Roberto García Moritán presentó un proyecto para demoler el edificio de Desarrollo Social

·5  min de lectura
Empleados del Ministerio colgaron ayer una bandera de Cristina
Empleados del Ministerio colgaron ayer una bandera de Cristina

Con el fin de que se terminen los reclamos en las calles del centro porteño, el legislador de Republicanos Unidos Roberto García Moritán presentó un proyecto de ley con el que pretende demoler un edificio histórico de la ciudad: el del Ministerio de Desarrollo Social, localizado sobre la Avenida 9 de Julio al 1900, punto focal de las protestas. “Resuelvan sus conflictos en otro lado”, apuntó.

El legislador dio a conocer su propuesta en Twitter. “Acabo de presentar un proyecto de ley para demoler el edificio de Desarrollo Social ubicado en la 9 de Julio”, anunció. Como justificativo, planteó que en lo que va de este año hubo “más de 600 piquetes y cortes” en la ciudad de Buenos Aires y dijo que esta situación se dio “por culpa de la Nación”.

Fue para cerrar su tuit -donde adjuntó el proyecto- que pidió: “Resuelvan sus conflictos en otro lado y no le jodan más la vida a los demás”.

El texto de la iniciativa contempla en su primer artículo la demolición y, en el segundo, el destino que se le daría a ese espacio que quedaría liberado. “El terreno será destinado a la ampliación de la Avenida 9 de Julio para el mejoramiento del tránsito”, determina el proyecto presentado por el legislador del riñón de Ricardo López Murphy.

Según el escrito, el Poder Ejecutivo debería solicitar al Banco Ciudad de Buenos Aires la tasación de los bienes dentro de los 30 días de la entrada en vigencia de la ley, en caso de ser aprobada, y esa entidad tendría 90 días más para realizar las asignaciones de valor.

La propuesta de García Moritán plantea también que la Ciudad se tenga que presentar ante “la autoridad competente” para darle a conocer los términos de la demolición y ofrecerle la indemnización que corresponda. “Los gastos que demande el cumplimiento de la presente ley se imputarán mediante reasignación de partidas correspondientes al año en curso”, cierra el articulado.

Los motivos

En la presentación, el legislador que ya vivió una situación tensa en un piquete del Polo Obrero, adjuntó los motivos de su petición. Después de describir que la Avenida 9 de Julio fue inaugurada en 1937 por el arquitecto Carlos Thays y que tiene “diferentes tipos de árboles” en su trazado, de enumerar los barrios que recorre y de decir que es la segunda más ancha del mundo, García Moritán planteó: “El desafío de quienes la cruzan todos los días es lograrlo en un solo intento”.

Asimismo, puntualizó en que esta avenida es una de las arterias principales de la Capital “y del país”, con énfasis en las paradas de subte y Metrobus que funcionan sobre ella, como así también en que es una vía de conexión con autopistas de ingreso y egreso al territorio porteño. “Es importante remarcar esto porque el promedio de circulación por autopistas en la Ciudad del año 1997 era de 208.319 vehículos diarios, y actualmente llegó a 314.311, en 2022, lo que representa un aumento de más de 50%”, detalló.

Después pasó a hablar sobre el edificio que aloja al Ministerio de Desarrollo Social, sobre el que dijo que fue construido en 1936 por Belgrano Alberto Blanco e inaugurado “como el primer rascacielos de la Ciudad”. Pero planteó que después de esa presentación comenzó la expansión de la 9 de Julio y destacó que, “en repetidas ocasiones”, los presidentes de turno “sostuvieron la idea de demoler el edificio para posibilitar esta expansión de la avenida y así favorecer el tránsito”.

“Es importante remarcar que este edificio es el único que se encuentra emplazado en medio de la Avenida 9 de julio. En un principio, esta estructura no fue un problema para la normal circulación, pero el crecimiento demográfico que tuvo la Ciudad (que pasó de tener 2.776.138 habitantes en 2001 a aproximadamente más de 3 millones en 2022), sumado al crecimiento del parque automotor, generó el entorpecimiento del tránsito”, indicó, a la vez que manifestó que hay 3,5 millones de ciudadanos que ingresan desde el Gran Buenos Aires hacia la Capital por día.

A pesar de que reparó en que este edificio también aloja al Ministerio de Salud, García Moritán puso el foco en que se convirtió en “objeto de protestas, piquetes y acampes por parte de movimientos y organizaciones sociales”. Según dijo, “este trastorno” causa demoras en el tránsito y en el transporte público, que incluso después generan protestas de quienes “sufren” para ir y volver de sus trabajos. “Desde que comenzó 2022, en la Ciudad se dieron ya más de 600 piquetes y las organizaciones sociales protagonizan más de 45% de los cortes, siendo que estas organizaciones le reclaman al Estado nacional”, se quejó.

En el tramo final de sus argumentos planteó que todas estas razones son válidas para demoler la construcción que tiene estampada la cara de Eva Perón, como así también entendió razonable trasladar el Ministerio de Desarrollo Social a un lugar donde los piquetes se produzcan “sin generar un caos vehicular y/o peatonal”, con eje en el derecho a circular.

“Considerando también el tipo de ministerio, tendría sentido su relocalización hacia barrios vulnerables, como lo ha hecho el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad, dado que su objetivo es la integración social”, propuso.

Para concluir, envió un mensaje al gobierno de Alberto Fernández. “Invitamos al Poder Ejecutivo nacional a cumplir con la ley de Capitales Alternas, que establece que relocalizará en las provincias las sedes centrales o delegaciones de organismos y entidades del sector público nacional”, indicó.

El proyecto completo