Robaron los caballos de un centro de equinoterapia gratuito que trabaja con chicos con discapacidad

·3  min de lectura
“Como mamá de un chico que pudo salir adelante gracias a esto, quiero que cualquiera que lo necesite pueda acceder a esta terapia”, afirma Elena
Fundación Equinoterapia del Azul

Fue la noticia más triste para los chicos con discapacidad que cada sábado los montan como parte de su terapia: Ayer por la madrugada, entraron a robar al Centro de Equinoterapia gratuito Yanapay y se llevaron los tres caballos. El centro está ubicado en el paraje rural La Lata, en el kilómetro 7 de la ruta provincial 16, en el partido de Presidente Perón. Aunque, según denuncian los vecinos, los robos de caballos están siendo moneda frecuente en la zona, estos tres ejemplares tenían una característica particular: se usan como parte de la terapia de rehabilitación de personas con discapacidad y son animales especialmente entrenados para trabajar con chicos, ya que fueron preparados desde potrillos de una manera diferente.

No solo eso, la equinoterapia es una terapia alternativa que suele ser muy cara, por el alto costo del mantenimiento mismo de los caballos. Sin embargo, este centro ofrece desde hace más de 10 años un servicio gratuito a la comunidad y los gastos son íntegramente solventados por una iglesia evangélica, Comunidad Cristiana de Zona Sur y por Asociación Civil Mano Extendida. De esta forma, cientos de chicos, cuyos padres no podrían pagar el tratamiento a lo largo de estos años, accedieron de forma gratuita a la terapia que les indicaban sus médicos para la rehabilitación. Es uno de los pocos centros gratuitos de equinoterapia que existen en el país.

Una sesión en el Centro de Equinoterapia Yanapay, antes del robo
Una sesión en el Centro de Equinoterapia Yanapay, antes del robo


Una sesión en el Centro de Equinoterapia Yanapay, antes del robo

Por eso, la noticia del robo de Rayo, Lucero y Gato, los tres caballos del centro Yanapay entristeció a la comunidad de familias que concurren y sostienen el centro de equinoterapia.

Gustavo Felice, el coordinador del centro de equinoterapia y pastor de la comunidad que lo sostiene informó que realizó por la mañana realizó la denuncia en la comisaría rural de San Vicente y en la fiscalía y en la comisaría de Guernica. Por la tarde, la policía rural de investigación de robo de equinos de Bransen concurrió al lugar para tomar fotografías y recolectar pruebas del robo.

Rayo, Lucero y Gato, los tres caballos que se robaron
Rayo, Lucero y Gato, los tres caballos que se robaron


Rayo, Lucero y Gato, los tres caballos que se robaron

Según explicó, para poder ser parte de esta terapia, los caballos que utilizan deben haber sido domados con la denominada monta india, esto es sin castigos físicos para ser mansos y aptos para el trabajo con niños con discapacidad. Es por eso por lo que son muy difíciles de reemplazar. “Es una pérdida enorme. Por eso estamos difundiendo las imágenes de los caballos. Confiamos en que algún vecino que haya visto algo o que los vea en algún lugar se ponga en contacto con nosotros”, apunta Felice. Para eso, se dispuso de un teléfono, el 15 3232-1355, para recibir información sobre los caballos.

Durante buena parte de la pandemia, el centro de equinoterapia estuvo cerrado, de acuerdo con los protocolos. Sin embargo, desde hacía unos meses se les había habilitado para volver a funcionar. Por eso, los profesionales del centro, que trabajan de forma voluntaria venían realizando una tarea sostenida de revinculación entre los pacientes y los caballos. Y ya se entusiasmaban con los primeros avances que se veían en los chicos que participaban de la actividad. Sin embargo, todo este esfuerzo se ve interrumpido por el robo. Y no solo eso, sino que también son muchos los chicos que se verán afectados por la suspensión de sus terapias.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.