Roethlisberger deja a los Steelers en buenas manos

·2  min de lectura
STEELERS-ANÁLISIS (AP)
STEELERS-ANÁLISIS (AP)

Ben Roethlisberger apretó la mano de su esposa Ashley y se reunió con sus tres hijos mientras desaparecía por el túnel de Heinz Field.

Aún le queda al menos un partido al quarterback de los Steelers de Pittsburgh en su carrera y con un poco de suerte posiblemente su 12ma visita a los playoffs.

Aún así, la avalancha de emociones que se hicieron ver en la que pareció una fiesta de retiro de tres horas en el triunfo 26-14 ante Cleveland el lunes, no dejó ninguna duda de que este es el fin para Roethlisberger.

Las lágrimas fueron reales. Los abrazos y tributos de los jugadores con los que ha compartido el vestuario a través de los años —algunos de ellos apenas iniciando su carrera en la NFL otros con mucho tiempo de retiro— también.

Durante cerca de dos décadas Roethlisberger ayudó a darle a los Steelers (8-7-1) la estabilidad y el éxito que la gran mayoría de las otras 31 franquicias de la NFL han buscado pero pocas veces han disfrutado.

Pittsburgh busca evitar tener que sobrellevar un largo periodo para encontrar un sucesor como ocurrió cuando terminó la carrera del Salón de la Fama Terry Bradshaw en 1983. Le tomó a los Steelers 21 años en encontrar a Roethlisberger, aunque ahora la franquicia se encuentra en otro punto.

Al grupo que dejó Bradshaw le faltaba identidad. Ese no es el caso ahora. Con el linebacker T.J. Watt y el corredor novato Najee Harris, los Steelers cuentan con dos dignos herederos para ser el “rostro de la franquicia” y que Roethlisberger asumió por tanto tiempo.

El presente le pertenece a Roethlisberger sin importar qué suceda en su visita a Baltimore el domingo. El futuro es de Watt y Harris.

QUÉ FUNCIONA

El center J.C. Hassenauer asumió en lugar del lesionado novato Kendrick Green y tuvo argumentos sólidos de que merece otro vistazo en el 2022. Les dio el empuje por el centro que le ha faltado toda la temporada a los Steelers. Pittsburgh consiguió 190 yardas por tierra, la mayor cantidad en un solo partido en casi cuatro años.

NO FUNCIONA

Quizá son los kilómetros que suma el quirúrgicamente reparado brazo de Roethlisberger. Quizá ha sido el problema de protección durante la temporada. Quizá el grupo de receptores ha tenido un retroceso, pero es esquema por aire del coordinador ofensivo Matt Canada ha dejado mucho que desear. Roethlisberger promedió 2,7 yardas por intento, completando 24 de 43 lanzamientos para 12 yardas, un touchdowns y una intercepción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.