"Robinsones" la serie que reivindica a la inspectora Murillo

CIUDAD DE MÉXICO, enero 1 (EL UNIVERSAL).- De ser la policía que por amor se suma a la banda de ladrones en "La casa de papel", Itziar Ituño da un giro a su trabajo y ahora forma parte de un grupo de pescadores que intentan rescatar un tesoro, al lado del mexicano Leonardo Ortizgris.

La actriz española y el mexicano forman parte de la producción "Robinsones", que recién acaba de grabarse en locaciones chilena y que llegaría a la pantalla chica en el 2023.

"Resulta que los pescadores se encuentran un astrolabio y eso quiere decir que hay algo valioso perdido en el mar", comenta Ortizgris.

"Habla de eso, pero también sobre la avaricia; el desierto, un gran número de actores chilenos, pero con un elenco internacional, están en la serie", agrega.

"Robinsones" tiene como inspiración la leyenda del Oriflama, un barco español hundido en el siglo 18 frente a la playa La Trinchera con un cargamento estimado en 200 millones de dólares, el cual ha intentado ser rescatado durante dos décadas por los habitantes del pueblo costero de Curepto.

Ortizgris, conocido por las cintas "Güeros" y "Conoces a Tomás", ya ha trabajado en el país andino gracias a "Tengo miedo torero", en donde interpreta a un guerrillero mexicano que intenta asesinar al presidente Pinochet.

Ahora comparte créditos, además de Ituño, con entre otros, Luis Dubó (Prófugos), Gabriela Arancibia (La nave del olvido) y Carla Nieto (La fortaleza).

Durante 2022 el entrevistado también filmó dos películas: "Pérdida total" y "Firme aquí".

La primera es dirigida por Enrique Begné (Compadres y Dos abrazos), un drama en el que interpreta a un hombre al que todo le sale mal.

"De esas veces que sabes estás tomando una mala decisión, pero vas, de esos días que sólo traes la nubecita negra arriba de ti y no sabes cómo salir, sin duda muchos se sentirán identificados", cuenta.

"Y la otra es una película de ciencia ficción sobre una realidad alterna de qué pasaría si las relaciones amorosas no duraran para toda la vida, sino que estuvieran estructuradas para que la gente estuviera junta cuatro años y ya", detalla.