Roberta Jacobson renunciará al cargo de coordinadora de la frontera entre Estados Unidos y México

Alex Woodward
·3  min de lectura
<p>Su función de 100 días debía concluir a fines de abril, cuando se jubilará del gobierno</p> (via REUTERS)

Su función de 100 días debía concluir a fines de abril, cuando se jubilará del gobierno

(via REUTERS)

Una ex embajadora Roberta Jacobson designada por Joe Biden para coordinar los esfuerzos federales en la frontera entre Estados Unidos y México renunciará a su cargo, anunció la Casa Blanca el viernes.

Jacobson se desempeñó como asistente especial del presidente y coordinadora de la frontera suroeste bajo el Consejo de Seguridad Nacional. Su función de 100 días debía concluir a fines de abril, cuando se jubilará del gobierno, según la Casa Blanca.

Su partida llega tras un intenso escrutinio sobre el aumento de menores no acompañados en la frontera y una respuesta federal tensa para brindar ayuda y refugio, mientras Biden ordena a los funcionarios de la administración que reparen un sistema de inmigración fracturado a raíz del gobierno de Donald Trump.

En un comunicado, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan dijo que Jacobson ha “dado forma a nuestra relación con México como un socio igualitario, habiendo lanzado nuestros renovados esfuerzos con las naciones del Triángulo Norte de El Salvador, Guatemala y Honduras, y habiendo subrayado el compromiso de esta administración con revitalizar el sistema de inmigración de Estados Unidos".

La vicepresidenta Kamala Harris ha sido elegida para coordinar los esfuerzos entre los países centroamericanos, como parte de un esfuerzo de la Casa Blanca para mejorar las condiciones que han impulsado el reciente aumento de la inmigración a los Estados Unidos, incluidas las crisis humanitarias en torno a la pobreza, la violencia, el COVID-19 y su situación económica y el impacto de varios huracanes devastadores.

La Casa Blanca se ha centrado en detener las causas fundamentales de la migración bajo coacción, ya que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza informa que más de 172.000 personas fueron puestas bajo su custodia policial federal en la frontera durante el mes de marzo.

Leer más: Piden al personal de la NASA que ayude a migrantes en los campamentos fronterizos

Más de 18.000 adolescentes y niños llegaron sin sus padres. La administración ha revertido una política de la era Trump de devolver a los niños, la mayoría de los cuales buscan reunirse con familiares en los Estados Unidos, según grupos de defensa de inmigrantes y refugiados, y alojarlos en refugios de emergencia a través de FEMA y el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

La administración ha luchado por mantener el ritmo del apoyo, con niños y adolescentes que pasan un promedio de 135 horas bajo la custodia de las fuerzas del orden en lugar de al interior de instalaciones de salud pública o de emergencia.

Solicitar asilo al entrar en la frontera entre Estados Unidos y México es legal, pero Biden ha mantenido una ley de salud pública a través de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para expulsar a los migrantes que cruzan sin permiso legal.

La orden se utilizó bajo la administración de Trump durante la pandemia de coronavirus.

Aproximadamente 103.000 personas fueron procesadas bajo esa orden el mes pasado.

Jacobson viajó a México el mes pasado para reunirse con funcionarios sobre la capacidad de los refugios y otros esfuerzos para reducir la presión sobre las instalaciones fronterizas de Estados Unidos.

Relacionados

Alexandria Ocasio-Cortez: Reconocer “la oleada” de migrantes en la frontera impulsa la supremacía blanca

Nuevas fotos muestran a niños migrantes apiñados en un solo corralito en la frontera entre Estados Unidos y México

Abogados que visitaron a niños migrantes dicen que el cierre de la frontera de Trump convirtió a los jóvenes en “rehenes políticos”