Roberto Piazza puso en venta su distinguida mansión por problemas económicos

·2  min de lectura
El diseñador y sus polémicos conceptos sobre la sociedad argentina.
Instagram

Hace unos días, el diseñador de moda Roberto Piazza publicó un video en sus redes sociales en el que manifestó su irritación por la complicada situación económica que atraviesa al tener que pagar los sueldos de los empleados que no trabajan, razón por la cual, puso en venta una excepcional propiedad.

Úrsula Vargues se burló de los argentinos varados en el exterior: “Quédense en Miami y laven copas”

En diálogo con Los Ángeles de la Mañana (LAM), el diseñador de moda contó que, por problemas económicos, puso a la venta su casona considerada patrimonio cultural de la ciudad de Buenos Aires. Construida en 1900, tiene 550 metros cuadrados distribuidos en cuatro pisos y una terraza, y está ubicada en una de las zonas más caras de la ciudad.

En la mansión, Piazza guarda la mayoría de los vestidos de su colecciones y distintas obras de arte que fue adquiriendo a lo largo de los años. “Yo voy y vengo de España hace tres años ya. De mi generación, son pocos los diseñadores que hacen lo que yo hago allá. Me volví para hacer cosas acá, pero la pandemia arrasó con todo. Toda esta colección de 500 quedó colgada. Y como es alta costura, está bajo llave, escondido en el depósito”, dijo Piazza.

Netflix: la sorprendente escena explícita que se filtró en un capítulo de una de las series más vistas

Esto es un fracaso para mí porque fue pago todo en efectivo, acá no se financia nada. La plata está toda colgada en inversiones de telas, de bordados, piedra y mano de obra”, describió el diseñador ante la consulta del conductor de LAM, Ángel de Brito.

La "maison" está ubicada en la esquina de Quesada y Ciudad de la Paz, en el barrio de Belgrano
La "maison" está ubicada en la esquina de Quesada y Ciudad de la Paz, en el barrio de Belgrano


La "maison" está ubicada en la esquina de Quesada y Ciudad de la Paz, en el barrio de Belgrano

En cuanto a la mansión, Piazza aseguró: “La casa la puse en venta el año pasado, como la quinta, que la vendí porque me afanaron nueve veces. En el mesón entraron una sola vez, estando yo adentro, y tomamos un montón de medidas se seguridad como custodia interna, rejas, televisores. Sale una fortuna cuidarme”.

Y continuó con la descripción de la propiedad: “Es una casa de 550 metros cuadrados. Son cuatro pisos sin ascensor. Cuando llega alguna persona a lo que es la terraza, me dice: ´Hay dios mío, no me da el corazón´. Es una residencia del 1900. Es un petit hotel que el gobierno [porteño] lo determinó como patrimonio cultural. Por eso, no se puede tirar abajo porque sino Belgrano lo destruyen totalmente para construir edificios. Está reconstruida a nuevo”.

El lapidario editorial de Alfredo Leuco: “Punto final a la farsa cristinista del relato sobre Milagro Sala”

Y para terminar, el diseñador expresó que espera ofertas que puedan tentarlo a desprenderse de la propiedad. “De venderse tiene que ser como está, como casa. Se podría usar como embajada o como un local comercial. La puse con las mejores inmobiliarias del país pero no vino nadie a verla”, concluyó Piazza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.