“Rompen todo y entran”: denuncian una ola de robos a un complejo escolar a seis kilómetros de la gobernación bonaerense

·4  min de lectura
Escuela secundaria N°69 de Ringuelet
Escuela secundaria N°69 de Ringuelet - Créditos: @Matías Adhemar

LA PLATA.– “Familias: este lunes 12/9 se suspenden las clases en ambos turnos ya que el viernes a la noche o en la madrugada entraron nuevamente a la escuela y realizaron destrozos. Esto es muy, muy, triste porque están destruyendo lo poco que podemos brindar a sus hijos”. La escuela primaria N°25 Manuel Dorrego, de Ringuelet, envío este mensaje a la comunidad educativa; así, no hubo festejos por el Día del Maestro. El edificio está pegado a la secundaria N°69, donde los robos se reiteraron a lo largo del año.

En la puerta de escuela N°25 hoy hay apostados un patrullero y dos policías. La semana que pasó, tras el envío de la circular, los diarios El Día y Hoy informaron que el establecimiento tiene un triste récord de 34 robos en lo que va del año.

Alta demanda laboral: por qué no se consiguen suficientes postulantes para un puesto clave en educación

Los uniformados presentes en el complejo escolar –que corresponden al comando de patrullas de La Plata– se lamentan: “Sí, escuchamos que ya entraron a robar 34 veces. Pero nosotros venimos por otro tema. Venimos porque dos mamás se pelearon a trompadas a la salida”, expresa uno de los agentes, que se niega a identificarse.

La escuela primaria N°25 y la secundaria N°69 son blanco de múltiples intrusiones
La escuela primaria N°25 y la secundaria N°69 son blanco de múltiples intrusiones - Créditos: @Matías Adhemar

En la comisaría 6a. de Tolosa, situada a 20 cuadras del lugar, aseguran que solo fueron tres los robos denunciados en el complejo escolar, situado en Camino Centenario entre 511 y 512. Hay poco personal y están demasiado ocupados para precisar las fechas o mostrar las actas, según se informa a LA NACION. “Estamos con allanamientos”, se excusan.

La directora de la escuela secundaria, Rita, sostiene que los robos no fueron más que cinco. Solicita que LA NACION se comunique a la Dirección General de Cultura y Educación provincial para tener más precisiones. Pero en la cartera a cargo de Alberto Sileoni tampoco brindan precisiones sobre los robos reiterados. El complejo escolar funciona a solo seis kilómetros de la sede de la gobernación.

Los alumnos, los padres y los maestros hablan por lo bajo: afirman que ya son decenas las veces que entraron desconocidos, aunque no siempre fueron robos. Sí hubo un robo grande de 19 computadoras, netbooks provistas por el Gobierno, en julio. Luego, múltiples hurtos menores: intrusos que se llevan comida del comedor que funciona al mediodía y a media tarde, vándalos que entran a tirar huevos y otros que ingresan a desparramar bolsas de azúcar. Todos hechos de violencia que atormentan a los estudiantes, que ya sienten temor a la hora de ir a estudiar.

Hay alumnos que confiesan que van a la escuela con miedo por la inseguridad dentro y fuera de la escuela
Hay alumnos que confiesan que van a la escuela con miedo por la inseguridad dentro y fuera de la escuela - Créditos: @Matías Adhemar

Valentina L., una alumna de sexto año de secundaria, tiembla en la puerta de establecimiento educativo. “Hay mucha inseguridad. Tengo miedo. Tenés que venir acompañado porque acá en la esquina no más ya te sacan todo –se lamenta la chica, de 17 años–. Encima las mamás se agarran a palos afuera”.

“A la deriva”

Las preceptoras del lugar cierran las puertas de acceso con llave y candado, aunque es de día y esta la policía en la puerta. Parece un acto reflejo, desmesurado. Pero los profesores no están tranquilos. “Sí, ya robaron 34 veces”, afirma un grupo de alumnos que está en la hora de clase de educación física jugando al vóley en un predio lindero a la escuela. “Es refeo. Rompen todo y entran”, agregan.

Los padres de los alumnos que asisten a buscar a sus hijos también se quejan. “Estamos a la deriva. Nadie nos da bola. No ponen seguridad, nada. No les importa”, sostiene una madre que no quiere dar el nombre por miedo a sufrir represalias una vez que la nota se publique. “Nos sentimos mal”, sostienen Lautaro F., Oriana S. y Graciela S. en la vereda de afuera de la escuela.

"Estamos a la deriva", dicen los padres de los chicos de la escuela secundaria N°69, en Ringuelet
"Estamos a la deriva", dicen los padres de los chicos de la escuela secundaria N°69, en Ringuelet - Créditos: @Matías Adhemar

Consultados, voceros del Ministerio de Seguridad bonaerense niegan que los robos hayan sido decenas y sostienen que fueron “entre tres y cinco”.

Pero ahora que los diarios locales informaron sobre la reiteración de hechos violentos pasa un patrullero del grupo GAD por la puerta del complejo escolar. La cercana comisaría 6a., situada en la calle 1 entre 527 y 528, tuvo prioridades más urgentes. El viernes se escaparon tres presos de la dependencia, que no tiene ni rejas en la entrada de acceso, y durante las últimas horas todo el barrio estuvo conmocionado con la búsqueda de los delincuentes. El operativo demandó varios allanamientos y finalmente los malhechores fueron capturados.

Mientras tanto, a menos de 20 cuadras, en la primaria N°25 y la secundaria N°69 los alumnos, a la hora de estudiar, sienten miedo.