Roberto Palazuelos aclara lo que sucedió en polémico desalojo

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 30 (EL UNIVERSAL).- Al actor y empresario Roberto Palazuelos ya no le quedaron ganas de volver a ayudar a alguien prestando uno de sus terrenos.

Y es que después de cuatro años, el pasado viernes a las 11:00 de la mañana, finalmente se desalojó a una pareja que administraba el hotel Yoga Shala ubicado frente al hotel del actor "Ahau", dentro de los terrenos del actor.

"Esa propiedad está dentro de 90 mil metros míos, son tan sólo mil metros. A esta tipa (Lizbeth Romano) le di chance que pusiera una cosita de yoga unos años, que pusiera el negocio y luego me lo regresara y me cuidara el lugar, cuando llegó el momento no me lo quiso regresar, se quiso ostentar como dueña, sacó un papel apócrifo y fue un juicio muy largo", relató.

"Yo la ayudé hace unos años y con este tipo de cosas ya no me dan ganas de volver a ayudar a nadie ni de ser buena gente con nadie porque ella se quiso robar la propiedad. Yo le di un contrato de comodato, que se da para que la cuides y la tienes que regresar en una fecha y no quiso", explica.

El pasado fin de semana el actor de "40 y 20" se volvió tendencia en redes sociales pues durante el desalojo del predio en Tulum hubo violencia. Al respecto relata que fue porque las personas desalojadas la iniciaron.

"Yo me quedé a dormir en mi hotel porque lo íbamos a hacer muy temprano, obviamente con todo el sigilo porque nadie sabía, ya teníamos la orden del juez después de haber recurrido a tres instancias", detalló.

"Llegamos a ejecutar, todo súper bien, obviamente llegó la policía porque cuando llegan los actuarios un día antes el juez siempre pide el apoyo de la fuerza pública para salvaguardar la seguridad de sus actuarios, es un procedimiento por ley normal, el actuario no se presenta si no está la fuerza pública porque los pueden golpear".

Dos horas y se ponen agresivos

Después de dos horas de diligencias fue que llegó Lizbeth con uno de los gerentes y empezó a insultar a la gente y a gritar que traía un amparo, pero Palazuelos explica que no tenía nada, sin embargo no quería mover su coche ni dejarlos salir.

"Le estuvieron diciendo durante más de 35 minutos que por favor se movieran, hasta que los actuarios se desesperaron y le dijeron a la policía que trajera una grúa y retirara el vehículo. Cuando estaba pegándose la grúa la tipa prendió el coche y lo movió bruscamente, casi atropella a dos personas que estaban ahí", recuerda Palazuelos.

"También cuando llegó chocó al camión de mudanza de frente, llegó muy agresiva y finalmente cuando le estaban poniendo la grúa ella discutía y en un momento de esos bajó su vidrio y le alcanzaron a meter la mano y abrieron la puerta. Cuando abrieron la puerta tanto la delantera como la de atrás el tipo de atrás empezó a tirarle de patadas en la cara a la policía, fue por eso que lo sacaron así de bruscamente porque estaba agrediendo a la autoridad".

De acuerdo con el relato del empresario la mujer comenzó a soltar manotazos y a golpear con el teléfono a la policía mientras trataban de controlarla.

"Si ellos se hubieran bajado del vehículo ni siquiera se los hubieran llevado presos pero al haber golpeado a la autoridad, tirado de patadas a los actuarios te tienen que poner preso, tú no puedes faltar al respeto a la orden de un juez, entonces se la llevaron presa por 36 horas por obstruir una diligencia judicial y agredir a la autoridad".

"Yo nunca vi exceso de violencia, la única que vi fue de ellos, incluso vi que le pegó a un abogado que se llama Charly y el abogado le regresó el golpe y yo le grité 'no le pegues, Charly' porque no puedes tú estar agrediendo ni caer en agresiones".

Palazuelos explica agresión

Ante las críticas que surgieron Palazuelos explica que no es culpa suya porque cuando la policía está ahí no está bajo las órdenes del que demanda, sino de los actuarios. Además comparte que se trata de un predio del que es propietario desde 1999.

"Ellos le dijeron a la policía “póngalos a disposición por habernos golpeado, agredirnos y obstruir una diligencia judicial'. La policía no tiene por qué obedecerme a mí", apunta.

"El juez dice que si no quieren abrir la puerta, los autorizo a hacerlo, si se oponen los autorizo a tener órdenes de apremio, a todo, es una orden máxima de una autoridad jurisdiccional entonces se tiene que acatar y punto y un día antes el juez le manda a seguridad pública la orden para que se presenten en apoyo de sus actuarios no de Palazuelos, y en cualquier procedimiento es lo mismo".