Cuando le robaron un beso a López Gavito en "La Academia"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 7 (EL UNIVERSAL).- Arturo López Gavito, quien es apodado como el Juez de Hierro, es una de las personalidades más polémicas que han formado parte del reality show, "La Academia", desde temporadas pasadas, sin duda, su participación ha regalado a la audiencia momentos icónicos, por lo que aquí te recordamos cuando fue besado por una mujer del público durante una de las grabaciones del programa.

Aunque en redes sociales suele recordarse el pleito de la crítica Lolita Cortés con Jolette y el "Ya no voten por ella" frente a las cámaras, el pico que le plantaron a Gavito también es digno de no ser olvidado.

Fue en el 2004 durante el concierto de la tercera generación cuando Carlos Rivera estaba finalizando una de sus interpretaciones y una mujer del público comenzó un alboroto que no pasó desapercibido.

En un video, que está disponible en youtube, se observa que personal de seguridad acude a calmarla, por lo que también se acercó Alan Tacher quien en aquel entonces era el conductor.

"¿Qué pasa? ¿qué pasa? tranquillos, tranquilos, tranquilos. A ver, señora, tranquilícese, ya no pase nadie ¿Qué pasa con usted?", expresó Tacher.

Entre la revuelta, el público comenzó a gritar que sacaran a la mujer. Sin embargo, Alan decidió acercar su micrófono a la señora y darle unos minutos al aire, situación que ésta aprovechó porque fue muy clara con sus intenciones.

"Señor, yo solo me vine a divertir. Lo único que quería era darle un beso a Gavito, es todo".

La respuesta sorprendió al conductor quien la incitó a que cumpliera su cometido, "pues déselo, si ya se tranquiliza pues déselo, pero ya", dijo, por lo que desató los gritos del público.

La mujer, sin más, corrió al panel donde sin titubear se aventó contra Arturo. Ante esto, el productor reaccionó con disgusto y enojo retirándola de su rostro para después taparse con su mano "apenado".

A su alrededor, los jueces, entre ellos Cortés también parecieron confundidos y aunque Tacher pidió disculpas por lo sucedido, a Gavito no le quedó más remedio que seguir viendo hacia el suelo sin contestar al conductor.