Roberto Saviano: "Messina Denaro también tenía alianzas institucionales"

Roma, 17 ene (EFE).- El jefe de la mafia siciliana Cosa Nostra, Matteo Messina Denaro, logró permanecer oculto 30 años no solo por su hermético círculo de colaboradores sino también por "alianzas de tipo institucional", aseguró este martes a EFE el escritor antimafia Roberto Saviano.

El fiscal de Palermo (sur), Maurizio De Lucia, coordinó esta "histórica detención" ayer lunes y ahora se centra en reconstruir la red mafiosa que mantuvo oculto a Messina desde 1993.

Saviano, bajo protección desde que publicara su libro "Gomorra" (2006), en el que daba rostro a la cruel Camorra napolitana, celebró el arresto del jefe de los Corleoneses porque -sostuvo- "implica el final definitivo de la mafia terrorista".

"Messina Denaro fue uno de los responsables de las decisiones militares más violentas de Cosa Nostra", apunta el escritor desde el otro lado del teléfono.

Efectivamente, su nombre estuvo detrás del asesinato con bombas en 1992 de los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borselino, pioneros en la lucha a Cosa Nostra, así como de los atentados que en aquella década regaron de sangre y trilita todo el país.

"Su detención significa muchísimo (...) Actualmente todavía es el rey de Cosa Nostra, una mafia con una estructura piramidal y por lo tanto cuenta con un monarca que es él en este momento", asegura Saviano.

Y agrega: "Su arresto, aunque llega en un momento en el que Cosa Nostra, es débil, porque no es tan rica como otras mafias italianas como en el pasado, es en todo caso un momento histórico".

La mafia siciliana ha asistido en los últimos años una suerte de decadencia ante el auge de la organización más peligrosa y preocupante no solo de Italia sino a nivel global, la 'Ndrangheta, autóctona de la abrupta Calabria (la punta de la bota italiana).

Su debilitamiento se debe a las grandes investigaciones de los Noventa, dirigidas por Falcone y Borsellino y por sus discípulos y herederos morales, pero también a "la gestión sanguinaria, violenta y obtusa de los Corleoneses y Messina Denaro, que los condenó a una clandestinidad ciertamente incómoda para los negocios.

No obstante, Cosa Nostra "sigue siendo la organización mafiosa más antigua del mundo", avisa el activista.

Messina Denaro ha vivido el último año en un apartamento en la localidad siciliana Campobello di Mazara, a menos de diez kilómetros de su pueblo natal, Castelvetrano, bajo la identidad falsa de Andrea Bonafede, supuesto geómetra de 59 años de edad, y en medio de la supuesta ignorancia de sus vecinos, que lo veían con asiduidad.

Ayer fue detenido cuando estaba a punto de entrar en un hospital de Palermo, "La Maddalena", para tratarse un cáncer de colon que padece desde hace un año.

A Saviano no le sorprende que el hombre más buscado de Italia, entre los más perseguidos en el ámbitol internacional, se escondiera a poca distancia de su casa: "los capos viven siempre en un contexto que el que pueden mandar y castigar", afirma.

"Su sistema de protección es el más protector que existe, el más seguro", sostiene. De hecho, las autoridades ahora se centran en revelar la red de colaboradores que lo encubrió durante tres décadas.

Pero Saviano también apunta el dedo hacia los poderes del Estado porque sostiene que Messina Denaro "también tenía alianzas de tipo institucional".

Lo demuestra, por ejemplo, una sentencia contra el exsenador de Antonio D'Alì, antiguo exponente de la Forza Italia de Berlusconi y entre 2001 y 2006 -ni más ni menos que- subsecretario de Estado del Ministerio del interior.

"Matteo Messina Denaro estaba vinculado por una sentencia definitiva de los tribunales italianos con Antonio D'Alì. Era una de las personalidades que lo protegían", asegura.

Precisamente el primer investigado en esta red de protección es su propio médico, Alfonso Tumbarello, de 70 años y en 2006 candidato en las elecciones regionales.

Gonzalo Sánchez

(c) Agencia EFE