Robo y muerte en Merlo. Un agente de la custodia presidencial abatió a uno de los ladrones que intentó asaltarlo

LA NACION
·2  min de lectura

Un agente de la Policía Federal que estaba de civil e iba a cumplir funciones en División Custodia Presidencial, en la Quinta de Olivos, mató a uno de los dos delincuentes armados que intentaron asaltarlo cuando esperaba en una parada de colectivos de la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo, informaron hoy fuentes policiales.

En la Ciudad. Disminuyeron un 49% las denuncias de robo en los primeros nueve meses del año

Según las fuentes consultadas, el efectivo, que trabaja en la seguridad de la residencia presidencial, estaba en la calle Heredia y Las Retamas, a unas tres cuadras de la ruta provincial 40, que corre paralela a las vías del ferrocarril Sarmiento. Allí esperaba el colectivo para dirigirse a tomar su servicio habitual cuando se le puso a la par un Renault 9 bordó con dos sujetos a bordo en actitud de intentar asaltarlo.

Al advertir que se trataba de un robo, William Walter Galván, de 29 años, se identificó como policía y desenfundó su pistola reglamentaria, y comenzó a disparar a uno de los ladrones que había bajado del vehículo armado para robarle las pertenencias.

Ante los disparos, los delincuentes abortaron el robo y se escaparon en el Renault 9, pero a unos 700 metros del lugar, sobre la calle Los Tulipanes y Álvarez Jonte, en el mismo barrio, el vehículo fue hallado abandonado.

En el asiento del acompañante fue hallado muerto uno de los presuntos asaltantes, un joven aún no identificado de entre 25 y 30 años aproximadamente, quien a simple vista tenía una herida de arma de fuego en la zona dorsal derecha, con orificio de entrada y sin orificio de salida.

Los pesquisas determinaron que el conductor del auto se bajó y fugó a pie, por lo que se procura su identificación y detención.

Los investigadores policiales encontraron en el auto siete rastros papilares y dos fragmentos de encamisado de proyectil calibre 9 milímetros, mientras que en el lugar del robo se secuestraron cinco vainas servidas del mismo calibre y se halló tejido hemático.

Policías de la comisaría 6a. de Merlo secuestraron el arma reglamentaria Taurus del policía, con 18 proyectiles intactos, lo que denota que el arma fue recargada.

La causa está a cargo del fiscal Leonardo Lisa, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°1 de Morón, quien por el momento no tomó temperamento alguno contra el policía hasta tanto dure la investigación, en la que se deberá determinar si el agente federal actuó en legítima defensa o si cometió algún tipo de exceso.

Al haber personal de la PFA involucrado, el fiscal dispuso que los peritajes y el sumario queden a cargo de efectivos de la Gendarmería.