Rocío Oliva respaldó a la cocinera de Diego Maradona: “Todo lo que dice es verdad”

·2  min de lectura
Rocío Oliva contó que le robaron su cartera para explicar el motivo de su mala cara durante el programa Polémica en el Bar.
Rocío Oliva contó que le robaron su cartera para explicar el motivo de su mala cara durante el programa Polémica en el Bar.

Rocío Oliva, expareja de Diego Maradona, se refirió a los dichos de “Monona”, la mujer que vivió con el astro del fútbol durante su último año. Romina, así se llama, habló con Rodrigo Lussich en su programa El show de los escandalones, como también en Intrusos, y dio detalles del último tiempo del Diez.

Fin del misterio: revelan quién se quedó con el anillo de US$300.000 que le regalaron a Maradona en Bielorrusia

Entre otras cuestiones, la cocinera aseguró que Maradona sabía si le robaban pero “se hacía el boludo”; que muchos supuestos amigos no lo habían acompañado en su final; que no quería ver a otros médicos más allá de Leopoldo Luque, y que la psiquiatra que lo atendía no fue la persona que intentó reanimarlo, como había trascendido, sino una enfermera.

Ante los dichos de “Monona”, Oliva, en su rol como panelista en Polémica en el bar (América), expresó este lunes: “Diego la adoraba a la cocinera. De hecho ‘Monona’ le puso él. Todo lo que dice para mí es verdad, claramente. Me sorprendió que hablará porque siempre fue perfil bajísimo. Yo no sé por qué habló”.

En detalle: los millonarios gastos de Rocío Oliva que pagó Diego Maradona

En su nota con Lussich, Romina había relatado sus recuerdos de las últimas horas del futbolista: “No se despertaba, yo estaba como loca. Lo retaba, le decía ‘vamos Diego’. Les decía a los médicos que siguieran intentando, que él no se iba a dejar morir. Nadie podía creerlo. Fue re duro. Estábamos todos tratando de revivirlo. Estaba la enfermera con el de seguridad pero es mentira que la psiquiatra le hacía el RCP, porque no sabía ni cómo se hacía. Me decían a mí que le hiciera respiración boca a boca y no podía”.

En ese sentido, Oliva confesó: “Cuando Diego falleció, pregunté si estaba ‘Monona’ en la casa. Me imaginé todo lo que contó, ella iba a hacer todo lo posible para salvar a Diego”. Y aclaró: “Mide dos metros, es gigante. Siempre se manejaba con fuerza. Yo sabía que podía haber hecho lo posible por salvarlo”.