Robo de cables y energía. Las empresas de electricidad sufrieron pérdidas por más de $12.000 millones este año

Ariel Festa
·8  min de lectura
Transformador de energía
Fuente: Archivo

Las empresas proveedoras de energía eléctrica afirmaron que en lo que va del año, las pérdidas económicas debido a conexiones clandestinas y al robo de energía, superan los 12.000 millones de pesos. Además, los hechos delictivos vinculados a robo de cables y transformadores aumentaron en un 180%.

Las empresas proveedoras de energía eléctrica fueron de las más afectadas durante la cuarentena. Tanto Edenor como Edesur informaron fuertes y sostenidos aumentos en lo que respecta al hurto o robo de energía y por instalaciones eléctricas clandestinas.

"Mi hija descansará en paz ", dijo el padre de Abigail tras el asesinato del principal sospechoso

Edesur, proveedora de energía en 12 municipios bonaerenses, informó que el robo de transformadores y tendido eléctrico aumentó un 180% este año. Según informó la empresa, el incremento se vio reflejado especialmente en Cañuelas, San Vicente y Lomas de Zamora, donde se registraron más de 30 equipos robados sobre un total de 50.

Prácticamente a diario se producen sustracciones de secciones del tendido eléctrico en las calles. Ayer, en Bernal, una persona armada con un caño de acero afilado (a modo de machete) y una piedra, cortó un cable de media tensión ubicado en un predio en las inmediaciones de la avenida Espora y la Autopista Buenos Aires-La Plata.

Las herramientas que utilizaron para robar los cables en Bernal Fuente EDESUR
Fuente: Archivo

En consecuencia, 18 transformadores eléctricos dejaron de funcionar, lo que dejó sin luz a más de 1800 vecinos de la zona. Por otra parte, como producto de la explosión que se produjo con el contacto del improvisado machete y el cable de cobre, el ladrón resultó herido y registró quemaduras en ambas piernas, tórax y mano izquierda.

Durante el mes de julio, en el partido de Lomas de Zamora cámaras de seguridad captaron el momento en el que, por la madrugada, delincuentes vestidos con camperas y gorras llegaron hasta la calle Ayolas y Ricardo Palma, y robaron los cables del poste de luz, trepándose del mismo. Debido a esto, los vecinos despertaron sin electricidad en el barrio.

Ataque en masa

El pasado lunes 10 de agosto, 80 personas se presentaron en un predio de Edesur ubicado en la localidad de Wilde, partido de Avellaneda. Allí, las personas amenazaron con ingresar por la fuerza a "desmantelar" las instalaciones. La proveedora de energía dio aviso inmediatamente a la policía. Durante el último mes, estas instalaciones fueron objeto de crecientes actos de vandalismo y robo de materiales, por lo general, efectuado por grupos de personas que ingresan por la fuerza para sustraer todo tipo de elementos (equipos, cables, puertas, postes, etc.).

80 personas se presentaron el pasado lunes 10 de agosto, en un predio de Edesur ubicado en la localidad de Wilde (Avellaneda). Allí, las personas amenazaron con ingresar por la fuerza a "desmantelar" las instalaciones Fuente EDESUR.
Fuente: Archivo

Desde Edesur informaron que cada vez que sucede un hecho delictivo vinculado al robo de transformadores se ven afectados entre 500 y 10.000 usuarios, dependiendo del tamaño del equipo transformador. Cuanto más grande, mayor es el abastecimiento.

El costo de reposición de cada transformador eléctrico varía de su tamaño y ronda entre los 200.000 y los 500.000 pesos. La empresa informó que las pérdidas económicas para la empresa ascienden a más de 20 millones de pesos, contabilizando únicamente los transformadores y cables sustraídos este año.

"En todos los casos de robo hacemos denuncias en la policía y en la fiscalía, para dejar asentado lo sucedido", afirmó un representante de Edesur, que agregó: "Luego del robo de energía por conexiones clandestinas, el mayor costo económico para nosotros son los transformadores y el equipamiento. Cada tanto se roban los cables de media tensión, que son los que transportan más volumen de energía y, por lo tanto, contienen metales que se pagan más caro en el mercado negro".

Por otra parte, desde la empresa afirmaron que se han observado pozos en distintos puntos del conurbano, como en un basural ubicado en la localidad de Wilde, donde ladrones buscaban cables de media tensión para prenderlos fuego, cortarlos y luego venderlos.

Cables quemados para la posterior venta en el mercado ilegal Fuente EDESUR
Fuente: Archivo

Un claro ejemplo fue el robo de cables para puesta a tierra ubicados en el aeropuerto de Ezeiza, que afectó el suministro de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Conexiones clandestinas

A estas pérdidas se les suma otra mucho mayor: el hurto de energía eléctrica a través de conexiones clandestinas en casas particulares, comercios y countries. Es un delito federal.

