Roberto Carlos cambió la balada romántica

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 28 (EL UNIVERSAL).- "Señoras y señores, con ustedes Roberto Carlos", así anunciaron anoche la llegada del cantautor brasileño al escenario de la Arena CDMX.

El recinto, ubicado al norte de la ciudad, estaba completamente lleno; las y los asistentes comenzaron a gritar todos en una sola voz: "Roberto, Roberto", 20 minutos después de las nueve, el concierto dio comienzo.

Inició con un popurrí de todos los éxitos de Roberto Carlos, coros tan armónicos y nítidos que llenaron de una vibra especial el concierto, acompañado por una serie de fotografías, proyectadas en la pantalla en escenario.

Se trataron de fotografías del cantante desde su niñez y todos los lugares y premios que ha recibido durante su carrera como cantante. Iniciando está mágica noche con la viva voz de Roberto Carlos interpretando "Detalles", una de sus canciones más entrañables.

"Que gusto, que placer de verlos aquí en Ciudad de México", dijo el intérprete de 81 años.

De fondo en el escenario una serie de focos blancos simulaban el cielo nocturno lleno de estrellas que prendían y apagaban con el ritmo de las melodías que el cantautor interpretó, famoso por las clásicas baladas románticas que, desde la ´década de los 60, cambió la historia de la música brasileña.

Un ambiente nostálgico dónde todas la voces, palmas y vibras se unieron al unísono, para acompañar al cantante quien, para medio show, aún seguía manteniendo la energía con la que inició este concierto y su carrera desde hace más de 50 años.

"Yo siempre he cantado canciones de amor, pero no se puede hablar de todo el amor que existe y llegue a la conclusión que en mis canciones faltaba hablar de sexo", dijo el cantante.

Los éxitos del cantante se escuchaban uno tras otro y se vivían como si cada uno de ellos fuera nuevos, pues los asistentes aplaudían y se emocionaban como cuando estos temas aparecían en la radio.

El momento cumbre del concierto fue cuando el cantante interpretó " Un gato en la oscuridad", momento donde todos aprovecharon para cantar a todo pulmón y mostrar su amor por el cantante, uniendo sus palmas para acompañar la melodía.

Pese a que el reciento estaba en su máxima capacidad, siendo el concierto un éxito total por obtener un "sold-out", el ambiente fue muy íntimo; se trató del reencuentro de Roberto Carlos con su público, pues para cada uno de ellos se significan sus canciones vivencias muy diferentes.

Los títulos de las canciones que sonaron en este concierto y que encendieron a todo el público de principio a fin fueron, "¿Qué será de ti?", "Amada amante", "No te apartes de mí", "Amigo", "La paz de tu sonrisa" y "Cama y mesa".

"Gracias por este honor, por estás cosas lindas que siempre me dieron ustedes", se despidió el cantante.