El rollo bíblico supuestamente descubierto en Irán que aparece en este video viral no es auténtico

·3  min de lectura

Un video compartido más de 20.000 veces en redes sociales supuestamente muestra el pergamino original del Libro de Ester, un texto bíblico que narra la liberación del pueblo judío de un plan para exterminarlo en el siglo V antes de Cristo. Las publicaciones, que circulan desde el 14 de marzo de 2022, dejan ver un rollo antiguo con inscripciones doradas y afirman que éste fue descubierto “recientemente” en Irán. Pero expertos aseguraron a la AFP que la secuencia retrata un documento con letras hebreas aleatorias y que no existe ningún indicio de una antigüedad genuina.

“El Libro de Ester original fue encontrado recientemente en Irán por un judío que vivía allí. El pergamino es de hace 1500 años. Todo está escrito en oro puro”, dicen publicaciones en Facebook (1, 2), Twitter y YouTube.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 4 de abril de 2022

Contenido similar también circula en inglés y portugués.

Pero expertos consultados por el equipo de verificación de la AFP dijeron que el objeto visto en el video, en el que también aparece una persona no identificada desplegándolo sin guantes ni ninguna otra técnica de conservación, no es claramente el Libro de Ester ni es de esa época. Esto, basándose en las escrituras y marcas del rollo.

"Se trata de una falsificación", dijo a la AFP Lawrence Schiffman, profesor y director de la Red Global de Investigación Avanzada en Estudios Judíos de la Universidad de Nueva York. "Hay una disposición arbitraria de las letras hebreas. No estamos ante el Libro de Ester", explicó el experto.

Schiffman señaló que en los últimos años han aparecido varias antigüedades falsificadas en Oriente Medio, pero que el objeto retratado en las imágenes no puede engañar a nadie con conocimientos de historia hebrea o judía.

El texto es un “galimatías", o una construcción con lenguaje difícil de comprender, ya que las marcas que se observan de las vocales hebreas debajo de las letras se utilizaron mucho más tarde, en la época Tiberiana, apuntó Schiffman. Enfatizó, además, que no parece haber correcciones en el pergamino, lo que es inusual para un manuscrito de la antigüedad.

"Tendría que haber visto las correcciones; nadie escribe un texto en la primera versión sin correcciones", añadió el profesor.

El Libro de Ester narra la historia de la reina judía que ayudó a evitar una aniquilación planificada de la población durante la época de Jerjes I, rey de Persia desde el año 486 hasta el 465 a.C. aproximadamente. Este texto del Antiguo Testamento inspiró la fiesta judía de Purim, de carácter carnavalesco.

Uno de los pergaminos de Ester más antiguos que se han verificado, también llamado Meguilá, fue donado en 2021 a la Biblioteca Nacional de Israel. Se cree que data de alrededor de 1465.

Sin relación

El pergamino que aparece en el vídeo no puede relacionarse de forma creíble con un documento antiguo de esa época, añadió a la AFP Jodi Magness, arqueóloga y profesora de estudios religiosos de la Universidad de Carolina del Norte, quien ha trabajado en Oriente Medio y es expresidenta del Instituto Arqueológico de Estados Unidos.

Según la experta, el uso de la estrella de David sugiere que el pergamino ni siquiera es una buena falsificación. "La estrella de David no se convirtió en un símbolo del Judaísmo antes de la Edad Media", dijo Magness en una entrevista telefónica desde Jerusalén.

La arqueóloga opinó que es significativo que el video no ofrezca ninguna prueba de la procedencia del objeto, por lo que sería imposible verificarlo como una antigüedad. "No parece antiguo, pero en cualquier caso no se podría datar antes de la Edad Media sin ninguna documentación de sus orígenes. Es un imposible para los arqueólogos", explicó.

"La arqueología es como [el programa de televisión] CSI. Hay que tener una cadena de custodia. Tienes que saber dónde se descubrió y en qué circunstancias o no habría forma de verificarlo", añadió.

Basándose en la falta de pruebas, Magness cree que no valdría la pena someterlo a un análisis científico y que, al carecer de información sobre su procedencia, los arqueólogos no podrían hacerlo sin violar su código de ética.

"No perdería mi tiempo tratando de autentificarlo", dijo. "Parece algo que uno de mis alumnos haría para un trabajo de clase", concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.