Robinson Canó, suspendido 80 juegos por dopaje

Por TIM BOOTH
1 / 2
Una mujer camina frente a una imagen de Robinson Canó, fuera del parque de los Marineros de Seattle, el martes 15 de mayo de 2018, día en que el pelotero dominicano fue suspendido por infringir las reglas antidopaje (AP Foto/Elaine Thompson)

SEATTLE (AP) — Los Marineros sabían ya que Robinson Canó estaría fuera de actividad durante semanas, debido a una fractura en la mano derecha. Ahora resulta que la ausencia durará más.

El astro dominicano fue suspendido 80 juegos el martes, por quebrantar el reglamento antidopaje del béisbol de las Grandes Ligas.

Se trata de uno de los peloteros más destacados en ser castigado con base en las reglas antidopaje de este deporte.

Las mayores anunciaron la suspensión del segunda base de los Marineros de Seattle, una impactante noticia que deja fuera al baluarte de la ofensiva de un equipo con ambiciones de clasificarse a la postemporada en la Liga Americana.

Canó dio positivo por furosemida, un diurético que puede emplearse para impedir la detección de otras sustancias prohibidas en los análisis antidopaje.

En un comunicado divulgado por el sindicato de peloteros, Canó señaló que recibió la sustancia en su país natal y que no sabía que estaba prohibida.

“Me la dio un doctor con licencia en la República Dominicana para curar una dolencia médica”, dijo Canó. “No me di cuenta en ese momento que me dieron un medicamento que estaba prohibido, obviamente ahora deseo haber sido más cuidadoso”.

Canó es el jugador más prominente en ser pillado por dopaje desde que su compatriota Melky Cabrera fue suspendido en 2012, cuando era el líder de bateo de la Liga Nacional.

Treinta y seis jugadores han sido suspendidos bajo el programa en ligas menores y seis, además de Canó, en el de Grandes Ligas, entre ellos el jardinero Jorge Bonifacio (Kansas City) y el torpedero Jorge Polanco (Minnesota), ambos dominicanos.

Sin juegos pospuestos, Canó podría retornar el 14 de agosto en Oakland.

Se trata de la primera sanción que recibe Canó en una carrera que tenía todo el potencial para llevarlo al Salón de la Fama, algo que ahora está en duda.

El dominicano se perfilaba como uno de los pocos en actividad con posibilidades de alcanzar los 3.000 hits en su carrera, además de ser un brillante jugador defensivo.

“Durante más de 15 años, haber tenido la oportunidad de jugar al béisbol profesional ha sido el mayor honor y privilegio de mi vida”, dijo Canó en el comunicado. “Nunca haría nada para engañar las reglas del deporte que amo, y después de someterme a numerosas exámenes de drogas durante más de una década, nunca he dado positivo por una sustancia para mejorar el rendimiento por la simple razón de que nunca he tomado una”.

El positivo de Canó se dio en un control realizado durante el receso de invierno, informó a The Associated Press una persona al tanto del proceso. La persona pidió no ser identificado debido a que el reglamento especifica que esos detalles deben ser confidenciales.

Dado que la sustancia es un diurético, el siguiente paso correspondió a Thomas Martin, el administrador del programa antidopaje que fue contratado por MLB y el sindicato, para determinar si el uso de la furosemida fue un intento de “reemplazar, diluir, esconder o adulterar una muestra o de alguna manera alterar un control”, según el reglamento.

Luego que Martin llegó a una conclusión, el sindicato presentó un recurso el mes pasado. El caso debió ventilarse el martes en Seattle ante el juez de arbitraje Mark Irvings, pero el sindicato informó a MLB el viernes pasado que Canó quería desistir de su recurso, indicó la persona.

El vicepresidente de MLB, Patrick Houlian, y el representante legal del sindicato, Matt Nussbaum, pasaron a negociar un acuerdo sobre la sanción a aplicar.

“Esta fue la decisión más difícil que he tomado en mi vida, pero finalmente la decisión correcta dado que no discuto haber recibido la sustancia”, dijo Canó. “Me disculpo con mi familia, mis amigos, fanáticos, mis compañeros de equipo y la organización de los Marineros. Estoy muy agradecido por el apoyo que he recibido durante este proceso”.

Canó ha sido elegido ocho veces el Juego de Estrellas, llevándose el premio al Jugador Más Valioso de esa exhibición el año pasado. También fue líder de la selección de República Dominicana que conquistó el título del Clásico Mundial de Béisbol en 2003. Pero ahora deberá lidiar con el estigma de una suspensión.

"Robinson cometió un error. Nos explicó lo ocurrido, aceptó el castigo y se ha disculpado con los fanáticos, la organización y sus compañeros. Apoyaremos a Robinson para superar esta desafío”, dijeron los Marineros en un comunicado.

La suspensión llega justo cuando Canó acaba de sufrir la primera lesión de gravedad en su ciclo en Seattle. Fue colocado en la lista de incapacitados el lunes tras sufrir la fractura de un hueso en la mano derecha al ser impactado por un bolazo en un juego en Detroit el domingo. Tenía una cita el martes con un especialista de manos en Filadelfia.

Canó puede purgar la suspensión estando en la lista de lesionados, pero no podrá actuar en los playoffs en caso que los Marineros lleguen a esas instancias y pongan fin a la sequía de postemporada más larga en las cuatro principales ligas profesionales en Estados Unidos y Canadá. También perderá una importante tajada de su salario durante la suspensión, alrededor de 11 millones de dólares.

Esta temporada, Canó bateaba para .287 con cuatro jonrones y 23 impulsadas en 39 juegos. Lució mucho más sano y ágil que en temporadas previas en las que padeció dolencias en las piernas que mermaron su alcance en defensa.

El gerente general de los Marineros, Jerry Dipoto, fue informado de la sanción el lunes. La información llegó el martes por la mañana al manager Scott Servais.

“Amamos a Robinson Canó. De verdad lo amamos a él y a todo lo que significa para este club y para la organización. Pero un miembro de la familia puede tomar una mala decisión y aun así lo seguimos amando”, expresó Servais. “Robinson estará de vuelta y será una parte importante de nuestro equipo en adelante. Pero en el corto plazo no estará acá”.