (Photo by Victor Chavez/WireImage)
Rubí Ibarra en los Premios MTV MIAW del 2017 en el Palacio de Los Deportes. (Photo by Victor Chavez/WireImage)

En mayo de 2018, algunos de sus seguidores notaron que la joven celebridad estaba ausente de sus redes sociales. "Mucha gente me ha dicho qué ha pasado con mis redes sociales, más con la de Instagram, con la que yo estaba verificada; no les he querido decir pero ya les voy a decir: mi exmánager (representante de Lorena Herrera y Maribel Guardia) me quitó mi página, las que ya estaban verificadas tanto como Facebook e Instagram, me las quitó, se las quedó él, no sé si las borro, las escondió, no sé, el chiste es que ya no aparecen", dijo desde una nueva cuenta.

Sin un representante de por medio, la incipiente cantante sacó varias canciones más en su canal de Youtube pero poco tiempo después anunció que se retiraría para iniciar sus estudios en Comunicación, con especialidad en televisión.

Ya sin toda la atención (y morbosidad) mediática causada en 2016, Rubí mantuvo un perfil moderado en redes sociales donde daba entender que sus días en la modesta La Joya habían quedado atrás y ahora se rodeaba de un estilo de vida lujoso entre mansiones, grandes albercas, camionetas, fantásticos destinos turísticos y hasta en foros de televisión donde alguna vez fue invitada.

De nueva cuenta su canal en YouTube se inundó de tutoriales de maquillaje, retos y respuestas a preguntas que sus seguidores le realizaban sobre su vida privada. En uno de ellos contó lo difícil que le resultó afrontar la viralidad de su fiesta de XV años, por lo que tuvo que tomar terapia psicológica.

"Cuando yo veía todo eso en redes sociales... muchas personas comenzaron a meterse con mi físico, con mis papás (...). Cuando veía todo ese tipo de comentarios realmente me afectaban demasiado porque estábamos ajenos a todo eso. Estuve mucho tiempo con ansiedad, me crearon inseguridades, no quería salir de mi cuarto, lloraba. Mi mamá hasta me quitaba mi celular. Estuve un tiempo viviendo en Monterrey y fui al psicólogo, pero para ser sincera no me ayudó, me sentí peor. Para mí la mejor terapia sin duda alguna fue el tiempo y mi familia", dijo en una entrevista en 2021.

Ese mismo año, el regreso de uno de los realities más famosos de TV Azteca, La Academia 20 años, significó una nueva oportunidad para Rubí en su intento de ser cantante y, tal vez, quitarse de una vez por todas la imagen de quinceañera que la persigue.

Rubí Ibarra en el primer concierto de 'La Academia 2022' en junio de 2022 (Foto: Medios y Media/Getty Images).
Rubí Ibarra en el primer concierto de 'La Academia 2022' en junio de 2022 (Foto: Medios y Media/Getty Images).

Cuando se dio a conocer que la antigua quinceañera formaría parte de la nueva generación del programa, varios pegaron el grito en el cielo, entre ellos la temible jueza Lola Cortés quien en un principio criticó a los nuevos integrantes al considerar que no tenían talento y arremetió en contra de quienes los eligieron.

Arturo López-Gavito, otro de los jueces recurrente a lo largo de varias ediciones, se sumó a las críticas y tuiteó que la joven no tenía la voz para mantenerse en el concurso. "Quizás tu futuro esté en las redes sociales o en otro perfil".

Los fans de Rubí reaccionaron ante lo que consideran bullying por parte de López-Gavito, una estrategia de marketing por parte de la producción o la dureza con la que se dirigían a ella. En un intento de calmar a la audiencia, el programa informó que Rubí estuvo muy cerca de una psicóloga para trabajar con sus emociones. Sin embargo, el par de jueces insistió en que si no estaba preparada para enfrentarse a los señalamientos y la crítica para mejorar su desempeño como cantante, entonces la carrera musical no era para ella.

Para esa tercera semana del concurso, la aspirante también había expresado su deseo por salirse. "Para ser honesta, no me siento ya cómoda porque no avanzo, y me lo han dicho muchas veces, no lo tengo, no sé qué estoy haciendo aquí". El director Acha trató de evitarlo por medio de disuasión sentimental, alegando que, de hacerlo, estaría dando la espalda a quienes la apoyaban y no ser consciente de la oportunidad única que vivía.

El chantaje resultó y Rubí permaneció hasta llegar a convertirse en una de las cinco finalistas. El concurso lo ganó la hondureña Cesia.

Una vez acabado el reality, el futuro de Rubí parecía un misterio hasta hoy, cuando en una plática en el programa Sin afán de molestar la potosina reveló que ha recibido múltiples propuestas para unirse como conductora en la pantalla chica y justamente en la empresa del Ajusco. "Hay algunas cosas (propuestas) sobre conducción de programas, sí (en TV Azteca) pero también afuera de la televisora, pero en eso no es en programas, lo de TV Azteca sí", dijo la joven.

Estamos todavía hablando sobre eso. Me ofrecieron cosas de conducción, la verdad es que me han ofrecido en muchas cosas, en programas, en digital, que obviamente han sido en muchas áreas que obviamente en estos días vamos a estar viendo (...), si en programa, en algo digital o meternos en algo matutino.Rubí Ibarra

Aún sin certeza en su futuro, para nadie es desconocido que entre los más de 300 alumnos egresados de La Academia desde el 2002, solo algunos han logrado el estrellato y no precisamente en el canto (salvo excepciones como Carlos Rivera y Yuridia).

El programa se ha convertido más en una cantera para formar profesionales de otras artes como el teatro musical, el cine y hasta la conducción, como han sido los casos de Yahir y Cynthia Rodríguez. Quizá este sea el mismo rumbo para Rubí una vez que se concreten las negociaciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

“Vivió el sueño de muchos”: Daddy Yankee invita a abuelita a ‘perrear’ sobre el escenario