Desde Edesur informaron que en lo que va del año llevan contabilizadas pérdidas por hurto/robo de energía por más de 4000 millones de pesos. Además, en los últimos 18 meses llevan iniciados más de 1100 procesos penales vinculados al robo/hurto de energía y al robo de instalaciones eléctricas en la Capital y la provincia de Buenos Aires.

44 conexiones clandestinas encontradas en un barrio privado de Pilar Fuente Edenor
Fuente: Archivo

La situación para la proveedora de energía Edenor es aún más grave. Abastecen a 21 municipios bonaerenses y a la zona norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Según informaron desde la empresa, lo que más preocupa es el sostenido crecimiento en el robo de energía eléctrica, que a Edenor le representa una pérdida económica para la empresa de 8 mil millones de pesos anuales. "Es un fenómeno que atraviesa todas las clases sociales. Es bastante extendido y no remite a ninguna clase social o ubicación geográfica en particular. Hemos encontrado casos de fraude o robo de energía en todo tipo de countries y también en famosos comercios", explicaron desde la proveedora del servicio.

El 20 de enero de este año, Edenor realizó un control de rutina en un country de Pilar. Allí se encontraron 44 viviendas con conexiones clandestinas subterráneas de electricidad, y medidores manipulados para el robo de energía. En consecuencia, la empresa realizó 44 denuncias penales e intimó a los autores del fraude a pagar $2.450.000, equivalentes a 270.000 kWh.

44 conexiones clandestinas encontradas en un barrio privado de Pilar Fuente Edenor
Fuente: Archivo

Cuatro días antes hubo un caso similar, pero en un country de Tigre. En un control de rutina, Edenor detectó 31 medidores manipulados para el robo de energía, lo que generó a la empresa pérdidas por más de $4.000.000 de pesos, equivalentes a 436.000 kWh.

Así como existe un mercado ilegal para la compra y venta de cables y transformadores eléctricos robados, desde Edenor afirman que también existe un mercado detrás del robo de energía: "Generalmente el fraude o robo se da por un enganche o una manipulación del medidor de energía efectuado por un tercero que ofrece el servicio. Existe todo un mercado detrás. Es una cuestión altamente compleja y peligrosa. Además representa un delito federal, por lo que estamos obligados a realizar una denuncia penal", informaron desde la proveedora de energía.

Un riesgo para la vida de las personas

Desde Edenor explicaron que abastecen la boca de expendio de más de 200 asentamientos/barrios populares. "No entramos con el tendido eléctrico en los barrios populares. El trazado interno de los barrios no es nuestra responsabilidad. Nosotros llegamos hasta la boca de expendio, que es la entrada del barrio, con cables de media tensión y con un gran transformador comunitario que abastece de electricidad a todo el barrio. Luego se cobra una factura general mensual a la provincia de Buenos Aires", informaron desde Edesur. Explicaron que cuando en uno de estos barrios populares no hay luz suele ser porque "revienta un transformador" y no porque la empresa haya cortado el suministro.

Agregaron que desde 2011 existe una deuda del gobierno provincial con la proveedora por energía entregada que supera los $3000 millones.

31 conexiones clandestinas encontradas en un barrio privado de Nordelta Fuente Edenor
Fuente: Archivo

En 2017, la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires presentó un informe en el que indica que el 84% de los hogares en barrios populares y asentamientos de la Capital cuentan con una conexión irregular a la red pública de energía eléctrica.

Un estudio presentado por la Defensoría del Pueblo en 2019, informó sobre el origen de los incendios en los barrios populares. Para ello, se dieron a conocer las percepciones de vecinos de más de 10 barrios populares: Barrio 31 y 31 bis, Barrio 20, Barrio 1-11-14, Barrio 21-24, La Carbonilla, Playón de Chacarita, Barrio Rodrigo Bueno, Los Piletones, Ciudad Oculta y Cildañez.

Para la Defensoría, la principal causa de incendios es debido a la precariedad de las conexiones eléctricas. El informe revela que el 89%, 9 de cada 10 personas, obtiene energía eléctrica a través de una conexión clandestina o "enganche" de un poste de luz o de la conexión de un vecino.

Un peritaje realizado por la Defensoría General de la ciudad de Buenos Aires en la villa 21-24 durante 2015 detalló que es habitual encontrarse con:

Multiplicidad de subidas en un mismo poste Duplicación de líneas en un fusible Subidas a poste sin fusibles Subidas anuladas Postes apoyados en muros, balcones o locales accesiblesPostes en mal estado o ausencia de los mismos Postes metálicosAusencia de cajas derivadoras y líneas puenteadasSobrecarga en fases Sectores alejados del servicio Superposición de líneas de distintos transformadores Líneas con tensión apoyadas en muros o pasando a distancias antirreglamentarias de espacios habitables, apoyadas en ménsulas o paramentos de las viviendasAusencia de morsetos bimetálicos

El informe también indica que el sobreconsumo eléctrico dentro de los barrios, generado por usos no hogareños, como los de los talleres textiles clandestinos, también aparece como un factor causal de incendios.