Los ‘royals’ y los tabloides, una relación de fascinación, odio e intereses

AFP - JUSTIN TALLIS

La publicación de las memorias del príncipe Harry, donde pone al desnudo su vida y la de la monarquía británica, echan luz sobre el complejo vínculo entre una realeza celosa de su intimidad pero que no duda en utilizar la prensa sensacionalista para controlar su imagen.

Antes de regresar a Irlanda, Katie Lavelle cumplió con el ansiado deseo de su madre: Comprar las memorias del príncipe Harry, pese al lluvioso día. Por fortuna, no hay filas, ni hay muchos clientes en una librería en Trafalgar Square, en el centro de Londres.

Le cuenta a RFI que no leerá el libro porque no le interesa la monarquía, pero sí su mamá porque “le gusta el drama” y tiene claro que Harry ha publicado el libro “para ganar dinero. Él necesita dinero, claramente”.

Por su parte, Matthew, turista de Los Ángeles, donde Harry y Meghan viven, y aunque no compró el libro, asegura que ve en la prensa de Estados Unidos “buenas cosas” sobre la pareja.

Sin tapujos ni eufemismos. El príncipe Harry, el hijo menor del rey Carlos III, ha roto el protocolo real para criticar, directamente y con mayúsculas, lo que considera una persecución feroz por parte de los tabloides contra su familia.

Tanto en su biografía Spare, como en su documental en Netflix, Harry enterró la sutileza de príncipe para levantar la voz en contra de los periódicos sensacionalistas que le han dedicado parte de sus coloridas páginas tanto a él como a su esposa Meghan Markle.

Harry detalla cómo el que fue un flechazo a primera vista terminó siendo una dolorosa pesadilla personal que le hizo revivir la tragedia que le cambió la vida: la muerte de su madre, Diana, en un accidente de tránsito en París en 1997 con apenas 12 años.

Una relación de amor y odio


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Los británicos frente al explosivo libro del príncipe Harry