El rol de Cristina, la relación con la oposición y las internas en el oficialismo, las preocupaciones políticas del FMI

LA NACION
·3  min de lectura

La tensión interna dentro del Frente de Todos, el rol de la vicepresidenta Cristina Kirchner, la relación con la oposición y los gobernadores. Esas fueron las inquietudes políticas que, Julie Kozack, Luis Cubeddu y Trevor Aleyne, los representantes de la delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI), llevaron a la reunión con el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro.

Detrás de las metas económicas y el acuerdo para reducir el déficit fiscal, hay una preocupación central que los enviados del FMI intentan responder en cada una de las reuniones con el Gobierno: ¿es posible lograr hoy en la Argentina consenso?

Durante dos horas y media, De Pedro hizo un balance de los primeros meses de la gestión de Alberto Fernández, dio detalles de la relación con la oposición y los gobernadores y, en especial, de la convivencia dentro del Frente de Todos.

Los enviados del organismo multilateral de crédito tenían un interés particular en el tema del "consenso", confió un testigo de la reunión. En este punto, por supuesto, surgió el nombre de la vicepresidenta Cristina Kirchner y su nivel de incidencia en las decisiones políticas y de acompañamiento a las políticas oficiales.

De Pedro -que estuvo presente por videoconferencia ya que se encuentra aislado preventivamente por ser contacto estrecho del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, quien dio positivo de coronavirus- la describió como una dirigente "demonizada".

Traspié y suspicacias: por errores en una planilla, el Senado devolverá el Presupuesto a Diputados

"Si leen lo que dicen que hace y lo que ella hace efectivamente no es algo consistente", les dijo el funcionario, según pudo reconstruir LA NACION.

El ministro del Interior, que también brindó detalles sobre la situación de las provincias, estuvo acompañado por la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, y el director por la Argentina y América Latina ante el FMI, Sergio Chodos.

Kozack, Cubeddu y Aleyne dejaron en claro que para el FMI un nuevo acuerdo tiene que llegar, en gran parte, como resultado de un acuerdo político. Es por eso que el ministro de Economía, Martín Guzmán, envió al Senado un proyecto que obliga a obtener la autorización por ley del Congreso de todo programa de financiamiento o incremento de deuda que la Argentina acuerde con el organismo multilateral de crédito.

En esa línea también se enmarca la decisión del Ministerio de Desarrollo Productivo, que lidera Matías Kulfas, anunció la semana pasada el descongelamiento de los precios fijados desde marzo.

Uno de los tantos gestos que el titular del Palacio de Hacienda ofreció a los visitantes y entre los que se encuentra también el anuncio del final del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que ya costó casi 260.000 millones de pesos.

"Se necesita solo uno para hacer fracasar un consenso", fue la respuesta que ensayó De Pedro ante los representantes del Fondo que anteayer llegaron al país para auscultar los números de la economía con el objetivo de firmar un acuerdo con el Gobierno y refinanciar la deuda de US$44.000 millones.

"Fue un ida y vuelta muy interesante", resaltaron fuentes oficiales.