Rosario: diez menores fueron heridos de bala este mes por la violencia narco

Germán de los Santos
·5  min de lectura
Una beba de un año recibió seis disparos al ser atacados sus padres en Rosario
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

ROSARIO.- Diez menores resultaron heridos de bala este mes, en ataques vinculados a las organizaciones criminales que manejan la venta de drogas en esta ciudad. Un niño recibió un tiro, en promedio, cada tres días durante este mes, que por las cifras de homicidios no fue uno de los más violentos de los últimos años. En enero se cometieron 12 asesinatos, mientras que en el mismo mes del año pasado se habían notificado 26 muertes.

Hoy fue herida de seis disparos en el abdomen una beba de un año y se encuentra en grave estado. Su padre y su madre también fueron alcanzados por las balas en un hecho que provocó conmoción en el oeste de Rosario, donde un hombre entró durante la madrugada en la casa de esta familia, tras derribar la puerta, y comenzó a disparar. El padre de la beba es hermano de Nelson Alexis Aguirre, un narco de la zona que está preso por un asesinato.

Otro niño fue blanco de las balas ayer. En Uruguay al 6300, en el oeste de Rosario, cuatro jóvenes en dos motos dispararon contra una casa donde hirieron a un hombre de 30 años de dos balazos y a su hijo. El chico de tres años se recupera tras recibir un disparo en el brazo derecho.

Los niños son víctimas de esta violencia desenfrenada en Rosario como consecuencia de una metodología que empezó a imponerse en 2013 y que se radicalizó a partir de 2018, con ataques a los frentes de las casas de los jueces y funcionarios judiciales, atentados que fueron originados por la banda Los Monos.

El primer crimen con este método fue el de Lourdes Cantero, una chica de 14 años que murió de un disparo en el estómago cuando dos sicarios de Los Monos cumplieron lo que les había ordenado Ramón Machuca, uno de los líderes, por teléfono: "Dale a mansalva nomás".

Secuestro en una colonia: la sospechosa fue indagada por abuso y sustracción de menores

El objetivo de la banda era dejarle un claro mensaje a Nicolás, hermano de Lourdes, un joven que vendía drogas y que actualmente está preso en la cárcel de Villa Devoto. Una bala entró por la ventana y mató a la adolescente que cenaba con sus hermanas ese 15 de mayo de 2013.

Esa forma de intimidar que muchas veces provoca muertes fue iniciada por Los Monos contra funcionarios judiciales. Sicarios de esta organización criminal, que recibían órdenes de Ariel Cantero, alias Guille, desde la cárcel, atentaban contra residencias de jueces como una forma de venganza por haber intervenido en el proceso judicial que terminó con fuertes condenas contra el clan narco en diciembre de 2018.

La violencia narco dejó en Rosario a diez menores heridos de bala este mes
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera

En octubre pasado un equipo de fiscales, encabezado por Matías Edery, pidió contra los nueve imputados identificados en diez ataques, entre los que figura como ideólogo Cantero, penas de hasta 24 años de prisión. Se sumará a las otras siete condenas que pesan sobre la espalda de Guille Cantero, que acumuló desde 2013, cuando se entregó, sentencias por 62 años de cárcel.

Otros grupos criminales, incluso con menor poder de fuego que Los Monos, comenzaron a emplear ese método para usurpar viviendas, para amenazar a deudores y rivales en sus territorios.

La cifra de la violencia: 871 heridos de bala en un año

Estos ataques desenfrenados a balazos, en los que se utilizan en muchos casos pistolas 9 milímetros con cargadores de 30 proyectiles -con el objetivo generar un mayor estruendo y dejar la mayor cantidad de marcas en las paredes- provocaron que se incrementara la cantidad de personas heridas por armas de fuego, que terminan en las salas de terapias de los hospitales públicos. Este año fue crítico por la alta demanda en estos sectores de atención sanitaria ocupados por pacientes con Covid-19.

En Rosario, 871 personas fueron heridas de bala el año pasado, según cifras oficiales del Ministerio Público de la Acusación y del Observatorio de Seguridad Pública, del gobierno de Santa Fe. Lo que implica que por cada homicidio concretado hubo cinco lesionados por armas de fuego que se salvaron de la muerte. Cuatro de cada diez heridos en la ciudad fueron varones menores de 25 años. La tasa de letalidad en relación con incidentes con armas de fuego orilló el 20 por ciento. Podría interpretarse que salvaron su vida por una cuestión de puntería.

La fiscal Valeria Hourigot detalló esta semana que en Rosario se registran entre siete y diez ataques a balazos contra casas por día. Dijo que los jóvenes que los ejecutan cobran unos 3000 pesos. Por matar a una persona perciben 50.000 pesos. "Nos llamó la atención hace poco un caso en el que la persona que acepta este encargo tenía un trabajo medianamente digno y así todo, fuera del horario laboral hacía este tipo de hechos", describió.

Drogas: otro asesinato por narcomenudeo en los alrededores de la villa 1-11-14

"Hay una gran cantidad de jóvenes que están envueltos en estas redes con diferentes roles, incluso jactándose de ser parte de una organización como algo positivo. Se sienten orgullosos de formar parte de eso. Hay todo un cambio cultural muy fuerte", afirmó la funcionaria en diálogo con LT8.

Haurigot dijo además que muchas balaceras se originan desde la cárcel. "El problema de las prisiones es terrible porque mueve toda una serie de situaciones de violencia afuera. Esto antes no pasaba. La violencia quedaba adentro de la cárcel".