Robo en Tiffany de Patio Bullrich

En menos de tres minutos, y a cara descubierta, dos delincuentes armados irrumpieron en la joyería Tiffany de Patio Bullrich, de Recoleta, y se llevaron una importante cantidad de joyas.

Los delincuentes entraron en el local, situado en la planta baja del shopping, amenazaron a los empleados de la tradicional joyería y se apoderaron de las piezas que estaban en dos de los exhibidores, según reconocieron fuentes policiales.

Luego de 180 segundos, sin disparar un solo tiro y sin que el personal de seguridad privada del shopping se diera cuenta de lo sucedido, los asaltantes huyeron del local con un botín cuyo valor hasta anoche no había sido estimado por los responsables de la joyería.

Según informaron fuentes policiales y judiciales, el asalto ocurrió el domingo al mediodía.

Este asalto se sumó a la lista de robos ocurrida en los últimos 45 días en distintos comercios y edificios de Recoleta.

"Todo fue muy rápido. Los asaltantes se preocuparon mucho por no llamar la atención. Entraron en el local, se hicieron pasar por clientes y cuando no quedaba nadie que no fuera personal del comercio, sacaron sus armas, amenazaron a los empleados y se llevaron las joyas que estaban en los exhibidores delanteros", explicó una fuente de la investigación.

Ayer, LA NACION se comunicó con la joyería, pero uno de los responsables del tradicional comercio indicó que no harían ninguna declaración.

Otra fuente de la investigación indicó que los asaltantes tampoco llamaron la atención cuando abandonaron el lugar. "Se llevaron sólo lo que podían transportar sin que hiciera bulto para que nadie se fijara en ellos. Lo importante para los ladrones era mezclarse entre la gente y poder huir sin ser detectados", dijo uno de los investigadores.

A partir de la reconstrucción del hecho que realizaron los investigadores con los testimonios de los empleados se habría determinado que los asaltantes, una vez que estuvieron dentro de la joyería, actuaron con rapidez. Mostraron sus armas y amenazaron al personal que atendía en el comercio. Pero no hicieron movimientos ampulosos ni exagerados. Robaron lo que podían y en el menor tiempo posible, para escapar sin que nadie se fijara en ellos.

Hasta anoche, los policías de la comisaría 17a. no habían logrado detener a ningún sospechoso por el asalto. No obstante, los uniformados seguían revisando las cámaras de seguridad del local y del shopping con el objetivo de poder identificar a los ladrones. También se analizaban los registros de las cámaras de seguridad instaladas en otros edificios de la zona con el fin de encontrar alguna pista sobre el automóvil que usaron los delincuentes para escapar tras el atraco.

Otra de las pistas que seguían los investigadores apuntaba a una posible vinculación de este asaltantes con un robo ocurrido en una joyería del shopping Unicenter el 28 de febrero último.

Cargando...