Los robots se meten en las aulas argentinas

MÁS DESTACADO EN TECNOLOGÍA

Cada vez más instituciones educativas de Argentina cuentan con proyectos para que los alumnos aprendan jugando con robots. La Universidad Nacional de La Plata (UNLP), por ejemplo, tiene el programa de extensión Aprendiendo a programar robots y software , desde el año 2009. Este proyecto busca incentivar el interés de los niños y jóvenes en el uso de la tecnología con fines educativos, difundir y trabajar con software libre e introducir a docentes y jóvenes en el mundo de la programación.

"A través de estos objetivos se quiere propiciar no sólo el aprendizaje técnico, sino y sobre todo, desarrollar una serie de habilidades, como el pensamiento analítico o de solución de problemas, que son muy requeridos en los trabajos vinculados con ciencia y tecnología, pero que también se pueden aplicar a otras áreas laborales y creativas", explica Javier Díaz, decano de la Facultad de Informática y director del Laboratorio de Investigación en Nuevas Tecnologías Informáticas de la UNLP.

"El proyecto brinda cursos en escuelas secundarias. Durante 2012 se trabajó con docentes y alumnos de diez Escuelas Técnicas de la provincia de Buenos Aires. En la ciudad de La Plata, se trabajó con alumnos de tres escuelas no técnicas. Este año además se comenzaron a dictar algunos talleres en la Facultad con docentes de educación superior", revela el decano de la Facultad de Informática de la UNLP.

Desde el año 2009 al 2012, en este proyecto de la UNLP utilizaron los robots scriblers , los cuales fueron adquiridos por la facultad y entregados en forma de comodatos a dos escuelas para realizar las experiencias. "En 2011, después de trabajar en forma colaborativa con los técnicos de la empresa RobotGroup se pudo armar un robot con características similares a los scriblers, pero realizados con hardware libre y disponibles para su adquisición en Argentina", cuenta Díaz.

Los robots que se utilizan en este proyecto pueden moverse hacia adelante y hacia atrás, girar a derecha e izquierda, detectar obstáculos y emitir sonidos. "Los chicos realizan actividades tales como hacer bailar al robot. En muchos casos diseñan coreografías donde participan los robots y los alumnos, realizan obras de teatro en las que no sólo arman los guiones de las obras sino también los vestuarios, carreras de robots, recorridos guiados, laberintos y otros", detalla el directivo de la UNLP.

Kit educativo

A nivel local hay pocas empresas dedicadas a la robótica educativa; una de ellas es RobotGoup . Playbots , por su parte, participa en este sector pero a partir de competencias con robots de fútbol y, en el ámbito educativo, han desarrollado un programa transversal de robótica para escuelas con elementos totalmente nacionales.

"Es un recurso motivador para los chicos, que se enriquece en manos del docente", señala Gonzalo Mon, director de Playbots

"En nuestros proyectos educativos utilizamos el kit de robótica de RobotGroup, que es la única que fabrica este tipo de material en el país. La idea central del proyecto es usar esta tecnología en forma transversal en todas las disciplinas, con una metodología que desarrolla en los estudiantes diferentes actitudes y procedimientos más allá de conceptos tecnológicos: trabajo en equipo, lectura de planos tridimensionales, capacidad de experimentación, oralidad, redacción de informes de investigación, división del trabajo por roles y otros. Es un recurso motivador para los chicos, que se enriquece en manos del docente. El proyecto no propone a la tecnología como un fin en sí mismo, sino como un conjunto de herramientas que nos facilitan el acceso al conocimiento. Tal como ocurre en la vida fuera de la escuela", señala Gonzalo Mon, director de Playbots, y ex referí en el Mundial de Robots .

Desde el año 2009 Playbots han puesto en marcha este proyecto en 300 escuelas públicas de San Luis, en 25 de La Rioja y en numerosas instituciones del ámbito privado.

Robots universitarios

El Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) es otro de los centros educativos donde se utilizan robots para educar; y los alumnos desarrollan los propios.

"Durante el cursado de las materias de robótica los estudiantes usan unos robots llamados e-puck , equipos de código abierto que vienen de Suiza. Asimismo, durante su proyecto final de carrera, algunos estudiantes eligen participar en el desarrollo de robots", explica Juan Santos, director del Centro de Inteligencia Computacional (CIC) del ITBA. Tanto los robots que el ITBA adquirió para el laboratorio de las materias de robótica como los que desarrollaron allí, están orientados a la enseñanza y a la investigación.

"Un robot para funcionar necesita algoritmos, y desarrollarlos es un fuerte incentivador y motivador para algunos estudiantes", dice Juan Santos, director del Centro de Inteligencia Computacional (CIC) del ITBA

Desde el punto de vista del hardware, un robot es una computadora donde los datos ingresan por sensores específicos como los de una cámara, micrófonos y de luz infrarroja. El resultado del procesamiento son movimientos: por ejemplo, cambio de la posición del robot en el espacio.

"El aspecto fundamental del robot es qué hace, es decir, cómo procesa los datos que recibe y cómo toma las decisiones para cumplir sus objetivos. De ahí la importancia de la informática en el área de la robótica. Un robot para funcionar necesita algoritmos, y desarrollarlos es un fuerte incentivador y motivador para algunos estudiantes. Algunos se sienten muy motivados en resolver problemas difíciles cuando pueden constatar sus resultados en un robot. Y al mismo tiempo, el robot se convierte en un banco de pruebas de sus algoritmos, es decir del software que los estudiantes produjeron", explica Santos.

Resultado positivo

Desde la perspectiva educativa, los robots permiten que los alumnos aprendan conceptos básicos de programación en forma intuitiva y lúdica. "Los integrantes de nuestro proyecto tenemos la convicción de que el aprendizaje a través de experiencias del mundo real , mediadas por tecnología, puede aportar al desarrollo de individuos autónomos, críticos, creativos, capaces de resolver problemas, buscar alternativas y probar distintos caminos. El aprendizaje se produce articulando teoría y práctica. Este aprender en lo real les permite ver cómo se dan determinados procesos con los condicionantes propios de cada contexto, ensayando a través de prueba y error y otorgándole significancia al paso por la escuela", resume Díaz.

"Este aprender en lo real les permite ver cómo se dan determinados procesos, ensayando a través de prueba y error y otorgándole significancia al paso por la escuela", agrega Javier Díaz, decano de la Facultad de Informática de la UNLP

"Con estos proyectos el alumno se siente partícipe de su propio aprendizaje. Esto se da en un entorno donde la curiosidad se potencia, y donde el devenir de la clase está más relacionado con sus propios progresos e intereses", agrega Mon.

Para Santos, al interactuar con los robots los estudiantes se enfrentan ante una realidad más cercana a la que vivimos los humanos y más alejada de los datos cargados en un formulario y luego volcados en una computadora para ser procesados. "Esto despierta un desafío permanente en los estudiantes estimulando su creatividad para tratar con la realidad", destaca.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK