Los rohinyás exigen un regreso seguro 5 años después de su huida a Bangladesh

Cox's Bazar (Bangladesh), 25 ago (EFE).- Miles de rohinyás protagonizaron varias protestas este jueves en los campos de refugiados de Bangladesh y exigieron un regreso seguro y digno a Birmania (Myanmar), país que tuvieron que abandonar en masa tras una brutal ofensiva del Ejército de cuyo inicio se cumplen hoy cinco años.

El ejército birmano "nos empujó a Bangladesh, mataron a muchos de nosotros y mantuvieron a muchos otros como rehenes en Birmania. Hace cinco años que no puedo regresar y ver mi patria”, dijo a Efe Korban Ali, miembro de esta discriminada minoría, mientras observaba desde una esquina a los jóvenes que encabezaban la protesta.

Con pancartas y carteles, los rohinyás pidieron hacer valer sus demandas, que incluyen justicia por las atrocidades cometidas por el Ejército de Birmania en agosto 2017, cuando una ola de persecución y violencia provocó el exilio de 774.000 rohinyás a Bangladesh, entre los que se encontraba Ali.

Cinco años después, ya son cerca de un millón de miembros de esta discriminada minoría los que malviven en los masificados campamentos en Cox's Bazar, en el sureste de Bangladesh, sin poder volver a sus hogares.

"Queremos que Bangladesh y la comunidad internacional apoyen y trabajen en nuestro regreso con justicia y derechos", se leía en una de las pancartas que portaban en una de las protestas más multitudinarias en la zona de Ukhiya.

"Suficiente es suficiente; Queremos que la CPI (Corte Penal Internacional) lleve a los perpetradores a rendir cuentas; Genocidio nunca más”, rezaba otro cartel.

Conmemorado como el 'Día del genocidio' por los rohinyás, muchos de ellos rompieron a llorar al recordar el horror que vivieron durante la represión policial, y las víctimas que dejó a su paso.

Mientras, muchos otros niños participaban en la protesta llevando la bandera de Birmania entre sus manos.

"Birmania es mi país. Quiero volver allí", dijo Faizul Islam, de unos 15 años.

Recordar a jóvenes como él sus derechos era otro de los principales objetivos de la protesta, indicó a Efe el refugiado Mohammad Selim.

"El Ejército de Myanmar torturó a nuestros jóvenes, mató a muchos, violó a nuestras mujeres y quemó nuestra casa y no perdonó a nuestros hijos. No podemos olvidar lo que nos pasó ni por un solo día", dijo Selim, quien enseña en un centro de aprendizaje en un campamento rohinyá.

"Para nosotros cada día es un día del genocidio. Sin embargo, celebramos especialmente este programa hoy para recordar a los jóvenes rohinyás lo que nos hicieron. También llevamos a cabo este programa para recordarle al mundo nuestro derecho a obtener justicia", agregó.

Con motivo del quinto aniversario del inicio del exilio, las embajadas de varios países con representación en Dacca publicaron hoy una declaración conjunta reclamando el fin de la "cultura de la impunidad" en Birmania y agradeciendo a Bangladesh "por continuar acogiendo a los refugiados rohinyás".

"Nuestros países han impuesto sanciones contra varias personas responsables de daños y violaciones contra los derechos de los rohinyás.También seguiremos presionando para encontrar una solución a la crisis política y humanitaria en Birmania provocada por el golpe militar en febrero de 2021", señaló el comunicado.

Desde 2017, el país asiático llevó a cabo hasta dos intentos de repatriación de refugiados a Birmania, que fracasaron ante la falta de garantías de ciudadanía o seguridad.

(c) Agencia EFE