"En rojo": así está la actividad láctea, advierten en el sector

LA NACION
·2  min de lectura

Si bien la producción láctea creció en forma interanual en un promedio de 7%, que aminora el efecto de la baja de precios en los ingresos totales, no revierte el "rojo" que tienen los tamberos por el aumento en los costos de producción, que para el mes de diciembre 2020 alcanzó los $22,54 por litro y representó una suba del 43% en el año.

El dato surge de un documento realizado por Coninagro, donde además se informó que la variación interanual del precio que recibió el tambero (dic-20 vs. dic-19) fue de solo 27%, muy por debajo de la inflación. Asimismo, el estudio señaló que el stock de animales en tambos mostró en 2020 una leve disminución del 2%.

Paradoja: el producto estrella cae a la peor marca en 20 años cuando habrá un ingreso récord

Por otra parte, describieron que "con un 80% promedio de leche destinado al mercado interno, la disminución del poder adquisitivo del consumo generó que los productos lácteos tengan un menor valor global, lo que se traslada al precio por litro y componente, al tambo".

Dentro de los costos directos figura el rubro de la alimentación para las vacas que representó un 43% del costo (datos a nov-20). En cuanto a la sanidad, reproducción y empleo fue del 14,2% del costo final. La reposición sumó el 23,9% de los costos.

"Año tumultuoso y mirada corta": lo que teme para el campo un dirigente

En cuanto a los gastos indirectos, el mantenimiento de las instalaciones y equipos fue de un 5,8% de los costos. En cuanto a los arrendamientos, que varía entre 90 y 110 litros por hectárea en Córdoba, o entre 9 y 11 quintales de soja, representó alrededor de un 3,5% de los costos.

En este sentido, el secretario general de la entidad, Daniel Kindebaluc expresó que para los próximos meses se prevé que la actividad se siga resintiendo. "En lo que compete al mercado externo, las retenciones al sector subieron un 1%, de 3 y 4 pesos por dólar a un porcentaje fijo y con la suba del tipo de cambio aumentaron un poco. Por todos los impuestos que pagamos consideramos que deberíamos recuperar algo con reintegros a las exportaciones", indicó.

"Los costos al productor del tambo han subido, así como la alimentación a animales, que se compone de maíz y esto provoca un atraso en los precios. Estamos en un momento en que evaluamos si hacer caja con el maíz que tiene el productor en el campo o hacer bolsa de reserva para alimentar a los animales para el invierno", agregó.

Por último, indicó que se está en "una encrucijada difícil de sostener y donde los más afectados son los pequeños y medianos productores".

"Algo hay que hacer, con este panorama vamos camino a un cierre de tambos y achique en la producción", concluyó.